♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

lunes, 2 de junio de 2014

Como una hoja en otoño, asi me siento

Débil. Tan débil como una hoja que sabe que va a caer al llegar el otoño, que va a ser pisoteada por cientos de pies.
Débil e insegura. Ahora mis pasos ya no resuenan con esos tacones tan altos que me ponía... Ya no. Ahora nadie los siente, aunque me los ponga e intente que hasta el cielo se estremezca con mis pasos, ahora se ríen de mi las nubes.
Tan falta de ti que me siento vacía, que mi sonrisa ya no es sonrisa si no eres tú quien la cuida y la guarda. Tú, el que me sacaba esa pequeña felicidad que guardaba en mi interior. Me quitaste esas infinitas ganas por vivir... o mejor dicho, por ser feliz. Me enseñaste a vivir preocupada, insegura, con los ojos llenos de lágrimas (como ahora).
Eras lo más bonito que había encontrado (por fuera y por dentro) con esa cara dd inocencia que siempre te ha caracterizado, con esa felicidad siempre presente en ti... Maldito mundo, como cambia la vida.
Mírame, ahora soy yo la que está rota, la que ya no puede más. Me caes y me levanto sola... Pero tantas veces y tan seguidas... Me estoy quedando sin fuerza, sin fuerzas para vivir. Me robaste mi ilusión por despertarme cada día, ahora te veo y lloro, temo a que una nueva pisada me caiga... No sé cuanto más aguantaré, los segundos se hacen eternos, vivo al filo de ti pero mirando de reojo por si vuelvo a caer que no duela tanto sobre las piedras. ¿No te has dado cuenta? Quizás deberías mirar más a tu lado derecho y verías que esta cara de felicidad llora mucho más a menudo de lo que tú piensas, que mi cuerpo tiembla cuando me tocas y yo... yo me vuelvo tan pequeña.
Gritos. Eso se escucha a lo lejos dice la gente. Gritos que solo desahogan la importencia que siente mi corazón.
Impotencia, dolor, desilusión.
Tonta de mí por creer ciegamente en tu mirada dulce... claro, el cielo a veces engaña, ¡y cómo engaña!
Lo has logrado cariño, me has tirado al suelo y no conforme, me has pisoteado...
Y otra vez... y otra... por si acaso, otra más.
Así eres tú.
Aguanta aguanta dice mi corazón... pero shhh la mente dice que pare, que sus mentiras cada día serán más grandes... Que me vaya, que no sufra, que hace años se lo prometí.
Cabecita loca, tienes razón, las promesas no están para romperlas, pero supongo que volví a equivocarme, como todo ser humano, que el corazón no entiende de razones.
Yo, que me creía tan dura y segura de mí misma y mírame ahora... con la cabeza baja y con el rímel corrido. De princesa, como solías llamarme, no queda nada.
Has acabado con las poquitas ganas que me quedaban por ser feliz, sí, me has pagado caro todos mis errores.
Maldita ilusa por confiar en ti, en esos "te amo" dichos con boca de lobo. Por tantos regalos, que a saber a cuento de qué venían...
Siempre te dije que prefería estar bien a recibir un regalo caro, que me encantaba pero solo pedía un abrazo que saliera de ti, un beso sin tener que pedírtelo, un "qué guapa estás" aún quedando enfadados para aplacar la situación.
De ilusiones se vive y supongo que todo este tiempo vivi de eso, de pequeñas ilusiones que mi mente creó a partir de esa imagen idealizada que tenía de ti.
Gracias por todo... y sobretodo por tirarme al suelo y no ayudarme ni a levantarme.
Gracias por reírte en mi cara una y otra vez y aún seguir creyéndote.
Gracias por tantos regalos y tantas cenas que no reflejaban tu otro ser.
Gracias por mirar a todas menos a la que llevas al lado.
Gracias por hacer que cada vez me quiera menos.
Gracias por cuidarme cuando estaba enferma.
Gracias por consolarme cuando eran otros los que me dañaban.
Gracias por hacerme cosquillas cuando estaba triste y así riera.
Gracias por quererme (supongo que en algún momento fue verdad).
Mírame, no puedo dejar que te vayas después de todo. Tanta fuerza y valentía que creía tener se ha ido con el frío de enero y solo ha dejado esto que hoy queda de mí.
Te pediría mil momentos más (sonriendo juntos) pero me volviste más insegura de mí misma (y mira que ya lo era) ahora temo por salir a un sitio público de tu mano, temo los momentos que no estás conmigo...
Y me derrumbo cada vez que lo pienso.
¡Ah! Y sí, lo que recorre mi mejilla es una lágrima.

0 Sueños por cumplir:

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl