♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

domingo, 13 de octubre de 2013

Una sonrisa, por favor.

Y, cuándo nada parece ir bien ¿qué haces?

Sigues adelante, porqué sí,
porque es lo que quieres y lo que debes hacer.

Sonrío y los abrazo, como si nada pasara.
Yo sé que ellos me entienden, saben lo que me pasa,
y por eso los quiero tanto.

Esa sensación de vacío se disminuye al sentir sus manos 
rodeando cada milímetro de mi cintura,
y sus labios en mi cuerpo.

Pobre ilusa, si eso es un efímero momento,
felicidad instantánea, luego, más decepción.
Vivimos de eso, de momentos felices, y luego
todo a la basura.
Pero claro, como no voy a estar
resplandeciente de felicidad cuando lo noto tan cerca.
Imposible -para mí-.

Mi niño, bueno, mi amigo, mi...

Seas lo que seas,
me veas como me veas...
Siempre tendré buenos recuerdos,
esos que te hacen sonreír de alegría,
dejando a un lado todo lo malo.
Sí, esos que te hacen ponerte feliz y nostálgica a la vez,
ais, que realidad más aplastante!

Y pensar en las personas que sentirán lo mismo,
las de pensamientos que recorrerán sus pequeñas mentes.
Esas incertidumbres que no dejan dormir,
esos miedos que nos quitan la felicidad...

La realidad a veces es muy triste,
pero en cambio, cuando te tengo debajo de mí
es lo más bello que existe.

- Sonríe cariño, vamos a inmortalizar el momento.


lunes, 26 de agosto de 2013

Orgullo, ¿qué más da?

Orgullo. Eso que todo el mundo tiene (o eso pienso). Las personas de mi alrededor -la mayoría- son muy orgullosas, que en cierto modo es bueno, así no se dejan abatir ni pisotear por otros, y saben darse su lugar en este mundo. Yo en cambio... NO tengo nada de orgullo -y contigo menos, cariño- sí, eso de no llamar, no hablarle tras una discusión yo no sé llevarlo -o es que no quiero, no sé, dejémoslo ahí-
Yo quiero hablarle, y más aún si hemos terminado mal, no sé como hacéis para no darle importancia, o por lo menos no aparentarla.
Soy de esas que al minuto ya está dando la lata diciendo tonterías o pidiendo perdón - y a veces, sin tener la culpa de nada- me siento incapaz de ver como todo se va a la mierda por tonterías o por errores míos por eso prefiero rebajarme -para mí no es rebajarme, es luchar por lo que quiero mantener a mi lado... Pero cada uno tiene un punto de vista.

Siento que si me quedo de brazos cruzados y dejo que los días pasen y no sepamos nada el uno del otro, siento que me olvida, que nos alejamos... Y no... No quiero eso.


Orgullo... A veces deberías estar mas presente en mí, o por lo menos un poco más... Pero cada uno es como es, y no me arrepiento, soy feliz - a ratos- y de momento, no creo que me vaya tan mal.

Shh... Deja que el tiempo haga lo que tenga que hacer, que yo tus besos no los cambio por eso que llaman orgullo. Que puedo estar lo más celosa, lo más enfadada posible que si te tengo cerca te comeré a besos y olvidaré todo.

Porque eres tú y soy yo... Distintos.
Pero me gustas así, y ya está.

sábado, 10 de agosto de 2013

Y vivir sin nadie

Que triste está la noche. O quizás son mis ojos, no estoy segura. Me siento sin ganas de nada, sin fuerzas y con miles de lágrimas en los ojos. Algunas logran escalar y recorrer mi blanca tez, otras en cambio las logro retener en la cárcel de mis párpados.
Empiezo a odiar este tiempo sabático, necesito ocuparme, distraerme de este mundo que poco a poco me asfixia. Es así, cuanto más tiempo libre tengas más tiempo para pensar. Y eso es lo que yo no quiero, pensar.
Quiero vivir, actuar sin restricciones, sin miedos, reír sin miedo a que después venga una lágrima... Emborracharme, tirarme a cualquiera en algún oscuro callejón de esta ciudad que ya no dice nada y así, vivir. Aprovechando el momento sin atarte a nadie. No quiero ser presa de unos labios, aunque es un poco tarde para decir esto.
Vivir como antes. Como una loca. Como si fuera el último día. Así. Pero esta vez, sin ti.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Te quiero... y no poquito

Amarte durante la noche, ser tuya y tú mío. Que seamos uno y que nada más exista entre tú y yo, que sea solo la piel lo único que nos separe.
¿Qué importa si el sol acaba de salir o si es la luna la que nos mira descarada?
¿Qué más da si hay una televisión que nos ve desnudarnos y ser uno?
¿Qué más da todo si te tengo a mi lado?
Cuando te veo es algo que no sé como explicar. Nervios, deseo, ganas de besarte, de tenerte, de abrazarte, de ser tuya... Ganas de ti, de estar contigo.

No sé si sabrás que siempre que sé que voy a verte me pongo mi mejor traje, me pongo guapa para ti, porque el resto del mundo contigo no existe. Tuya, siempre tuya, de nadie más.
Podrán ocurrir mil cosas en este pequeño pueblo que la sonrisa tonta que me sale cuando te veo aparecer tras la puerta nunca me la robará nadie. Es sincera, única, igual que el brillo de ojos cuando soy feliz... A tu lado, claro.
Una noche de esas con cena incluida y con amor derrochante. Una de esas pronto, ¿si?
Me da igual el tiempo, el lugar, todo...
Si es contigo, todo se queda pequeño.

Una paz inexistente

Voces y más voces. Siempre lo mismo. O quizás a veces más.
Todo empieza a cansar, aunque creo que viene desde hace demasiado.
Tranquilidad, eso que hace milenios que no tengo. Despertarme con una sonrisa y que no la borren a dentelladas... que sea perenne mientras la luz se esconde y la noche sale a brillar.
Sonreír por ti, por mí, porque seamos felices.
Sonreír a tu lado, para siempre, que sea eterna en los tiempos.
Ser tuya y tú mío.
Nuestro, de los dos.
Siempre... A tu lado.

lunes, 8 de julio de 2013

Sociedad maldita

Siempre fui de las que creía en los cuentos de hadas, en las princesas y en esos príncipes que vendrían a rescatarme en su caballo o bueno, en la actualidad, en su coche... Pero verás, una crece, aprende, se golpea con la realidad y de repente un día, sin esperarlo, abre los ojos y se da cuenta de que esos príncipes apuestos solo están en los cuentos que le leemos a los peques o en las películas de ensueño que solo duran dos horas... Evidentemente, en dos horas no da tiempo a pasar una larga historia, no hay discusiones, malos entendidos, desconfianzas, celos... O si hay, es poco... pero en este mundo que nos toca los celos y la desconfianza están en el día a día. Yo, me considero la persona más celosa de la faz de la tierra, que sí, que desconfío de todo lo que se mueve y a veces me gustaría no ser así... Pero, ¿qué hago? Las personas de hoy en día no tienen valores, se ha perdido demasiado en esta guerra del día a día; el respeto que nos inculcaron se ha perdido con el humo del primer cigarrillo de ese chico de 9 años y en las minifaldas de aquella chiquilla que busca a ese muchacho que camina con su gorra siempre y no le hace caso... Se ha perdido la bondad y hemos abusado de la libertad convirtiendo este mundo en un lugar no agradable. No niego que yo haya sido una de esas chiquillas, todos hemos tenido nuestros momentos de descontrol, de no saber qué hacer, de guiarnos por otros y equivocarnos pero... El tiempo pasa, los años hacen mella en ti y en mi, en ellos que pasean por el parque felices evitando pesar en lo que de verdad está ocurriendo. La sociedad se autoengaña para ser felices, se cree sus propias mentiras porque así duele menos... Yo alguna vez me engañe, bueno, para qué mentiros, me engañé demasiado y sonreía feliz, creyéndome mi propia mentira y cerrando los ojos a la realidad pero al final del camino, todo sale a relucir y mi verdad... se quedaba en un sueño lejano.


Así es el mundo, difícil, complejo, nadie lo entiende, ni nosotros mismos que pasamos cada día en él... No comprendo como los niños de hoy en día tienen tanta prisa por crecer, si a medida que te haces mayor los problemas crecen, las dudas inundan tu interior ahogándote junto a esos miedos que nunca se quieren ir. Es mejor ser pequeño y jugar sin más, sin preocuparse de si esa me mira mal o si mi chico mira a otra... No, era más feliz antes, antes de ver en lo que se ha convertido mi alrededor... Donde las drogas ya es algo normal y beber alcohol... bueno, para qué hablar de lo que todos sabemos. No es una crítica a la sociedad, solo expongo mi forma de pensar... Que de momento aún puedo expresar... Vivir el momento, vuestra edad y no os dejéis llevar por el qué dirán... Que todos valemos nuestro peso en oro, solo hay que sacarlo a relucir...

miércoles, 3 de julio de 2013

Amar

Una vez de pequeña no me contaron que enamorarse era coger de la mano el odio y pasear por el infierno pisando el paraíso.

domingo, 9 de junio de 2013

Haremos como si no hubiera pasado

Da igual que te haya visto hace cinco minutos y te haya comido a besos, me da igual. Sabes que en cuanto llegue a casa te voy a hablar y a echar de menos como si no te hubiera visto en una semana.

Será que perderme entre tus sábanas coral es uno más de mis vicios de los que no me pienso curar en la vida (o al menos eso espero). Y si el cielo no tiene ni una estrella, no importa, tú subes allí, la buscas y me la bajas y eso me encanta, cariño. Al igual que cuando me acaricias y besas mi cuello, ay! Eso no lo cambio ni por uno de esos vestidos que tanto te gusta quitarme cuando nos quedamos a solas.



No pienso decir que tú eres uno de los motivos por los que sonrío, que si no te emocionas. Te diré que eres alguien muy especial al cual no quiero perder, esto conlleva un plus de dosis de abrazos, besos y diversos mimitos que convertiremos en pasión...

Y sin pensarlo, soltaré en medio de la noche mientras somos uno que: 
"Esto es lo que quiero tener el resto de mis días" pero tú no lo escucharás...

domingo, 2 de junio de 2013

Sorteando obstáculos

Junio. 
Nuevo mes. Peor, mejor o igual, quien sabe. Ahora que debería llegar el calor parece que nos han recortado hasta los rayos del sol... 
Días que más que de sol, parecen de nubes, por lo menos en mi vida. 
Sin ganas de nada, días raros, tristes... Sin ningún porqué o quizás sí y no quiera admitirlo, ha de ser eso. 
Ver como pasan las horas y va siendo peor, cúmulo de pensamientos alborotados paseando por la mente, ideas pasajeras o un poco perennes en el corazón de esta pobre chiquilla. 
No me apetece escribir, pero quiero. Quiero desahogarme pero no sé de que. 
Ando perdida en un mundo que le queda demasiado grande a esta enana, tu peque... 

Hoy quiero sonreír sin ningún porqué, no quiero preocupaciones, ni malestares. 
Quiero cogerte de la mano y pasear al atardecer, después cenar y hacerte el amor a la luz de esas estrellas tan cotillas que siempre nos miran celosas. Eso es lo que quiero, pero no es fácil... Dejar todas las preocupaciones y pensamientos a un lado, para mí no lo es. 

A veces ya ni me apetece arreglarme tanto como antes. Vestido, taconazos, maquillaje... Ponerme guapa para ti, como al principio. 
Será que el tiempo acaba con todo, pero con esto no puede acabar. Tendré que sonreír por lo bueno, dejando todo lo que me hace daño a un lado. 


Hay que vivir sonriendo, que cuando queramos darnos cuenta de las cosas el tiempo habrá pasado tan veloz que ya no vamos a querer hacer nada de todos esos planes, ideas, sueños que teníamos.  
Vivir ajenos a todo, simplemente vivir. 
La vida es corta, y nosotros jóvenes. 
De la mano contigo, el mejor camino.

jueves, 18 de abril de 2013

Volver a lo mismo

Y será la primavera o simplemente que ha sucedido porque tenía que pasar.
Caí en los brazos del deseo, de la pasión envuelta por sus brazos. 
Yo, que tantas veces juré que no volvería a enredarme en esos labios donde me solía perder en un tiempo pasado...
Yo, que tengo alguien quien me da calor a todas horas, que me ama de verdad y es capaz de bajarme la luna si así se lo pido. Alguien que vio en mi lo que nadie más llegó a descubrir nunca... Que amor no es sexo, amor es comprender, amar, respetar, compartir y disfrutar cada instante... Que si lloras sepas que siempre estará ahí para consolarte y calmar tus lágrimas y llano.

Y mientras tanto... otro me desquicia y enloquece, y eso en cierto modo me llega a encantar...
El típico que con una sonrisa hace que pierdas la noción del tiempo... el mismo que hace 4 años me besó por primera vez en aquella calle de mi barrio... de ese os hablo, a quien durante años dediqué cada entrada del blog, cada estado del tuenti... a quien dediqué mi trocito de vida y él... la desperdició...

Y sé muy bien que no puedo caer cada vez que venga... no debo, ni puedo pero soy tan débil a sus sútiles palabras que embaucan todo mi ser.
Todos sabemos que podemos ser fuerte si queremos... pero ahí entra la guerra entre querer y poder... Poder puedo pero... ¿de verdad quiero?

Mi primer amor... El mejor quizás no... pero sí el más verdadero.
Y es retroceder en el tiempo y volver a lo mismo de siempre.
Él y yo un trocito de tiempo pero no demasiado... Siempre fue igual, será que en la vida hay cosas que jamás cambiaran y hay que aceptarlas.


Ahora llegan las fechas y con ellas millones de recuerdos y nostalgia... Donde todo empezó, donde compartimos ese verano inolvidable. Supongo que hay cosas que nunca olvidaremos y tendré que aprender a vivir con esos recuerdos que un día me hicieron tan feliz.
La rabia que siento es por crecer y darme cuenta de que el color rosa no es tan rosa como lo pintan... que hay destellos del negro que no vemos y deberíamos ver al principio. Ese es mi problema...
No aprender y caer.
Cerrar los ojos y andar sin ver.
Querer sin ser amada.
Y comprender que quizás el amor no esté entre él y yo... Y cerrar el libro de historias y escribir otro...

Sólo necesito un poco de fuerza, eso que me hace falta desde hace demasiado...

Nadie me entiende, sólo yo...o ni siquiera eso...

Escribir por y para ti... como siempre.

viernes, 22 de febrero de 2013

Un poco de ti.

Una habitación, una cama desecha, mucha pasión, tú y yo.
Me lancé, sí, tenía miedo pero supe apartarlo de mi camino para correr hacia lo que quería.
Hice el amor como hacia mucho que no lo hacía, me entregué en cuerpo y alma a él, a su cuerpo que cada vez me gustaba más, a sus manos traviesas que no paraban de corretear por los lunares de mi piel.
Me sentí que estaba en otro mundo, como si todo hubiera desaparecido... Sí, lo había sentido más veces pero esta vez fue diferente.

Me quitaste la ropa pero me dejaste con una sonrisa casi eterna.

Dijiste que yo era una bella dama y tú un educado caballero.
Quizás ni yo sea una dama ni tú un caballero pero poco importaba en aquel entonces.
Me sentí viva, feliz, como si hubiera vuelto a salir aquella niña que solo es ella misma cuando está contigo. Esas sonrisas tontas que me robas a cada instante.
Esa pasión que nos quema por dentro...



Todo un bucle de sensaciones metidas en un cuarto.
Pasión, desenfreno, risas, felicidad.

Hazme tuya cuando quieras, yo seré tuya eternamente.
Déjame comerte a pedacitos, morderte y besarte cuando lo necesito. 
Escapémonos juntos a vivir un día inolvidable. 
Cometamos una locura que nos haga perder el control.
Si es contigo... No me importa nada.

Todo por un poco de ti.

domingo, 3 de febrero de 2013

Algo más allá

3:15 a.m. Me sentí tan bien entre sus brazos como hacía tanto que no me sentía. Me dio ese calor que tanto anhelaba.
Estuve entre sus brazos como otras noches pero esta fue distinta, fue más allá, hubo ese cariño que otras veces no había demostrado. Verdadero o no, no lo sé, pero hubo. Sonreí feliz de estar con él en ese momento, esa madrugada del domingo, un sábado de fiesta convertido en una madrugada de caricias en su casa o en un coche, qué importaba el lugar.
Fui feliz... Soy feliz.

No pretendo que me entienda nadie, quizás ni yo misma me entiendo a veces pero yo soy de esas que dan todo por un instante de felicidad como este. 
Envidio a esas personas que pueden estar día tras día con esa persona que le roba la más bella sonrisa, la más sincera de todas... yo... me conformo con un rato a la semana si tengo suerte.
No me preguntéis qué siento... Es algo muy fuerte, ninguno fue capaz de hacerme sentir esto a lo largo de mi vida y él... ha sabido mantener esa pasión, ese fuego en todos estos años.



Quizás este momento llegó un poco tarde a mi vida aunque sólo soy yo si es tarde o aún no, y de momento, no es tarde para nada... Para nada si es contigo.
Como siempre, tú... Tú siempre serás lo primero ante todo, esos labios que deseo besar, ese cuerpo al que deseo aferrarme...

Porque el miedo quedó en la primera página de mi vida... y a tu lado el miedo hace cara a la felicidad.

miércoles, 30 de enero de 2013

Carpediem

Sol. Empieza a calentar ya en las horas del mediodía, parece que el invierno poco a poco se empezará ahí pero aún queda demasiado tiempo para que eso suceda. Vendrán días primaverales y todos creeremos que serán así los demás hasta que llega de nuevo los días fríos y grises, las tardes de lluvia, las noches de viento...
Es como esos días en los que estamos resplandecientes de felicidad, que parece que nada nos puede robar esa sonrisa hasta que pasa algo, llega alguien, escuchas algo... y todo se rompe... Esa sonrisa que parecía perfecta, tan nítida se borró en un solo momento.
Todo en esta vida llega y acaba, todos los momentos felices son solo eso momentos, instantes que llegan y se van tal y como vinieron.


Quizás sea ese carpediem el que todos debemos aplicar a nuestro vida.
Quizás...

jueves, 3 de enero de 2013

Y no pensé en nada más


¿Que más dará lo que digan? Si luego hacemos lo que queremos. Si algo está mal no importa, si nosotros lo deseamos así lo haremos. 
Y yo, yo soy de esas. Me dejé llevar por la pasión, por el deseo de besar sus labios, de sentir esas manos tibias recorriendo cada esquina de mi cuerpo. Me dejé caer en sus brazos como si no hubiera fin y fui suya. Tan suya como nunca, o quizás como en algún tiempo lejano. Al completo, al 100%. Dejé todo a un lado y no pensé en nada más que no fuera en él, en su cuerpo, en que eso era lo que quería revivir, sentirme viva entre sus brazos en los que tantas veces me perdí. 

Recaí en los resquicios de su cuello, besándolo, mostrándole que quería que ese momento no terminara, o por lo menos, no tan pronto. Vimos como el tiempo pasaba, la pasión no cesaba, los besos cada vez eran más y las ganas de irnos menos. 
 Me quitó todo menos la sonrisa.

Sabía que lo que hacía no estaba bien, no para mí, sino para el resto del mundo. En mi cabeza no había mejor momento que ese para empezar un nuevo año, con alegría y fuerza, con pasión y decisión, sin pensar, sólo dejándonos llevar por las caricias insaciables, por esos dos cuerpos que jugaban en la oscuridad, que la vergüenza no existía en aquellos momentos, nadie nos observaba o eso creíamos y sino que importaba, era nuestro momento, no dejaría que nadie lo estropeara; los dos nos conocíamos a fondo de mucho antes y él fui mio por ese momento pero lo que él no sabe es que yo soy suya... eternamente.

2012 adiós.

2012 no ha sido un año muy fácil para mí. Nada más comenzar se me vino el mundo abajo, quería que todo terminara, pasaba los días sumergida en lágrimas por el dolor que tenía por dentro. Fue como si hubiera caído de repente, sin esperarlo, una bomba sobre mi vida, una bomba que destruyó todo. Se llevó cada minúscula ilusión que poseía, cada sincera sonrisa que se me escapaba, esa mirada radiante de felicidad expiró en un segundo, en una milésima de segundo.

Después todo cambió, demasiado... Perdí todo lo que de verdad quería pero más adelante lo recuperé, no tal y como era, pero me conformé... Llamadme conformista, lo soy. Para algunos es bueno, para otros es malo pero la verdad es que el tiempo me enseñó que a veces es mejor valorar lo poco que se tiene porque si te pasas la vida ansiando más y más nunca disfrutaras plenamente de ella, y la vida y el tiempo es lo que más corre; por eso ahora quiero aprovechar cada instante, cada oportunidad para que el día de mañana pueda decir "si me arrepiento es porque lo hice, porque era lo que mi corazón me dictaba" y no arrepentirme por no haberme lanzado.

Además, en estos 365 días que he dejado atrás he madurado porque me han golpeado como nunca y tuve que salir sola adelante, sí, me apoyaban las personas que me querían pero fui yo quien decidió mirar adelante dejando el pasado atrás. Hice que los recuerdos no dolieran sino que al recordar ya sonrió por la felicidad causante en ese momento, por esas manos que fueron mi perdición y esos labios que me llevaban a un lugar inexplicable. 
Y perdón, perdón por las mentiras, por el daño que causa a alguna persona, por a veces ser egoísta por mirar por mi felicidad. Perdón por todo lo que hice mal en este año... Prometo enmendar mis errores aunque sabéis que siempre pido perdón, que soy de esas que se come la cabeza hasta no quedar una neurona tranquila... Porque soy así, me dejo llevar por mi corazón que es el que manda.
Si quiero te beso, sino me alejo.
Si quiero te pienso, sino también.

La verdad... Mi vida siempre fue un tira y afloja entre dos tontos.


2013. Bienvenido. No quiero que nada mejore, sino que todo siga igual.
Deja que el tiempo haga sus respectivos cambios pero a mí no me quites la sonrisa.
Si me quita, que sea él mi vestido.

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl