♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

domingo, 29 de enero de 2012

Volví a perderme en ti

Y yo que pensaba que todo había cambiado, que nunca más volvería a tenerlo a una milésima de mí, que nunca volvería a sentir sus labios por mi cuerpo, sucedió.
Sucedió aquello que no imaginé. Volví a estar perdida en el resquicio de sus labios, me perdí en él, en su cuerpo, en sus manos. Dejé que el tiempo pasara, que las palabras se desgastaran, que las caricias nos supieran a poco y así dar paso a unos besos que no querrían que tuvieran un final.
Me volví a sentir viva, renació una sonrisa que estaba marchita, olvidé palabras, hechos, pensamientos. Me dejé llevar por lo que realmente sentía, aparté todo hasta que sólo existió él a mi alrededor.
No puedo afirmar que todo volverá a ser como antes pero al menos puedo pensar que quizás me pueda perder alguna vez más en su cuerpo... Si quisiera.
Porque a mí no me importa nada más que él. Si en el momento en el que sus labios rozan con los míos se cae el mundo, no lo notaría porque estaría ahí, en el mejor lugar en el que nunca jamás podría estar.

Así pasó una madrugada tan efímera que pudo ser eterna pero siempre hay un tic-tac que acecha cada latido.
Soñar con estar así una vez más, entre tus brazos...

jueves, 26 de enero de 2012

La vida me dio una lección

Recuerda que todo el mundo te hará sufrir, sólo tienes que encontrar aquella persona por la que merezca la pena sufrir. Siempre creí plenamente en esta frase y la llevé acabo. A lo largo de mi vida me han hecho daño personas que nunca imaginé que me traicionarían y terminé llorando a causa de quien estuvo a mi lado. Llorando aprendí que hay que ser fuerte, que si te derrumban siempre tendrás una mano amiga a tu lado para ayudarte y yo, siempre la tuve, siempre tuve amigas que me daban fuerzas para no rendirme y luchar. Al mismo tiempo conocí a esa clase de personas a las que le falta sinceridad; lo que ellos desconocen es que yo sabía de sus mentiras... ¿Mi error? No haberles dicho en su momento: "no, eso no es verdad" y confesarles que sé todo pero me era más fácil engañarme, engañarlos... Todos éramos más felices viviendo en esa mentira que poco a poco nos consumía.
Y así, a través de traiciones, mentiras, desconfianzas encontré a alguien que me devolvía la vida con cada mirada, que era capaz de ilusionarme con apenas hablarme y fue por quien decidí arriesgar todo, mi felicidad, mis ganas de vivir las volqué en él, no tenía miedo, dejé todo a un lado por una lucha que estuvo perdida desde el principio. Yo encontré por la persona que merecía la pena derramar lágrimas, nada me importaba, cerraba los ojos y me dejaba llevar. Y ahora, abrí los ojos, vi que el mundo me está esperando para que lo disfrute, me dice que me pierda entre otros labios que me hagan olvidar el sabor de los tuyos. El mundo cada día me incita a salir fuera y reír, reír de todo, de lo bueno y de lo malo. Al anochecer me susurra que debo ser feliz, que no me preocupe, que la sonrisa de niña que perdí la quiere volver a ver paseando por sus calles en cada atardecer...
Y así, voy aprendiendo que la vida es un ir y venir de decepciones, que la confianza que deposité en ti nunca volveré a depositarla en nadie... Y sin querer, sin desearlo tengo miedo, miedo de que alguien me quiera como yo te quiero y no saberle corresponder, porque yo sé lo que es que no te quieran y hoy, no quiero que nadie me quiera sino eres tú... No, ya no.


martes, 24 de enero de 2012

Poder volver

Dejaste todo sin antes mirar atrás.


lunes, 23 de enero de 2012

Empezar de nuevo

"Tienes que echar a volar" me dices cada día y lo quiero olvidar...


domingo, 22 de enero de 2012

Aceptar la realidad

Ahora es el momento de reír, de vivir, de ser feliz. Es el momento de olvidar el pasado y vivir el presente. Es el momento de beber, bailar hasta que ya sea por la mañana. Es el momento de decir: "Mira que chico más guapo". Es el momento de vivir todo con tus amigas, esas que nunca te fallan. Es el momento de secarse las lágrimas y soltar una carcajada en el aire. Es el momento de borrar los malos recuerdos y quedarnos con aquellos que nos hicieron felices. Es el momento de no pensar, de actuar. Es el momento de aprovechar cada segundo, es ahora o nunca.
Es la oportunidad de olvidar, de empezar de nuevo, sin ti, sin mi. Aunque no quiera, aunque no lo desee lo he aceptado, acepté no tener más tus besos, ni tus caricias. Acepté que en mis noches más frías no estarás a mi lado. Acepté que habrá otra en tu cama, no, no lo acepté en verdad. Acepté que las estrellas no nos verán más ser felices juntos. Acepté que nos veremos algún día con otra persona de la mano. Acepté que la luna ahora será de otros. Acepté no sentirme tuya nunca más. Acepté que te perderás en otros labios y yo en otros cuerpos. Acepté que quizás sin mí estarás mejor, sólo quizás...


miércoles, 18 de enero de 2012

No quiero empezar de nuevo, no sin ti.

Siempre fue mi culpa y ahora más que nunca me he dado cuenta... Nunca me comporté como debía, pero claro ¿qué esperabas? Si soy una niña tonta que no quería perderte y al final perdí lo poco que tenía. Pero no quiero, no quiero asumir que ya nunca vas a estar entre mis brazos, que no me perderé más entre el dulce sabor de tus labios. Imaginarme entre otros cuerpos, no, me niego, yo no quiero eso... Yo quiero seguir sintiendo el frío por todo mi cuerpo mientras te espero, no me importa si debo aguardar una hora, dos, las que sea, con tal de verte, con tal de que llegues, nunca me importó y lo sabes. Que no quiero otra sonrisa en mi vida nada más que la tuya... Porque junto a ti aprendí lo bonita que puede ser una tarde a la orilla del río, perdernos para luego encontrarnos. Y la luna, las estrellas esas que ya se hicieron nuestras amigas, las mismas que nos espiaban en las noches perdidas.
Si quieres puedes olvidar lo malo, que los celos no existen ni existirán, que las llamadas y los sms desaparecerán, que sólo te buscaré cuando lleve semanas sin verte... Podemos olvidar lo malo, borrar todo y empezar otra vez....
Me gustaría no romper recuerdos pero es tarde, rompí un cd, aquel que no te entregué ¿recuerdas? Ese que contenía un vídeo con recuerdos de lo que habíamos vivido... Pero no lo borraré, lo tendré como un bonito recuerdo;así cuando te eche en falta lo podré ver y revivir momentos... Rompí aquella fotografía nuestra que guardaba en mi carpeta, nunca creí que pudiera hacerlo pero la rabia y el dolor pudo más que todo.
No quiero... No quiero tener que olvidarte, no puedo olvidar a aquel chico que me hizo tan feliz, que apenas con mirarme yo ya sonreía y es así de sencillo, no te pido nada más, no quiero la luna ni tampoco un "te quiero" tan sólo poder verte como siempre, sentirte cerca, sentir que nada de esto ha pasado, que es un mal sueño...
Hazme creer que esto no es real, que mañana todo habrá acabado y volveremos a vernos. Dímelo... y olvida todo, que un "te quiero" no vale nada.
No quiero empezar de nuevo, no sin ti.

martes, 17 de enero de 2012

Te dejo todo lo que tuvimos

Maldito frío que hiela cada milésima de mis huesos. Maldito día, otro más por suerte o por desgracia, más bien por desgracia. Me hubiera gustado que fuera diferente, mejor. Ilusión de cada día, desilusión a cada instante.
Otro día más, lo tacho en el calendario de días muertos, un día más que significa un día menos.
Camino con los pies a ras del suelo, siento que el frío me está calando hondo pero no me importa, me hace sentir que estoy un poco más viva, que sufro, que siento.
Y esta mañana tan helada me ha hecho reflexionar que está cambiando todo a mi alrededor, hasta puedo decir que yo, esta pequeña enana, está cambiando. Esta niña que vivió una adolescencia diferente a la de sus amigas, que no le importaba nada más que un par de besos con un chico, pero no uno cualquiera. Esa pequeña enana que perdió el tiempo tan valioso en estar enamorada de un niño que no le hacía ningún bien. Tiempo perdido, tic tac. No puedo volver atrás, las hojas del calendario queman a cada paso que intento corregir, no puedo, es imposible.
Noches enteras llorando, tardes siendo feliz, mañanas tan largas como un mes de agosto sin aire acondicionado. Días eternos, noches fugaces. Tú y yo, pero sin el "tú". Me quedé con tu recuerdo y mi nostalgia, con tus mentiras y mis medias verdades. Me quedo con tu mirada pícara y mi sonrisa tímida. Te dejo en un cajón tantos besos perdidos que no llegué a darte, aquellos que me rechazaste o simplemente no quisiste darme, ¿recuerdas? También podrás encontrar al fondo del armario una bolsa, ¿es grande, verdad? Ahí están todas tus mentiras, esas que me decías, esas que fingía no darme cuenta... ¿Sorprendido? Aún queda más. En la mesita de noche te dejo un retrato con nuestra primera foto para que recuerdes que lo nuestro empezó hace demasiado, también una jarra con las lágrimas que derramé por no tenerte, siento si no caben todas, el dependiente me dijo que no tenía nada más espacioso para meter millones de ellas. Si miras al frente verás una nota, es una carta que te escribí hace meses, nunca te la entregué pero ahora es el momento de dejártela, cuando todo parece no tener sentido.
Esparcidos por el suelo te dejo los te quiero que un día malgasté dedicándotelos, si algún día quieres cogerlos quizás sea muy tarde ya. En tu cama, esa cama en la que hemos compartido buenos instantes... Allí te dejo los sueños que cree junto a tu sonrisa, sí, esa que hacía que todo mi mundo fuera un poco menos malo. No te asustes si los sueños están rotos, tú fuiste quien los rompió, pero ahí te dejo los restos. En el sillón de tu habitación podrás hallar miles de noches, aquellas en las que tú me faltaste. Finalmente, colgando de la cortina te dejo un "te quiero" pero ese es tuyo, ese que sin querer me dijiste hace años... Sí, ese mismo, ¿te acuerdas? Quedátelo, dejó de hacerme falta cuando aprendí que nunca te veré a mi lado.


Y si te parece poco te dejo un beso, el último beso en los labios, pero para dártelo me tendrás que buscar. Si no me encuentras pregunta por la Posada sin sueños, nº 18 me hallarás allí... Sólo tienes que querer encontrarme.

lunes, 16 de enero de 2012

Ellas, ellos, ÉL.

Pasó demasiado tiempo desde que una sonrisa de niña se dibujaba en mi rostro tras cada amanecer, tanto tiempo que apenas logro recordar que era aquello de sentirme bien.
A lo largo de los últimos años sucedieron tantas cosas que nunca hubiera imaginado, ni siquiera en mis peores o mejores sueños. Encontré a personas que han llenado mi vida de colores pasteles, de luz, de pasión; personas que me enseñaron a soñar; personas que me hicieron ver que la vida es el instante que pasa mientras planeas qué hacer; personas que me hicieron daño; personas que salieron de mi vida sin detenerse en pensarlo; personas que siguen junto a mí a día de hoy; personas que quiero que sigan permaneciendo en mi vida mañana tras mañana.
Son por aquellas que quiero seguir luchando, por aquellas que no me debo rendir, se los debo. Les debo cada vez que me han escuchado, que han reído junto a mí, que secaron mis lágrimas a través de sonrisas sinceras, que compartieron secretos sin miedo... Son esa clase de personas que siempre debemos conservar y yo, no os quiero perder.

Ellas... Ellas son mi vida, mi luz, mi fuerza. La esperanza hechas niñas.
Mis amigas, aquellas que están a unos pocos metros de mí o esas otras que se encuentran a cientos de kilómetros. Amigas.
Algunas entraron en mi vida sin llamar, por sorpresa y se convirtieron en un pilar esencial, en el motivo por el cual no debo llorar ni preocuparme porque sé que siempre estarán ahí.
Otras en cambio llevan media vida a mi lado, sintiéndome, conociéndome, sabiendo como estoy con una simple mirada... Amigas al fin y al cabo.
Aquellas con las que comparto secretos, inquietudes, noches de fiestas, cenas de amigas, miradas cómplices: mi segunda familia.
Ellas, que a pesar del tiempo y de la distancia han sabido mantenerse a mi lado, contra la adversidad, contra todo...
Y luego, está ella, mi hermana, esa fuerza que me empuja a seguir adelante, contra el mundo. Esa personita que siempre estuvo junto a mí desde el día que vi la luz del sol, esa que me acunaba cuando apenas tenía meses o unos añitos. Es una de esas personas que serán por siempre imprescindible en tu vida, en tu día a día. Eres esa persona que quiero ver cada mañana al despertar, con tu sonrisa, con tu "Buenos días, princesa" y que yo te responda "Buenos días, pequeña hada". ¿Te cuento un secreto? No cambiaría por nada esos instantes de risas, ese momento en el que todo alrededor se para y volvemos a ser dos niñas de 5 años, sin preocupaciones, sin miedo. Porque tú con tus palabras, tu cariño, tus abrazos me enseñas sin querer a ser fuerte... Contigo todo es mejor.

Ellos, mis amigos, esos seres inquietos que nunca me faltaron en mi día a día. Unos se fueron lejos por motivos de estudios, otros viven en la ciudad y otros aquí,a mi lado. Pero cada uno de ellos es imprescindible por un motivo distinto. Aquel que estuve desde mi infancia acompañándome, con peleas de niños, más tarde maduramos y nos hicimos amigos de verdad, de esos a los que les puedes confiar un gran secreto. Luego están aquellos que me gustaría poder pasar más tiempo con ellos, pero la distancia, aunque es pequeña, es distancia e impide compartir tantos momentos. A pesar de todo han sabido llenarme de magia cada instante que pasaron a mi lado y todos los que quedan. Por último, son ellos que pasan conmigo el día a día, amigos, compañeros, confidentes de pequeños secretos, de risas a medias... Por todos ellos brindo hoy.

Y finalmente por él, por quien supo llenarme de ilusión, de alegría, por convertirse en mis ganas de vivir, de luchar. A él, por ser la razón de cada despertar, que no quiero amanecer en otros brazos si no son en los suyos.
Agradecerte tantas noches perdida en tu cuerpo, por esas mañanas que ojalá nunca hubieran terminado, por esas tardes que acabaron siendo noches... Por verme crecer... Por aguantar tantos enfados. Por seguir a mi lado aún sin ser nada. Por ti y por mí, gracias.

A ellas, a ellos, a él...
Sois más que mi vida. Os quiero tanto que no existen palabras para expresar tal sentimiento.




domingo, 15 de enero de 2012

Saber apreciar a tiempo lo que tenemos

Con el tiempo aprendí que no me merece quien, con su indiferencia, me hace sentir invisible y ausente,sino quien, con su cariño y atención me hace sentir importante y presente. También aprendí que no merece mis lágrimas aquel que con sus acciones me hace sufrir, sino quien, me haga llorar de felicidad por tantos momentos inolvidables. Me enseñaron que hay que alejarse de esas personas que me ilusionan con sus palabras y me desilusionan con sus acciones, que lo que realmente cuenta es lo que hace.
Alguien que está a tu lado siempre que lo necesitas es por quien merece la pena luchar, no aquella que te busca solamente cuando necesita de ti. Esas personas que nos menosprecian, que no nos quieren tal y como somos, que cuando las necesitas nunca están son a quienes dedicamos más tiempo y atención, suena irónico pero es la realidad.
Por eso pienso que deberíamos prestar más atención a aquellos que cuando necesitas un abrazo te lo dan, que secan las lágrimas y te hacen reír. Deberíamos saber lo que tenemos y apreciarlo como debe ser porque un día se irá, será entonces cuando añores todo lo que te daba y tú despreciabas sin querer.
A mí supieron ilusionarme y desilusionarme en un instante, me derrumbé pero conseguí volver a sonreír, a sentir que vale la pena sonreír por tus amigos, esos que nunca te abandonan. Lloré tanto, me desprecié a mi misma hasta que me enseñaron que yo valgo tanto como yo quiera. Por esas personas que son felices con sólo verme sonreír son quienes quiero que sigan a mi lado, luchando, riendo, compartiendo secretos e inquietudes, por ellas y por mí aprendí a ser fuerte.
Y hoy, yo di demasiado por alguien que apenas me daba una caricia; y no me arrepiento de haber dado todo por estar con él un minuto pero pienso que es tarde para imaginar, que esto acabó hace demasiado y yo no lo quise ver...
Junto a él aprendí lo que era querer sin ser querido, aprendí a llorar en silencio, aprendí a soñar, a luchar de verdad... Me enseñó a ser feliz a partir de una sonrisa. Con él viví lo mejor de mi existencia y hoy, a pesar de todo, si quisiera, reviviría cada instante. Con él, sólo con él.


sábado, 14 de enero de 2012

Elegir lo equivocado

No eliges de quien te enamoras, eliges por quién pasarlo mal.


jueves, 12 de enero de 2012

Entre copas

Entre copas de vodka y tequila comprendí que a veces es mejor ser pesimista a llevarse una tremenda desilusión. Simplemente debes abrir los ojos al mundo, sin dejarse llevar por nada ni nadie y ver, ver todo lo que tienes por delante estando atento al pasado... Es ser realista. Es poner todas las cartas sobre la mesa, las opciones que puedes barajar y descartar las menos posibles y quedarme con esa que es la más probable. En ese momento es en el cual surge esa mera casualidad de que la opción que hemos elegido es la peor de todas, es esa que a las personas les suele asustar.
Intentas verlo de otro modo, pones las frases al revés, una palabra que no encaja, un punto y final que no te gusta, un beso que esperas, una llamada perdida, una discusión por mi culpa. No, nada encaja, no sabes que hacer y es entonces cuando de verdad crees que debe ser así, que no hay que pensar en nada más...
Y de repente, vuelvo al lugar. La música está demasiado alta eso me hace sentir mejor, el mundo parece menos malo o eso me parece a mí. Chicas, chicos, demasiada gente para mi gusto. Me quiero ir pero sé que será peor, hoy el cielo debe ponerse de mi parte. Hoy debe sonreirme.
Otra copa más... Perdí la cuenta de las copas de esta noche. Ya no siento esa quemazón en el estómago después del típico chupito de tequila, ahora siento que me relaja y mi cuerpo me pide más y más y yo se lo doy, me siento mejor. Todo mi alrededor parece que se ralentiza, simplemente me dejo llevar... Un baile, un roce de labios, un "vamos a otro sitio", unas caricias, otra copa y termino la noche en brazos de algún desconocido. ¿Sin querer? Diré que fue el alcohol, que bebí para olvidar las penas, pero en vez de olvidar, en cada beso que le daba llevaba el sabor de tus labios.



martes, 10 de enero de 2012

Es tan sencillo como esto

Vamos a ver cómo te lo explico...
Que quiero oler a ti, y a nadie más cuando me acueste por las noches en mi cama. Que quiero que el sabor que se me quede en los labios sea el del último beso que te he dado esa noche. Que quiero dormirme pensando en tus manos bajando por mi espalda haciéndome cosquillas. Que quiero que me abraces. Que quiero dormirme recordando todas las sonrisas distintas que tienes: la sonrisa de "me quedaría así toda la noche contigo", la de "quiero hacerte cosas malas, pero voy a hacer como que no me apetece tanto", la de "no sigas por ahí, porque si me tientas..." . Que quiero aplicarme el "carpe diem" pero solo contigo, porque no necesito a nadie más, porque con quien me apetece disfrutar el momento es contigo. Porque nuestra oportunidad se acaba y ya nadie sabe qué pasará después.
Porque eres tú, y solo tú...

lunes, 9 de enero de 2012

La vida puede ser un sueño

El transcurrir de los días me ha hecho reflexionar sobre tantas cuestiones, algunas son mejores y otras podemos decir que no tanto. Es pensar en un futuro, más o menos prometedor, qué importa y me imagino que todo seguirá igual. Me veo a mí sin tener nada claro en esta vida, sin tener una relación estable con la persona que quiera, sin nada que me haga sentir una persona realizada... Será que aún hoy nadie me ha dado esas fuerzas y esas esperanzas para que yo luche por ser alguien en esta vida, al contrario, me han hecho ver que por mucho que luche al final lo que queda de recompensa es nada y al final me lo estoy creyendo.

Todos alguna vez nos hemos imaginado un gran futuro, familia, casa, coche propio... Felices, pero por desgracia la vida no es así de simple puedes luchar, apostar todo, dejarte llevar, derramar mil lágrimas,regalar miles de sonrisas para que no quede nada más que los sueños esparcidos por el suelo al final de la función. Esa es la cruda realidad, podemos desear mil cosas, soñar con una felicidad extrema pero la verdad es que la mañana es fría y hay que abrigarse, el sol puede brillar pero el rocío de la mañana me ha calado los huesos y no siento nada más que un escalofrío por todo mi cuerpo... Que un beso es un beso, la importancia está en ti, en como tú quieras ver ese roce de labios, puede ser eso un mero choque de labios entre dos personas o puede ser el principio de algo, o también el final de una historia, pero es un beso.
No puedo negar que más de una vez acabaron con todas mis ilusiones; una palabra, un gesto o la carencia de ellos pueden, a veces, llegar a destruir lo que tanto esfuerzo logramos crear, pero volví a ser fuerte y a apoyarme en argumentos, ideas, a reconstruir sueños que fueron derrumbados... Volví a ser esa niña pequeña que llegó a amar por encima de cualquier porqué.

Y hoy, yo sentí que en realidad sé lo que quiero en un futuro, no me importa que me caiga mil veces en el intento, me enseñaron a luchar por los sueños porque sino luchas estás perdido. Pero con una condición: nunca olvides que hay que saber cuando rendirse, no permitas que nada ni nadie te menosprecie porque será entonces cuando ya no tengas más ilusiones.
Al fin, aprendí que nunca es tarde para seguir luchando por lo que de verdad se quiere, aquí me veis con las mismas esperanzas de ser feliz... Con él.




sábado, 7 de enero de 2012

Eternamente


No me importaría estar así eternamente, perdida entre tus brazos...
Es en ese preciso instante cuando todo alrededor se ralentiza, las manecillas del reloj enmudecen, los coches veloces frenan y tú y yo, ahí, aprovechando cada segundo.
Besos, y más besos, una mano traviesa, una boca entreabierta que pide más...
Son tus labios los que me incitan a perder la cordura.
Quizás no sea como estar a 3 metros sobre el cielo, pero a 2.55 metros sí.

jueves, 5 de enero de 2012

El destino sí existe

No quieres hacerme daño pero sin querer me lo estás haciendo. Que te quiera no significa que tú también sientas lo mismo, sabes que yo nunca te pedí que me quisieras ni nada semejante, lo único que pude pedir fue poder compartir muchos momentos contigo, estar a tu lado cuando me hicieras falta, poder confiar en ti, como un amigo...
Quería demasiado, demasiado para ti, cuando te pedía un beso, un abrazo, una caricia no podía ver que eso no era lo que tú querías, que mis te quieros no eran nada para ti, sólo una molestia. Lo nuestro era como perder el tiempo, ¿no? Algo inservible, que no iba a llevar a nada más que a perdernos en la oscuridad de una noche cualquiera, sí, siempre fue así...

Siento quererte de la manera que te quiero; siento no poder olvidarme ni un segundo de tus caricias, ni tus besos; siento estar siempre cuando tú nunca estás; siento dejar todo por estar contigo un instante; siento haber perdido tanto para no tener nada; siento haberte dedicado tantas palabras que nunca has llegado a leer, como las que estoy escribiendo en este preciso momento frente a una pantalla de un netbook que no dice nada...
Gracias por haber llenado mis días de alegría, porque tú has sido el único que has sabido ilusionarme con una simple mirada, igualmente gracias por hacerme dar cuenta que no todas las historias de amor terminan como queramos, que el destino existe y hoy, más que nunca.
Hoy, tan lejos de tí aprendí que lo nuestro terminó mucho antes de que comenzara, que donde yo te decía "te quiero" tú pensabas: "déjame".

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl