♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

martes, 11 de diciembre de 2012

Aprovechemos el tiempo que nos queda

Y tenía el pelo rubio, teñido al igual que su vida estaba teñida de un color pastel, rosa para hacerla más alegre. La mirada perdida por las aquellas de aquel pequeño pueblo que últimamente le quedaba demasiaso grande.
 Al llegar la noche se aferraba a su móvil a releer, a ver fotografías de un pasado que seguía presente, leía historias que sabía que nunca le ocurirían a ella, no a ella. Y así cada noche hasta que rendida, caía en loa brazos de Morfeo. 

 Ya no sabía si amaba u odiaba, si quería hacerle el amor o solo pasar con él un rato de diversión como si fuera cualquiera. No quería que le volvieran a partir el corazón. Ni él ni ningún otro. Ese juego lo iba a ganar ella, sí o sí. 

Ella tenía algo muy claro: quería un hombre en su vida, no un niñato. Quería uno de esos que te dicen "te quiero" cada vez que lo siente, ese que te sorprende con una cena romántica con velaa y una cama llena de pétalos de rosas. Uno de esos que te baja la luna sin pedírselo. Que te haga el amor como nadie y te quite la ropa delicadamente con la boca. Uno de esos que organiza un viaje de esos locos, una escapada, una locura para vivirla dos enamorados. Uno de esos que te enamore cada día un poco más. Quiero a alguien que no mire a otra porque yo tenga todo lo que quiera. A ese que me diga la verdad y no una mentira que me pueda hacer feliz. Que cuando esté malita me abrace y me bese sin importar que le pueda contagiar wl resfriado. Deseo a ese que me ponga contra la pared y me bese con la pasión con la que nunca besó a nadie...  Que no quiero ser la primera en su vida, sino la última. 

Sí, uno de esos que ya nadie encuentra o que sin querer deja escapar.  No sé si serás ese hombre que busco, lo que quiero es que me demuestres que quizás valga la pena esto.
El tiempo pasa y las heridas se curan y decirte que hay miles de labios que besar en toda la vida pero si cada amanecer puedo besar los tuyos, con eso me basta porque sería tener todo lo que sueño. 

No pretendo encontrar ese prototipo de hombre que mi mente creó, solo aquel que complemente mi vida día a día. 

Si quieres salvamos el mundo con un beso. 
Si quieres desgastamos el tiempo mientras hacemos el amor.
Si quieres podemos amarnos hasta que el mundo se acabe... Y si se acaba el 21 de diciembre, ¿a qué esperas para empezar?



jueves, 29 de noviembre de 2012

Yo te marco a ti en fluorescente

Y borrar todo lo pasado para poder disfrutar el presente. Coger un rotulador permanente para marcar día a día las cosas importantes que nunca debo olvidar. Escribir mis sueños cumplidos y todos aquellos que cumpliré.

Subrayar en rojo a esas personas tan importantes en mi vida que no quiero perder por mucho que las hojas del calendario vayan cayendo... Decirles que son parte de mi eternidad... Y que así quiero que sea siempre.

Que mi sonrisa no es sonrisa si no están a mi lado para reír cada tontería, para saltar, gritar, llorar, vivir, emborracharnos... Para aprovechar cada instante que nos regala la vida.

Escribiré en la pared de tu cuarto que cada noche estaré para darte un beso de buenas noches y dormir abrazada a tu cuerpo con tan solo una sábana que nos arrope del frío de Diciembre que entra... Que el calor lo pones tu cuerpo y el mío pegados, ni un milímetro de distancia... Que para distancia la sonrisa de cada uno antes de fundirnos en un profundo beso. Y a la mañana siguiente, me pondré tu camiseta e iré al baño a escribirte en el espejo con pintalabios fucsia "Así quiero amanecer cada día del resto de mi vida" y que cuando lo veas me riñas por ensuciar el espejo y riéndote me agarres por la cintura y me beses y me digas "así será pequeña" y hacer el amor.
Así ser feliz cada minuto de esta corta vida que tenemos por delante. Pensad que el tiempo corre tan rápido como aquella estrella fugaz que nunca viste, que nunca te fijaste porque siempre decías que no te daba tiempo a verla. Exacto. No dejes que la vida pase tan rápido sin que te de tiempo a pararte en cada renglón de ella... Detente a ver cada pequeño detalle que los demás te regalan, no te fijes en lo material, al fin y al cabo todo se rompe, incluso aquello que es intangible, como el amor.
Aprecia cada segundo que compartes con tus seres queridos, cada beso de esa persona que tanto amas, cada momento de locura con tus amigos... Aprecia hasta cada lágrima que alguien haya derrochado por ti.
En eso esta la esencia de la vida... Porque puede que algún día eches de menos todo esto y te acordaras de eso que alguien escribió y te paraste a leer.

Marca en fluorescente esas fechas en las que fuiste la persona más feliz, para que cuando seas viejito lo sigas recordando y te saque esa sonrisa de adolescente que hace años que no la sacabas a relucir.
Recuerda, la felicidad también esta en esos hermosos recuerdos con los que hemos disfrutado tanto. Esa fecha, esa persona, ese regalo, esa sonrisa, ese beso... 

Vive como si no existiera mañana, ama como si nunca te hubieran hecho daño y baila como si nadie te viese.






- Yo te marco a ti en fluorescente, en rojo, con pintalabios, con spray...
Te marco para toda la vida porque eres lo más importante que me he encontrado en este camino de rosas y espinas.



lunes, 26 de noviembre de 2012

Ponle nombre a lo nuestro

Hoy es uno de esos días en los que hubiera podido ser como antes. Pude refugiarme entre sus brazos, perderme en los recovecos de sus labios y ahogarme en el mar de sus ojos... pude, pero el destino no quiso o también fui yo... No lo sé. Yo quería, juro que lo deseaba con todas mis fuerzas pero no... Cuando quiso, no quise... Cuando pudo, no quería y así siempre, una noria que gira y gira y siempre vuelve al mismo lugar. 

¿Deseo? Sí, recorre nuestras venas la pasión que poco a poco nos consume, que pretendemos amarnos bajo el cielo de una luna llena o simplemente frente a la tenue luz de un viejo televisor. 
El lugar es lo de menos, lo que de verdad importa es el preciso momento en el que sonríes y él sonríe contigo, cuando os besáis y todo queda reducido a nada. Ese efímero momento que a fecha de hoy me gustaría que fuera eterno, como tantos aquellos que compartimos, esos que ambos sabemos que quedaron en un tiempo, quizás, demasiado lejano... Pero para mí están tan cerca, en mis pensamientos diarios. 

Nadie entenderá esto, tampoco lo pretendo. Escribo para desahogarme porque lo necesito. Necesito decir que deseo verlo aunque nuestras vidas hayan dado un giro de 360º, aunque haya otro en mi vida y tú también sueñes con besar a otra... ambos sabemos que lo nuestro nunca terminó, que algo nos une, llámalo como quieras, atracción si así quieres, pero ahí está ese pequeño hilo de seda que une tu vida con la mía. Y, ¿sabes qué? Que me da igual que el viento sople fuerte, en nuestra contra, que mil rayos se estrellen contra ese fino hilo que nos ata... Que nunca se romperá. 
Llámalo como quieras. Para mí siempre será eterno.



domingo, 18 de noviembre de 2012

Lo que necesitas

Y es el dolor de sentir que todo se rompe a tu alrededor... Esa inestabilidad mental, confusión, ese no saber qué hacer.



 Pero de pronto llega ese abrazo por detrás que te calma, te da el auxilio que sin decir nada pedías a gritos. Te dan ese cariño que tu cuerpo anhelaba.

martes, 30 de octubre de 2012

Mi talón de Aquiles

Y no puedo negarlo. No a ti querido diario. Hoy he vuelto a caer en eso que llaman "tentación", aunque no sé si en este caso debería llamarlo así... Es mi punto débil, mi talón de Aquiles... Él, por quien volvería a caer mil veces más entre sus brazos y perderme en los recovecos de su cuerpo. Secreto. Silencio. Tiempo. No me importa nada, nunca me importó, todo lo demás es algo secundario, parece como si todo se desvaneciera en el instante que estoy contigo.


¿Amor? Eso se fue con tus pocas ganas de verme, con tu poco cariño, con tus desplantes... Se fue cuando tú te fuiste y me dejaste mentiras agolpadas en una mano y en la otra un montón de recuerdos que aún no olvidé.

Sí, me gusta recordar de vez en cuando las noches en las que sonreíamos sin darnos cuenta... Tiempos perdidos en un reloj que ya no marca la misma hora... Recuerdos... Simplemente eso, recuerdos que cabalgan al pie de una princesa que perdió la corona hace demasiado tiempo.
A tu lado aprendí a luchar por lo que de verdad quería, a ser persistente, a llorar hasta agotar las lágrimas del cuerpo, a amar, a querer hasta cansarme, a esperar, a esperarte, a sentir ansiedad por verte y tenerte... Aprendí tanto, maduré... Maduré cuando te fuiste sin más, tal y como llegaste.

No pretendo echarle la culpa al tiempo, no sé si alguien tendrá la culpa en sí, pero sea lo que sea ha hecho que el dolor se ausentara de mi interior, que el amor se disipara...




- Pero... ¿te cuento un secreto?
Sigo temblando como el primer día al sentirte tan cerca de mí.

sábado, 6 de octubre de 2012

Contar otra historia contigo


Las mejores historias son aquellas que comienzan con un "Hola, ¿cómo te llamas?" aquellas que comienzan desde cero, sin saber antes nada de la otra persona. 
Esas que poco a poco vas conociendo a esa persona, que te roba sonrisas sin querer, aquella con la que olvidas todo. 
Aprendes a amar, a olvidar, a sonreír porque de verdad lo deseas. 
Aprendes a revivir momentos que creías perdidos en el tiempo. 
Yo aprendí a valorar ese "te quiero" que se escapa de los labios de esa persona.
Supe como mirar fijamente a los ojos y enamorarte en ese instante. 
Me enseñaron a caminar por el mismo camino que un día anduve, por aquel que estaba repleto de piedras e hierbas... Si ese que todos hemos conocido... Me enseñaron a ver entre las malezas las flores que sobresalían, las rosas sin espinas... 
Y besé, besé como nunca imaginé. Fui maestra y aprendiz en brazos ajenas. 
Niña pequeña para algunos, mujer para otros. 
Y amar, amar sin censura, sin que te critiquen, sin tener que mirar al lado por si alguien nos ve, sin preocupaciones.


Amar y sentirte amado.
Amar y querer seguir. 
Amar... Amar y olvidar el daño. 
Amar... Amarte... y que nos amemos. 
Y así, poder escribir algo nuevo en nuestro diario, aquel que está lleno de garabatos y corazones tachados, de fechas pasadas, de amores perdidos, de besos a escondidas, de aquel amor de verano, de él... ¿Borrar? No... No se borran momentos que te hicieron realmente felices, momentos capaces de robarte la más hermosa de la sonrisa con tan solo un recuerdo, con ver una fotografía vieja, un mensaje o simplemente con ver a esa persona tras meses sin saber nada de ella... 
Y soñar, soñar con lo que pudo haber sido pero no fue... Soñar con lo que queda por vivir y sonreír a la vida, sonreírle a él... 
Ser feliz con él. Eternamente. 
Pasar páginas llenas de instantes que nunca se olvidaran y tener la satisfacción de escribir una historia que siempre será recordada. 
Junto a ti pequeño, siempre junto a ti.

lunes, 1 de octubre de 2012

Abrazarme sin que me de cuenta

La perfección no está en prometer quererme toda la vida, el truco está en no poner mala cara después de mis treinta minutos tarde y en abrazarme por detrás al despedirnos segundos más tarde de haber doblado la esquina.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Noche prohibida

¿Y qué más da que sea prohibido? Sí es quien te provoca la sonrisa tonta. Y sí, me arriesgué por un beso, por una noche y lo volvería hacer. Es una vida la que vivimos, en la que desperdiciamos tantos momentos que al final nos arrepentimos por no haberlos vivido. Y yo quiero aprovechar cada instante en los que pueda ser feliz, en esos que la razón no cuenta, que el corazón es el que dicta tus actos. Me dejé llevar por la música, por la noche. Me entregué a sus besos y caricias, a él, recordando viejos momentos que me resultan imposible de olvidar. Me pregunto que por qué "debemos" olvidar algo que nos ha hecho tan felices, supuestamente son esos momentos los que perdurarían en nuestra mente... Consideradme de esas personas que no borran esos instantes de su alma, esos quedan grabados a fuego, esa felicidad incandescente propia de una niña de 2 años con un simple juguete. Volvería a perderme en esos labios, en sus brazos... Me enredaría entre sus piernas bajo una calurosa noche de septiembre, a pesar de que ya estábamos a mediados de mes la calor seguía acechando cada rincón de la ciudad. Nada impidió que no nos consumiéramos en aquel coche, nada, ni aquel silencio, ni las mirada curiosas de aquellas estrellas que nos miraban con recelo.



Noche de sábado, madrugada estrellada. Noche curiosa que nos espíaba. Noche nuestra y sólo nuestra. Volví a ser tu peque. Tú y yo, y lo demás sobra.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Deseo

Sentir deseo, fuego en tu interior. Quieres estar con él, besarlo, atraparlo entre tus brazos y no dejarlo ir hasta que el sol salga de nuevo. Sueñas, sueñas cada noche con hacerlo tuyo una sola vez más pero sabes de sobra que no debes, que él ya no puede ser tuyo, que no le volverás a hacer el amor a la luz de la luna, que todo eso quedó atrás. Páginas en blanco que han quedado en un diario inexistente, lágrimas sin ningún significado ya y un millón se sonrisas que aún desprendes al nada más recordar sus manos recorriendo cada poro de tu piel... O esa sonrisa que sin querer se escapa de los labios al verlo transeúnte pasar. Y sigues adelante... Con ese deseo, intentando perderlo en otro cuerpo, en otras caricias pero sigue ahí, en tu interior, el deseo de hacerlo tuyo una vez más... Tocarlo, desnudarlo... No... Ya no es correcto por eso es más deseado.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Y verte entre la multitud

Fin de semana, se termina el verano, empieza septiembre. Con la llegada del otoño se quedan recuerdos de verano efímero, de sueños por cumplir, de esperanzas vanas, de sonrisas perdidas en las olas de la playa. Queda tanto con el paso del verano. Quedan lágrimas nunca reveladas, miradas furtivas al ras de una carretera, sonrisas tímidas que se dicen con la mirada... Se pierden en el aire, ya algo frío, esas noches que parecían eternas pero que cada vez se hacían más cortas por el cambio de tiempo. Se pierden en el camino de arena aquellas fotografías en las que se pueden ver a dos personas con una inmensa felicidad, lo dicen sus ojos, sus miradas, sus sonrisas sinceras... Se pierden en un mar de dudas, de sueños por alcanzar, de anhelos que serán siempre eternos, se pierde... Se pierden y quien sabe si algún día lo volveré a encontrar. Y yo mientras tanto camino hacia adelante pero sin dudar miro atrás y sonrío, sonrío felizmente con un brillo en los ojos destellante, radiante de felicidad. Miro y no duele, ya no. Y así, un día cualquiera, un 2 de septiembre pasada la media noche te busqué entre la inmensa multitud, y allí entre tanta gente me encontré contigo, con esa sonrisa divertida, con tus miradas, con aquel con el que me escapaba sin saberlo nadie... Él... Siempre serás él. A quien busco en cada rincón esperando encontrar una mirada correspondida... O una sonrisa devuelta, pero no, nunca encuentro lo que busco... Y a ti, te busco y ya no te encuentro.

miércoles, 22 de agosto de 2012

El reloj de arena nunca estuvo a nuestro favor

Mírame, estoy aquí, donde una vez dejaste tirados todos mis sueños e ilusiones. Aquí, tan perdida como siempre, tan luchadora como nunca lo fui. Y miro al cielo, inspiro, cojo aire y lo suelto lentamente para sentir el aire fresco, nuevo, entrar en mis pulmones. Perdí, perdí tantas batallas que ya no sabría decir el número exacto, cientos de ellas quedaron atrás, en un marco de fantasía. A pesar de todo nunca me rendí, me enseñé a mi misma, me inculqué que nunca debería rendirme. Que el camino nos pone pruebas, trabas para saber actuar, madurar. Lo nuestro fue una constante lucha entre "te quieros", "te odio" y "olvídame". Nunca supe que pensar, si mentías o por si el contrario, decías la verdad. Siempre te gustó mentirme, o eso pensé, te pillé mentiras que nunca sabrás y me creí mentiras que yo nunca descubriré. Un tira y afloja constante. Mis celos de por medio, mis ganas de verte a todas horas hacia que cada día fuera peor... No saber de ti me hacia caer en un abismo terrible que aprendí a superar con el paso de las madrugadas. Y crecí, me encontré con la vida real, con las caídas del pasado, con las heridas del presente... Me encontré con los besos que nunca te di, con los abrazos que quedaron en el aire. Me choqué con los te quieros que me hubiera gustado decirte y esos te odio que me hubiera gustado gritarte a la cara cada vez que me enfadaba. Y así con el paso de las agujas del reloj, a medida que la arena de aquel reloj de arena que nunca llegamos a comprar va cayendo al mismo instante la distancia que nos unía, los milímetros que nos separaban se iban haciendo cada vez más y más grandes.



Todo cambió, tú, yo, la vida... Y sí, me encantaría que tu corazón se detuviera al verme pasar por tu lado, al sentirme cerca de nuevo... A mi se me paraliza cada terminación nerviosa cuando te siento cerca... Échame de menos esta vez.

lunes, 6 de agosto de 2012

No sé escribir si no es por ti

Siento que ya no escribo, que ya no plasmo lo que siento en un papel. Que desde que te fuiste todo ha cambiado, que escribía por y para ti. Cogía papel y lápiz y me dejaba llevar por el corazón, no inventaba nada solo se derramaban letras y letras... Letras que las sentía, que a veces dolían en lo más profundo. Escribir se convirtió en mi manera de evadirme, de derrochar el dolor en un papel o de narrar el sentimiento tan fuerte que crecía en mi interior. Sí, escribía esos secretos que no le cuentas a nadie, los momentos más bellos... Esos quedaban grabados de una forma que solo yo podría entender si los leyese 10 años después. Había claves entre cada línea, besos como puntos de las íes, abrazos en los puntos suspensivos que tantos solía utilizar... Amor, amor en cada palabra que rompía al plasmarla... Amor de verdad, de ese que no se olvida, ese que el transcurrir de tiempo te hace recordarlo con una bella sonrisa. Uno de esos amores que solo suceden una vez en la vida, eso fuiste tú para mí. Lo más mágico que me pudo ocurrir y hoy, a sabiendas de que me olvidaste, a sabiendas que nunca leerás esto te vuelvo a escribir, porque si no es a ti no sé escribir.

Eres inolvidable, eterno... Mi más bello recuerdo eres tú.

sábado, 4 de agosto de 2012

Encontrar a ese alguien.

La clave está en dejar de buscar a quien te roba la sonrisa y encontrar a quien te las multiplique.

viernes, 20 de julio de 2012

La vida te devuelve todo

¿Sabes? Hay personas que nunca deberían entrar en tu vida. Sí, hablo de aquellas personas que entran como una luz para hacerte los días más alegres, para arrancarte una sonrisa sin esperarlo; de esas personas que llegan te abrazan por detrás y te sale esa sonrisa de niña tonta... Sí, esas personas a las que empiezas a querer porque se lo ganan con sus actos cada minuto que pasa. Son esas mismas las que más te defraudan, esas que se alejan, que te dañan con sus palabras, que cuando lloras no están ahí, esas que te ignoran cuando más las necesitas. Amigos, amigas, pareja... Sean lo que sean en tu vida te roban un pedazo de corazón para luego aplastarlo sin ninguna consideración. Todos sabéis bien de que personas hablo, a todos nos pasó alguna vez. Dimos nuestra confianza, seguridad, le pusimos nuestro mundo en sus manos para luego qué? Para que lo lanzaran contra el suelo destruyendo todo. Deberíamos poseer un detector de estas personas para no dejarlas entrar en nuestra vida, para echarlas antes de que nos hagan daño, de que nos maltraten... Ellos no sufren, les da igual, disfrutan haciéndolo, les gusta sentirse con el poder de destruir. Pero una aclaración a todos aquellos que hayáis hecho daño a quien de verdad os quería y confiaba en vosotros, alguna vez os harán daño, lloraréis y os acordaréis de cuando hicisteis exactamente igual, sentiréis la sensación de impotencia, de querer parar el mundo y bajarse, de dormir y no despertar... Sentiréis odio, rencor... Mil sentimientos contrarios luchando por aclararse... Sentiréis el daño devuelto en vuestras carnes.

sábado, 14 de julio de 2012

Tengo ganas de ti

Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde, escribir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar. Que no vas a recibir nunca. Que como tú me enseñaste, cuando acabe de escribirla la quemaré, los sentimientos se pondrán a arder, y ese dolor, cómo era... Ah sí, ese dolor no se te queda tan dentro. Esta vez solo quiero ser clara, sería una imbécil si no gritara que me he equivocado, desde el principio contigo. He intentado avanzar sin apartar antes las cosas que lo impedían, agarrada al pasado, mirando para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar, empeñada en quedarme ahí. Qué locura, ¿no? En medio de un lado y del otro, sin perdonar, sin perdonarme, sin avanzar. ¿Dónde está el secreto del futuro? Puede que esté en fijarse bien, en avanzar, mirar más cerca. Más. Tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro. Solo hay que dejar que las cosas pasen. Y ahora lo tendría claro. Aunque ya no depende de mí.

lunes, 9 de julio de 2012

El miedo es para los cobardes

Luchar, luchar, la vida es una constante lucha. Desde que nacemos estamos luchando por sobrevivir, crecemos y estamos estudiando, intentando en un futuro ser alguien en este mundo tan desconcertante. Seguimos creciendo y buscamos un trabajo medianamente digno con el que podamos vivir honestamente, luego, hay personas que quieren más y más y simplemente se les pasa la vida en ello, en querer ser alguien mejor, siempre... Inconformistas se les suelen llamar a estas personas que lo tienen todo pero no, quieren más y más, esas personas que dejan de lado a su familia, a su vida y se dedican solo al trabajo, día tras día dejando ir la vida que es solo una y está para vivirla. Me considero una chica que es persistente en lo que de verdad quiere. Soy de esas que no se dan por vencida al primer intento, que me caigo y me vuelvo a levantar, con o sin ayuda, sin decir nada me seco las lágrimas que me hayan podido causar y sigo... No me rindo, rendirse es lo fácil, y a mi lo fácil no me gusta, no me interesa lo que puedo tener sin ningún esfuerzo, quiero luchar y ganarme lo merecido, que no me sonrían para hacerme sentir mejor que quien me sonría sea porque me quiere, que quiere mi felicidad, que le devuelva esa sonrisa. Y ahora, con casi 19 años en mi vida quiero seguir siendo tan o más persistente como ahora, sí, me habrán quitado miles de veces las ganas de seguir adelante, con menosprecios, con no creer en lo que puedo llegar a ser... Pero es ver más allá de ello, es ver tu futuro e ir a por él, sin miedo, aunque te cueste llega a ser quien una vez soñaste, como te imaginaste. Sí, diréis que "claro, yo voy a ser tal..." todo esfuerzo tiene su recompensa, no hay que darse por vencido, porque eso sí sería renunciar a todo sueño. Mírame a mí, aquí estoy, hace apenas un año mi vida era casi como yo la quería, me sentía feliz porque tenía a quien de verdad amaba a mi lado, quizás no lo tenía como yo deseaba pero me bastaba con estar a su lado para volver a sonreír y tener ganas de vivir cada segundo al completo. Y a fecha de hoy me doy cuenta que quizás aún no me di por vencida, obstinada, terca, llámame como quieras, o luchadora, da igual el nombre; lo que importa es que no me rendí a la primera caída ni en la última, sino que de distinta forma ahí sigo, tratando de ganarme una pizca de cariño, cariño que se ha ido perdiendo... Cariño que ya no está tan solo en recuerdos. Quizás dentro de unos años dedique mi vida a lo que nunca imaginé, a eso que estaba tan lejos en nuestra mente, quien sabe... Solo pienso que aún tengo toda una vida por delante y un instante perdido es un instante que ya no volverá. Por eso te digo que vive, lucha, disfruta, ama, odia... No tengas miedo, el miedo es el causante tantas veces de la pérdida de alguien, no temas a mostrar tus sentimientos, a ir de frente, puedes ganar o perder... Mírame a mí, muchos dirán que perdí, otros que gané pero yo digo que aún todo no está decidido... Y yo no me rendiré, aún no. No permitas que tus enemigos sientan la satisfacción de verte rendida, si lo haces, has perdido. Yo me lancé hasta el final y tú si te atreves a jugar, juega hasta el final.

domingo, 1 de julio de 2012

Yo te haría un hueco en mi vida si vinieras

Es una sensación de esas que te entran sin esperarlo, como un fuerte ahogo en el pecho, como si sintieras que el mundo se acabara en este mismo instante. Es esa necesidad de echar a correr y dejar todo atrás, de luchar por lo que quieres, de cumplir todo y cada uno de tus sueños porque la vida es corta y hay que aprovecharla... Tenemos que cumplir cada deseo o al menos intentarlo, que si fallamos sea por haberlo intentado. Y yo contigo quiero inventar un nuevo mundo, quiero estar a tu lado construyendo instantes inolvidables... Hoy quiero luchar por todo aquello que me robaron, por las millones de sonrisas que hiciste lágrimas de ellas, por todas las esperanzas que quemaste en la hoguera de tu vida, por todas las noches que me creí tuya, que me hiciste creer que era tuya y solo tuya... Todo mentira, mentira que yo me creía una tras otra, falsas promesas cabalgando por este mar revuelto. Y ahora, te digo que todas esas noches llorando por algo, por alguien, por ti quedaron atrás, esa nostalgia ya no está tan presente, la quiero echar para atrás pero ¿qué quieres? Fuiste lo mejor que me ha pasado, y cosas así no se olvidan, aunque tú mi vida, eres capaz de olvidar todo en un minuto... Si algún día echas de menos las tonterías de estas niña, los te quiero, los "necesito verte", mis besos, mis caricias, mi vergüenza... Si algún día me echas de menos quizás aún quede un huequito aquí en mi vida, o quizás no... De momento, me secaré las lágrimas que ya no te quiero echar de menos en mañanas como hoy.... - Yo te haría un hueco en mi vida si vinieras, sólo tienes que buscarme y tú sabes donde encontrarme.

jueves, 21 de junio de 2012

Mundo misterioso

En la inquietud de una soledad oscura me encuentro con mi yo, ese al que no quería escuchar, al que callaba con los pasados murmullos de tu voz paseando por mi cuello. Me encuentro con sentimientos recorriendo la sangre de mis venas, sentimientos marchitos tras un amor que mataste a dentelladas. Me cruzo con la mirada perdida de un vago transeúnte de un pueblo y no dice nada, muestra indiferencia que choca con el cauto corazón que poco a poco palpita en mi interior. Y paseando me encuentro con una vida repleta de sueños, de ilusiones, de esperanzas puestas en la balanza de eso a lo que llaman felicidad y al lado, allí, en aquel rincón apartado está su silueta, la silueta de aquel que tanto tiempo estuvo presente... Pero ya apenas la distingo entre la oscuridad, se fue con la presencia de él, de sus besos robados, de sus te quieros a medianoche... Me fui de tu mundo para aventurarme en un nuevo sendero, en un laberinto de entramados de arbustos, de enredaderas interminables sin saber que habría al final o si podría salir de él o si por el contrario me atraparía. Allí, en un haz de luz te encontré, cobijado, solo, esperándome o quizás no, te encontré. Después de la lluvia que tuve que aguantar, de las tormentas de arena que despertaban de noche en mi interior, después de batallar con dudas y miedos apareciste como si de un milagro se tratase. Tú, sólo tú podías calmar la agonía que sentía por dentro; sólo tú puedes saciar a mis labios sedientos, sólo tú, pecosito...

miércoles, 13 de junio de 2012

Aunque no me creas, aún te espero

Quizás fue eso, que me cansé de esperar. Me cansé de esperar algo que tú nunca me darás, de esperar por alguien que nunca esperó nada de mí, o será que no lo demostró, no lo sé. Me cansé de guiarte hacia la felicidad junto a mí, esa que no merecías, esa que nunca quisiste. Me cansé de esperar cada noche un "buenas noches, princesa, descansa" o un "buenos días, ¿qué tal dormiste?" ni una palabra de afecto de tu parte... Nada, solo desprecio, indiferencia mientras que yo solo te rogaba una pizca de tu cariño. Me cansé de susurrarte que te quedaras, que mañana al despertar aún estuvieras a mi lado, que no le temieras a un futuro, a algo... A nada... Me quiero hacer creer que ya no te espero, que no deseo nada de ti, ni una mera sonrisa, ni una mirada en un botellón de un pequeño pueblo perdido de la región de Extremadura, ni una copa en la barra de aquella discoteca de la cual no recuerdo el nombre. Será eso que pretendo creer que todo es mentira, que no espero, que ya no necesito de tu calor en mis noches ni de tus palabras en la mañana. Pero sí, tú lo sabes que te busco entre la gente, entre cada coche que circula, en cada pareja, en cada beso que cedo a otro, en cada noche de pasión pensando en ti, en la infidelidad que un día cometí y que no me arrepiento, no me arrepiento de nada, ni de una lágrima. Dicen que el amor es el sentimiento más poderoso, y también el más destructivo, dicen... Dicen tanto, sienten tan poco... Y así, aunque me cansé de esperar, aún te espero. En secreto. En el silencio de la noche.

jueves, 7 de junio de 2012

Fecha que recordar

5 de junio d 2009. Tres años atrás. Mil momentos. Millones de llantos pero multiplicamos por otras mil sonrisas, a su lado. Miradas. Pasión. Dolor. Amor. Mentiras. Lágrimas. Velocidad. Verdades. Llamadas perdidas, no contestadas. Mensajes no enviados. Dedicatorias. Traiciones. Tú y yo, yo y tú. Un beso, nuestro primer beso.

A por todas

Hoy voy a luchar más que nunca. Hoy voy a llegar al límite de los límites. Voy a calzar los tacones más altos que tengo, el vestido más corto y mi mejor sonrisa. Voy a comerme este pequeño pueblo en el que cada día amanezco. Voy a salir a buscarse, sí a ti, a la persona con la que cada noche me desvelo. Estoy dispuesta a cruzar las mil y una calles, a enfrentarme a quien quieras, no me importa nada. Siempre estuve dispuesta a hacer cualquier cosa, pero hoy más que nunca, hoy me siento bien, siento que te quiero como una vez lo hice, siento que te quiero solo para mi, no quiero que otra te bese ni te acaricie... Sólo de pensarlo me arde el corazón en mil pedazos. Deseo que sea yo la única a la que quieras, la que desees, la que amanezca entre tus brazos tras una larga pero corta noche de pasión... Sí, quisiera que eso sucediera, y no me importa que no suceda porque me queda la satisfacción que yo nunca me rendí y lo sabes. Al igual que yo conoces a la perfección que fuiste primero tú y luego el resto del mundo, que eso de no estar contigo lo llevo muy mal... Y que sabes que nuestro tiempo nunca fue tiempo perdido, grandullón. - Va por todo, por todo lo que pasó, por lo que deseamos que sucediera y se quedó en un anhelo y aún más por todo lo que tiene que venir, por los buenos recuerdos que quedan por compartir, pero eso sí, siempre juntos de alguna forma diferente.

martes, 29 de mayo de 2012

Lo prohibido es tentador

Cordura o locura. Verdad o mentira. Bien o mal. Ser feliz o infeliz. Callarte o soltar todo de una vez. Llorar o reir. Amar o sufrir. Saltar o esconderte. Contradictorio, como mi vida. Te quieros que no significan nada, te odio que significan lo contrario. Desamores que escondes los mejores momentos de mi vida, amores que parecen eternos ocultos tras una falsa sonrisa. No saber que hacer en un momento de tu existencia, si seguir o pararte en el sitio donde te encuentras; si dejar a un lado tu pasado o seguir con el pasado en tu presente. Tic tac, maldito reloj, ¿por qué no se callará de una vez? Lo tiro al suelo, ya no hay un tic tac que me dicte el tiempo. Así olvido todo, me intento centrar en lo que quiero y no puedo, sé lo que quiero pero no debo, sé lo que tengo y no merezco y sé lo que también, ahora, no haré. Será hoy el primer día en el que no puedo hablar, no, será mi secreto, el mejor guardado, bueno tú también lo sabes pero no se lo contaras a nadie, ¿verdad? Carpe diem, "vive el momento" Es lo que debí hacer hace demasiado tiempo, ahora, tarde o temprano, estoy aprovechando cada instante que me regala la vida. Rompí todas las reglas, me enredé en tu cuerpo, me perdí en las comisuras de unos labios donde hace no se cuanto me aprendí el camino de ida, pero no de vuelta, porque nunca deseaba irme. Lancé la cordura al otro lado del río y me dejé llevar por una música que me incitaba a hacer de nosotros uno solo... Y sí, me dejé llevar sin pensar en nada más. A veces solo se necesita eso, romper con lo establecido para vivir lo prohibido. Y para mí, lo prohibido eres tú.

lunes, 21 de mayo de 2012

Vivir con los recuerdos; empezar de cero

Ahora es cuando empiezo a creer que existe algo más allá de esos amores imposibles, de sueños fantasiosos que te alejan de la realidad. Comienzo a abrir los párpados, a ver la magnífica luz del sol que alumbra cada despertar... Empiezo a soñar pero con algo distinto a lo de antes, empiezo a soñar con un nuevo futuro contigo a mi lado, con la persona que entró hace un año a mi vida, aquella a la que no le di una mínima importancia, la que al principio pasó desapercibida, esa persona, ese chico que nunca me dio de lado... Aún a sabiendas de mi amor por otro, de regalar palabras que deberían ir para él, de cerrar los ojos para no ver el daño...

Hoy necesito y quiero escribirle, a él, a mi chico, con el que el 28 de mayo haré un año que empezamos esta aventura, cuando hace poco más de un año se cruzó en mi camino un día lluvioso. Días de sol, como escuché en alguna cadena de radio, eso es lo que queda, dejar atrás los malos momentos, borrar o mejor aprender a vivir con ellos, recordar con una sonrisa, sin una lágrima y sin una gota de dolor. Ser felices con el pasado pero aún más con nuestro futuro, que fluyan las ganas de más, de superación. Conseguir que las sonrisas sean las protagonistas de cada segundo, de cada día que tachamos en el calendario... Es eso la vida, vivirla, sin miedo, echar a un lado los temores, las pesadillas que nos dejaron tantas noches en vela. Quiero eso, usar las gafas de sol porque los días sean tan hermosos que los rayos de sol deslumbren mi camino, dejar que el pelo húmedo se seque con la suave brisa del viento de agosto. Y no, ya no quiero tener que esperar por alguien que nunca esperó por mí, no quiero tener que volver a manchar mi almohada con las lágrimas frías. No quiero perder el tiempo de mis amigos hablando de alguien que jamás le habló a sus amigos de mí. No, ya no quiero eso, no quiero llamar y llamar a un teléfono que nunca responde. Tampoco quiero hablar sola con una pantalla de portátil que solo responde cuando le apetece y me deja hecha añicos en el suelo de un piso viejo. No quiero tener que mirar al lado para verlo pasar, ni buscar su mirada entre la multitud... Fuera todo el pasado, fuera el daño, fuera todo aquello que agota la vida de las personas. Guardo los recuerdos con una gran sonrisa, una gran satisfacción por ese tiempo feliz que viví. Solo quiero decir "GRACIAS" sí, como lo lees, gracias por regalarme unos momentos inolvidables para mí... porque ¿sabes? Dicen que lo inolvidable nunca es eterno, y yo... lo aprendí tarde. Pero aquí me tienes, aprendiendo a seguir cada día con ese bello recuerdo que guardo de nosotros... Y sí, no encontraré a alguien como tú nunca pero no pretendo reemplazarte solo seguir adelante, sin ti, como tú una vez más volviste a decidir. Ahora es él quien me abraza en las noches más frías y quien me regala unos "te quieros sinceros... Quien me ama como yo te amé. Contigo o sin ti.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Tiempo atrás

Llega el calor y con él el buen tiempo, los paseos a media tarde, los helados en cualquier banco a la sombra de un gran árbol, las tardes por el césped, perderte a la orilla de un río que refresca esos 30º a la sombra. Llega con mayo los recuerdos de un verano fugaz y apasionado, llega la nostalgia atenuada sobre un matiz de melancolía... Llegan y no quiero que lleguen las noches con lágrimas, con nostalgia por su ausencia, por no tener los besos que sigo anhelando, por no poder imaginar un atardecer más de sus manos. Y tengo a mi lado lo que un día quise con él, tengo amor, pasión, cariño, atención, tengo más de lo que pido y pido más de lo que debo. No debo pensar en nadie más que en quien me ama, no debo amar a nadie más que a quien me regala cada día una sonrisa eterna, un futuro brillante... Llega, llega todo el pasado, es esta fecha, este mes, el que viene... Es el verano cuando empezó todo, fue hace tres años cuando sin querer me encadené a alguien que nunca debí, donde deposité todas mis esperanzas, en aquel en que perdí todas mis ilusiones de adolescente, de mujer. Vertí en un hombre todas mis ganas de ser mayor, de sentirme mujer entre sus brazos... Debo aprender a vivir con su recuerdo, lo que me queda... Aprender a recordar sin dolor, aprender a querer al que está a mi lado, aprender a vivir desde cero.

martes, 1 de mayo de 2012

Yo, la que un día fui

Y ya me ves, yo, que parecía tan fuerte, tan decidida... Yo, la misma que un día quiso dejarlo todo, ahora tiene miedo de volver a amar. Tiene miedo de abrir el corazón, de volver a dejar que alguien se convierta en su vida, que alguien sea la causa de su sonrisa o de su llanto. Yo, tengo miedo de que el causante de mi llanto cambie de dueño, de que las noches en vela se vuelvan a repetir, y quizás con más intensidad. Yo, la pequeña princesa que todos creían que era es aquella que más se derrumba a cada paso en falso que da, todo es contrario a ella. El amor la dejó tirada en el suelo sin fuerzas con las que seguir adelante, la dejó humillada. Ella, la que nunca lloraba aprendió lo que valía una sonrisa y lo que era estar semanas sin ella. Ella, a penas una niña, aprendió que el dolor no se elige, es arriesgar tu felicidad y perder, perder todo lo que creías tener... Quizás creéis que repito lo que siento, es la misma historia, el mismo lugar pero distinto tiempo, distintos sentimientos, cambia todo a mi alrededor, a nuestro alrededor. Es triste ver como pasan las tardes de sol y paseas sola matando las horas hasta que caiga el sol y recordar todos los momentos que compartiste en aquella hoja de un calendario. Maldito calendario, maldito tiempo, maldito destino, maldita ella, maldito él, que se aparecieron en nuestros caminos para perdernos en un laberinto en el que jamás nos íbamos a volver a encontrar. Y sí, fue el deseo de todos, la quimera de muchas, nuestra pérdida, nuestro olvido.

domingo, 29 de abril de 2012

Caos en mí

Lluvia contra el cristal de mi ventana. Viento. Viento fuerte. Viento que silba al compás de una canción de una película. Frío que choca contra el filo de mi piel. Una habitación en la penumbra. Soledad. Yo y una pantalla. Yo y mis pensamientos. Solo yo. Sentimientos contrarios. Vacío. Miedo. Millones de sentimientos ahora. Un no saber qué hacer...


Todo esto unido al sentimiento de que nada te sale bien, de desdicha, de pesadumbre. Todo esto unido a llantos en la noche forma en mí un cúmulo de caos imposible de deshacer.
Demasiadas noches soñando con imposibles, teniendo pesadillas que temes que se hagan realidad en un futuro próximo. Es un "hasta pronto" que se convirtió en un "hasta nunca". Es eso mismo lo que causa en mí esta desazón... Sin ti, sin mi... Nada es igual

miércoles, 25 de abril de 2012

Hablo de lo prohibido

No es de ti de quien hablo. Es de ésta, mi piel tatuada de tus besos, de mi cabello que se niega a enredarse en otros dedos... No es de ti, compréndelo.

sábado, 21 de abril de 2012

Enséñame a volver a amar

Cuando sientes que has perdido algo a lo que te habías acostumbrado. Cuando una persona se ha marchado de tu vida para siempre y no hay vuelta atrás... Es entonces cuando empiezas a recordar momentos que ya nunca podrás recuperar, se quedaron en recuerdos tantas tardes a su lado viendo atardecer, esas noches que deseabas que fueran eternas... Sí, te entra la nostalgia por no poder vivir eso de nuevo. Sientes un vacío, crees que has fallado en todo lo que hiciste y no quieres ver más allá de tus posibles errores. Sabes que debes rehacer tu vida, aprovechar cada instante y no mirar atrás para llorar si no para recordar con una sonrisa momentos inolvidables. Y yo sé que ahora echo de menos a su sonrisa, a sus caricias y besos inesperado. Echo de menos subir a su coche nerviosa y mirarlo y temblar sin que se de cuenta. Echo de menos nuestras conversaciones a cualquier hora y dormirme pensando en que mañana lo veré. Echo de menos esos enfados por culpa de mis celos y esperarlo por su tardanza. Lo echo de menos, es inevitable, al menos para mí. Inevitable recordar su perfume y sus ganas de más. Ojalá pudiera mandar en mi corazón y no quererle, no quiero quererle después de haber roto con un portazo 3 años de mi vida. Dicen que el tiempo lo cura todo, que los relojes de arena no son eternos pero cuesta tanto a fecha de hoy creer en algo que sé que no te olvidaré pero ¿sabes? Pido al cielo que recuerdes cuando estés solo y aburrido, cuando anheles mi cariño, cuando me eches de menos en los magníficos momentos que hemos llegado a tener juntos. Pido que no olvides lo que llegué a quererte, lo que dejé escapar por un segundo sintiendo tu calor... La vida pasa y ahora tengo a mi lado a alguien que me quiere como yo te quise, sólo queda que el tiempo me enseñe a recordarte sin que duela, que me enseñe a amar como te amé y así esperar... O esperarte, no lo sé.

Recordar esas tardes contigo...

miércoles, 18 de abril de 2012

Quizás o quizás no

No tengo nada en esta vida planeado, sinceramente ni sé lo que haré mañana. Quizás sea una persona importante en un futuro o a lo mejor solo me conozca mi familia. Puede ser que el mundo se acabo el 22 de diciembre como dicen o puede que dure 1000 años más. Tal vez llueva, o tal vez no. Podrá ser ciertas muchas historias que te contaron tus amigos pero a la vez llenas de pequeñas mentiras, eso nunca lo sabrás. Tampoco sabré si el amor de mi vida en algún momento me quiso por muy poco que fuera ni si pensó en mí antes de dormir. Dudo de sí la sonrisa que se dibujaba en mi cara volverá a relucir como hace años. Me pregunto si aquella dulce princesa que salía a la calle llena de vitalidad volverá a calzar los tacones para dar lo mejor de sí. Quizás sí, no me merezca lo que tengo o que alguien no me merezca, quizás. Quizás damos lo mejor de si mismos a quienes no nos aprecian, quizás. Quizás nos comportamos con odio, rencor, orgullo con aquellos que de verdad nos aman, y al dañar a ellos, nos dañamos nosotros mismos, quizás. Quizás ya no llore por las noches o aún siga empapando cada rincón de mi almohada con las lágrimas por la ausencia de él. Sí, sería bonito que pudiera amanecer sabiendo que te tendré. Sí, no lo dudo. Tal vez, adverbio de probabilidad, duda, incertidumbre. Tal vez, quizás... Sinónimos. Tú y yo, contrarios, atrayantes, imanes, opuestos. Quizás tú me hayas olvidado. Quizás yo ya no te recuerde o... quizás te siga amando... Quizás, no lo sé, ¿tú lo sabes?

jueves, 12 de abril de 2012

Comenzando.

Me estás enseñando que el dolor se puede marchar, que la tristeza y el sufrimiento no es eterno. Hay un momento en el que llegará a tu vida una persona que cambie todo lo establecido, o lo que creías que estaba ya escrito. Romperá todos los esquemas para escribir una nueva historia contigo, diferente, única. Te enseñará a volver a sonreír por amor, a derramar lágrimas de felicidad. Volverás a ver el cielo color azul celeste dejando a un lado ese gris oscuro con el que amanecías cada mañana. Tus ojos brillaran por enamorarse de nuevo. Cada tarde será una nueva historia que contar en vuestro diario. Un segundo sin él se convertirá en una eterna espera... Aprendiendo a tu lado a convertir las lágrimas de anhelo en sonrisas de euforia. Me enseñas que un abrazo puede calmar hasta la más oscura tristeza. A tu lado siento que olvido todo lo que daña mi interior, siento que no hay lugar más seguro que en tus brazos. Por un nuevo comienzo, por un 28-05-11.

martes, 10 de abril de 2012

Maldita sea yo

Maldita idiotez que se apodera de mí al hablarme. Maldita sea la vez que me dejé llevar sin pensar, solo sintiendo. Maldito el momento en el que cruce esa puerta, cuando bajé del coche y te volví a perder. Malditas sean las llamadas no contestadas, todos los sms que se perdieron en el camino, las miradas que ya no podré dedicarte. Maldita sea la esperanza que deposité de nuevo en tenerte cerca. Maldita sea yo por confiar una vez más en ti, por creer en tus burdas palabras, en hechos y mentiras. Caí... Y volvería a caer si fuera posible entre tus brazos. Caería si quisieras, si supiera que al despertar seguirías a mi lado.

viernes, 6 de abril de 2012

Aprenderé a olvidarte

La vida puede enseñarte un millón de cosas pero a veces eres tú quien debe aprender sola. Aprendí a esperar, a callar, a bajar la cabeza y seguir adelante como si nada hubiera pasado. Aprendí a no guardar rencor, a perdonar aún sin ser yo la culpable. Aprendí a amar en silencio, a llorar sin nadie que me consolara. Aprendí a no confiar en ninguna persona, ni en mi sombra, ya que en la oscuridad ni ella te acompañará. Aprendí a que no dependiera de nadie mi felicidad porque sino la tristeza sería amiga cuando se fuera... Aprendí tanto pero se me olvidó aprender a olvidar el sabor de tus besos deslizándose por mi cuello...

lunes, 2 de abril de 2012

Volver a tu lado

Fue una de esas noches de las que cuesta mucho olvidar, de esas noches eternas pero con fin, de esas con las que siempre sueñas pero nunca terminan por suceder. Fue así, mi noche. Me perdí en los recovecos de tu piel para encontrarme en las comisuras de unos labios que, a pesar de no hablar, decían demasiado. Encontré en unos minutos el sentido de esa noche, de aquella luna que hoy se mantenía oculta tras unas nubes que amenazaban con llover. Nos dejamos llevar como la canción que sonaba allí dentro, como si los coches que circulaban alrededor fuera un mero espejismo. Sentía que el reloj podía parar el tiempo, pero no era verdad, ambos lo sabíamos.



Dejé a un lado todo mi mundo, lo dejé sin miedo, sin rencor. Lo dejé porque estaba con quien quería estar y eso me bastaba. No importaba lo que ocurriera mañana, ahora lo sentía bajo mi piel y eso era lo que necesitaba.

lunes, 26 de marzo de 2012

Enemigo cruel

Es el tiempo, ajeno a todo, el que pasa, el que pasa sin decir nada. Tan sigiloso como un lobo, tan audaz como una liebre, tan inteligente como un humano. Así es el tiempo, enemigo del amor, amigo del olvido. El tiempo ese que siempre estuvo en nuestra contra, aquel al que odio, del que no quiero oír hablar en mis sueños. No, no me gustaba el pasar de las agujas cuando estaba entre tus brazos, me negaba a mirar aquel dichoso reloj que nos ponía límites... Me dejaba llevar por el dulce sabor de tus besos, por el aroma que desprendía tu cuello, por el tacto de tus manos sobre mi piel. ¿Mi juego favorito? Encontrarte perdido en los recodos de mi cuerpo, me gustaba como desprendías esa dulzura cuando me mirabas, esa pasión cuando tus labios se juntaban con los míos...

Y así pasaban las noches, los atardeceres cada vez eran más cortos y mis ganas de más aumentaban a cada latir de mi corazón. Y fue entonces cuando abría los ojos, ya no te tenía conmigo, eran meros recuerdos que se aparecían sin llamar, que me avisaban de que mi vida había cambiado, que él, por quien hubiera dado (y daría ahora mismo) todo se había ido...
Y él, mi enemigo cruel, el tiempo sólo pretendía que olvidara, que comenzara un nuevo camino, una nueva historia. Quería que las ilusiones que había depositado en lo nuestro renacieran pero era imposible... Porque aún sigo con esa esperanza de que algún día, sin pensarlo, nos choquemos y nuestros labios se vuelvan a unir, como al principio, como apareciste, sin esperarlo...
Y así, que vuelvas por un instante a sentirte mío bajo mi piel.
Prometo no mirar el reloj, esta vez el tiempo no cronometrara nuestras caricias.
18.#

domingo, 25 de marzo de 2012

Lo difícil es complicado

Me ahoga el pasar de los días, el caminar de las agujas del reloj. Me asfixia el no tenerle, el saber que está y a la vez no está. Me quema estar encerrada entre estas cuatro paredes, oír voces a lo lejos y sentir como tu corazón se acelera. Duele querer por momentos que todo se acabe, que no quieres volver a despertar un día más para vivir la misma rutina de siempre. Y cuando todo parecía estar en calma, cuando parecía que mi vida cambiaba, tal vez no como en realidad quería, se vino todo abajo, aún más; descontroló todo mi ser. Volvieron los nervios, la incertidumbre, el miedo. Volvió todo aquello que quería dejar atrás, aquello que me hacia daño...
Pero a él, a él no quería dejarlo en mi pasado; sólo deseaba que formara de nuevo parte de mi presente, un abrazo amigo... Sé que quizás nunca le conté mis problemas ni tampoco cuando estaba triste, no podía decirle que si estaba mal era por él, por no tenerle... Nunca fue fácil, siempre fue distinto, raro y yo... fui tonta, o eso dicen.

domingo, 18 de marzo de 2012

Dicen... Digo...

Dicen que todo en la vida se devuelve, que el mal que haces se te ve regresado al igual que el bien.
Dicen que si mientes una vez quizás no ocurra nada, pero que si esto se convierte en rutina al final sabrán de tus falsas mentiras.
Dicen que la sonrisa más bella es aquella que sale por sí sola.
Dicen que las estrellas pueden verse en cualquier momento y lugar, solo hace falta soñar.
Dicen que si cierras los ojos puedes ver todo aquello que deseas en tu vida.
Dicen que hasta en la más temible soledad tendrás alguien a tu lado, aún sin darte cuenta.
Dicen que las lágrimas significan que algo o alguien te hace falta, que anhelas algo en tu vida.
Dicen que los celos provienen de inseguridades, de miedos, de miedo por perder al ser amado.
Dicen que si sueñas con algo que deseas puede que se cumple.
Dicen que la magia no existe, pero no creo en esa afirmación.
Dicen que el pasar de los años te hace crecer, madurar pero Peter Pan fue niño eternamente.
Dicen que el sol se esconde tras las nubes porque está triste y por eso llueve, porque llora.
Dicen que el amor es lo más hermoso que existe.
Dicen que el amor duele, duele hasta la más mínima célula.
Dicen que todo lo que se pierde al final se acaba ganando.
Dice que si luchas puedes perder, pero que si no luchas estás perdido de antemano.
Dicen que un fracaso es el principio de una victoria a largo plazo.
Dicen que los monstruos no existen, pero muchos aún miran debajo de la cama antes de acostarse.
Dicen que una llamada te puede alegrar el día, quizás...
Dicen que el primer amor es para toda la vida que los demás son solo para olvidar.
Dicen que el beso más especial es ese inesperado, dulce y apasionado, lento y rápido... Es ese que te roban y tanto has esperado.
Dicen que ir por la carretera a 200 km/h es peligroso.
Dicen que los humanos poco a poco estamos destruyendo el mundo en el que vivimos.
Dicen que todos tenemos una canción para cada situación.
Dicen que llorar relaja la tensión acumulada.
Dicen que hacer el amor cuando de verdad se siente es algo mágico.
Dicen...

Digo que nadie se merece nada malo, que el karma quizás no exista. El destino es quien decide nuestras vidas.
Digo que el amor es lo más bonito que podría tener pero si no es correspondido no lo quiero.
Digo que el dolor te hace más fuerte, por eso aún estoy aquí.
Digo que ir en coche a 200km/h no es de locos, es de querer sentir adrenalina, desahogarte, es querer romper con todo lo establecido.
Digo que los límites los inventa cada persona.
Digo que un "te quiero" sincero vale más que todo el oro del mundo.
Digo que una llamada tuya me alegraría la vida.
Digo que el primer amor no se olvida con un segundo, ni tercero. Se queda ahí, lo recuerdas, lo anhelas... Y no puedes volver a sus brazos.
Digo que las estrellas se pueden ver de día porque a tu lado es como estar en el cielo.
Digo que quiero que me robes un beso.
Digo que quiero romper con todo lo establecido y tenerte.
Digo que vale más una mirada que mil palabras.
Digo que cada lágrima que derramé no demuestra mi debilidad, demuestra dolor, rabia, por la pérdida de alguien, por el daño que me hicieron.
Digo que no todo lo que se ve a simple vista es cierto, que detrás de una sonrisa se puede esconder una lágrima.
Digo que hay momentos que nunca se borraran de mi mente.
Digo que como tú nunca habrá dos.
Digo que siempre fuiste tú el dueño de cada sonrisa que nacía en mis labios.
Digo que pasar una noche entera contigo es mi sueño.
Digo que desenamorarse no es fácil, que no es cuestión de unos meses.
Digo que mis celos siempre fueron por inseguridad de mi, porque temía perderte.
Digo que no te olvidé, que si vienes no te echo y si te cojo no te suelto.
Digo que yo luché... y perdí pero aún así nunca me rendí.
Digo que tú eres mi canción favorita.
Digo que no se si te volveré a ver.
Te digo que mi "te quiero" siempre fue sincero, aún a sabiendas de que no querías escucharlo.
Te digo que quizás esto fue un error, o quizás no...

viernes, 16 de marzo de 2012

Verdades que duelen

¿Te acuerdas cuando te decía que yo te quería más?
Te dije que acabaría ganando...


jueves, 8 de marzo de 2012

Y volver a vivir por un instante

Confiar en alguien me enseñó a no confiar en nadie. Reír, disfrutar, enloquecer, perder la cordura, ser feliz. Todo esto me llevó a llorar, a entristecerme, a perder las fuerzas por todo, a desilusionarme.
Me marchitaron las esperanzas de ser feliz, de conseguir mis metas, mis sueños. Pisotearon lo que construí, pero también lo que deseaba construir con todas mis ilusiones. Fue así como lentamente todo el mundo se caía encima de mi pequeño cuerpo, como cada día me costaba más esfuerzo levantarme, es más, temía que sonara el despertador; sabía que el día de hoy sería peor que el anterior.
Y así conseguían que cada sonrisa se convirtiera en una fría lágrima,eran felices así, tratando de romper cada mínima ilusión que depositaba en algo, tratando de hacer de mi mundo un universo gris y oscuro. Pero entonces aparecía él con su sonrisa, con es abrazo, con esas ganas de disfrutar la vida minuto a minuto, de ser feliz, de dejar todo atrás y mirar lo que nos queda por vivir; aparecía él y me hacía renacer, olvidar. Me enseñaba a volver a vivir aunque fuera solo un instante, aún a sabiendas de que esa sensación de soledad, de querer acabar con todo volvería con su ausencia. Aún así conseguía robarme la más sincera sonrisa.

lunes, 27 de febrero de 2012

Enseñar a mi corazón a olvidarte.

Lo recordé como si nada hubiera pasado, como si todo siguiera igual que aquel 18. Lo recordé a mi lado, de mi mano, riendo, jugando, besándonos. Estábamos ahí, aún cuando el tiempo no era nuestro enemigo, cuando los celos se escribían en un cuaderno y los quemaba con su mechero. Aún ahí cuando despertaba cada mañana sin miedo, sin inseguridad, sólo con una felicidad que olvidé a día de hoy.
Recordé como era el tacto de sus manos por mi piel, su risa, su mirada... Le recordé como tantas veces lo tuve a mi lado, me arrepentí de los besos que perdí, que no le di, que pude haberle robado. Me arrepentí de las horas muertas que pude gastar en recorrer su espalda con mi dedo índice.
De lo que no me arrepentí al recordar fue de gastar en él cada segundo de mi vida, de invertir mi tiempo en soñarle, en desearle y quererle un poco más a cada segundo que pasaba.
Escuché en mi interior una voz que me decía que no mirara atrás, que mirara hacia delante todo lo que la vida me deparaba. Me decía que había infinitas sonrisas esperándome pero que si yo no salía a buscarlas nunca las encontraría; me susurraba que luchara, que la guerra puede estar perdida, que la batalla que algún día gané está intacta en un diario imaginario dentro de mi ser. Que hay muchas guerras por las que luchar, me susurra que no me rinda, que fui fuerte durante años y que, ahora es cuando más debo serlo.
Me pide que mire a mi alrededor, a ellas, las que nunca me abandonan, las que ríen, las que me apoyan, esas que me dan la fuerza para seguir, para reír en la cara del enemigo. Sí, por ellas, aunque sea por ellas debo no derramar lágrimas en la soledad, no les gustaría saber que aún, hoy, lloré por su ausencia, por desearle a mi vera una vez más.

No quiero seguir escribiendo sobre él, sobre el que un día me enamoró sin saberlo, sobre ti, querido. Quisiera poder decirte que soy feliz como refleja cada fotografía, que las fotografías no mienten... Pero son imágenes, simplemente. Si pudieras leerme entenderías que no te guardo rencor, que en este corazón hay más amor para ti que para nadie... Y así, entre copas decirte que cada noche te invento en mis sueños y creo que te tengo, pero no me digas que estoy loca por no aprender, por ser una tonta testaruda, pero mi corazón no decide a quien querer...
¿Sabes, cariño? Ojalá que el tiempo haga en ti lo que yo no pude hacerte: FELIZ. Que aquella persona que has elegido para compartir cada momento sepa cuidarte como yo quise hacerlo.
Dicen que fui tonta al quererte, pero yo no pienso igual, fui valiente al luchar por algo que quizás estaba perdido de antemano. Y por último quisiera pedir un deseo a mi corazón:
Querido corazón, no puedo pedirte que borres al que te ha enseñado a amar, deja los buenos recuerdos en ese baúl para que cuando lo abra pueda sonreír al ver lo feliz que fui; sólo te pido que hagas un hueco para aquel que me quiere. Enséñame a amar de nuevo, enséñame que la palabra "confianza" existe.
Y olvidar, y olvidarte... Parece imposible.

domingo, 26 de febrero de 2012

Por siempre

Todos lo saben, ella será siempre de él.

martes, 21 de febrero de 2012

Tan fugaz como una estrella


Aunque ya no puedas leerme, aunque me echaste de tu vida, aunque has empezado a construir una nueva vida al lado de otra persona... A pesar del daño, del rencor, a pesar de todo lo malo que ha quedado entre nosotros, a pesar del abismo que hay ahora entre tú y yo. A pesar de la falta de sinceridad que alguna vez nos faltó, a pesar de él y de ella, a pesar del tiempo que empuja nuestro nuevo camino, a pesar de que el sol cada mañana parezca relucir más que nunca... A pesar de tanto y tan poco no dejo de recordarte, vienen recuerdos, sueños que tenía por cumplir junto a ti, esperanzas de algo que nunca existió. Arrojaste todo lo que tenía en mis manos y ahora cuando las miro noto que me falta algo, quiero hacerme creer que estás lejos de mi corazón pero no puedo engañarme, te añoro. Añoro esos abrazos, tus besos, nuestros enfados, nuestras fotos, nuestras noches. Echo de menos buscarte para ver si estás para hablarte aún sin querer, te busco sin acordarme de que no puedo verte, ni hablarte, ni saber nada de ti. Desapareciste de mi vida, como un fantasma, como si nunca hubieras existido para mí.
Tan rápido como una estrella fugaz. Te fuiste tal y como viniste.
Y así van pasando los días intentando querer como te quiero a ti a alguien que ha sabido darme lo que hubiera deseado que me dieras tú, pequeños detalles que me ganan el corazón. Cada noche me duermo pensando que sí, que lo llegaré a amar con la misma intensidad con la que un día te llegué a amar a ti, me hago creer que daré todo por un segundo a su lado... Intento, pero el corazón no lo dicta, me pide que te eche de mi corazón para que otro lo pueda ocupar, me lo pide a gritos y yo... Yo no quiero oírlo.

sábado, 18 de febrero de 2012

Realidades extrañas

Paradojas de la vida:
Hay parejas que quedan mejor como amigos y hay amigos que quedan mejor como parejas...


miércoles, 15 de febrero de 2012

14 de febrero

No necesité este día para darme cuenta de lo que tengo a mi lado, de esa persona que está cuando nadie está, de aquella que ríe y llora a la par que yo... Es esa persona que siempre soñé, aquello que en tantos sueños anhelé... Aprendí a olvidar a su lado, a reír de la adversidad y a besar al destino. Un 14 de febrero. Una cena. Unas risas. Una sonrisa que logra paralizar cada músculo de tu ser. Un beso que es captado por un flash. Una experiencia nunca pensada. Deseo. Hacer el amor a la luz de la luna. Un refresco. Un baile. Y más, muchas más risas. Alguna caricia perdida entre la música. Dejamos el frío que helaba cada sentido en el asiento trasero del coche y nos quedamos con el calor que emergía de nuestros cuerpos. Nos quedamos con esa mirada llena de ilusión, de querer más, del deseo de que la noche sea eterna entre nosotros, de que la distancia entre su cuerpo y el mío no sea más que un par de milímetros.


Y de repente me da por pensar, por pensar en lo que nos queda, en la juventud que poseemos, en que si queremos podemos tener todo si así lo deseamos. Escaparnos, escaparnos algún paraje precioso, perdido, perdernos y encontrarnos abrazados. Simplemente dejarnos llevar, que todo suceda, que el tiempo no sea el enemigo que nos acuse de este amor. Amor fugaz, amor eterno, que el destino ponga la fecha límite o mejor, que no haya un límite establecido.
Fue así como todo mi mundo cambió, como de una lágrima, a lo largo de los 8 meses, me enseñó a sonreír, a dejar un pasado fustrado allí a lo lejos y que, ahora, cuando lo recuerde no me duela. Sólo él fue capaz de aguantar al borde del precipicio los fuertes vendavales, él, fue él, con el que espero seguir sintiendo cada momento.
Que pase el tiempo... Que pase el tiempo junto a ti.

jueves, 9 de febrero de 2012

La felicidad no dependerá de nadie

Y fue así de repente cuando decidí ser feliz. Acepté la realidad, acepté cada roto de mi corazón como una enseñanza que me dio la vida y seguí adelante. Me atreví a volver a sonreír, de luchar por los sueños que había dejado apartados, volví a ser esa niña que se perdió en la oscuridad de una noche fría.
Ahora todo parecía de un color... No sabría como explicarlo, es como el mejor color, el más bello, el nunca inventado, aquel que te da fuerzas, energías. No temía al nuevo día ni a la eterna felicidad. Ahora ya no despierto pensando en ti, no ya no, ya eres un recuerdo, quizás sigas latente en mi interior, no puedo negar que te tu imagen aparezca en mi mente como un flash, que quizás añore esos pequeños momentos que un día cualquiera me llegaste a regalar. Sí, pero no echo de menos tus besos, ni tus caricias, todo eso lo dejé en ese libro que cerraste con rabia. Allí quedó marchito mi amor por ti, las lágrimas quedaron plasmadas en cada hoja, las sonrisas esparcidas por cada línea que escribí con las manos que fueron cómplices de tu cuerpo. Dejé atrás todo ese cariño que invertí en ti, todas esas dedicatorias que no leíste, todas las fotos quedaron rotas por alguna calle de Montijo.
Simplemente tenía que ver que la felicidad se puede encontrar en cualquier rincón de esta ciudad, que la luna si yo quiero puede brillar en cualquier anochecer y que mi sonrisa no tiene que depender de nadie, sólo de mí.
Hoy me toca ser feliz, a mí, a esta pequeña niña que un día era capaz de dejar todo por un roce de manos. Hoy nuestra estrella se apagó. Hoy ya nada renacerá, ya no.

lunes, 6 de febrero de 2012

Gané perdiéndote

Él ha sabido esperarme en la oscuridad de mi vida, ha sabido callar y soportar mil y una tempestades que mi mundo sin querer le mandaba. Aprendió a esperar con miedo pero con mucha decisión; hacia que la inseguridad que poblaba su mente fuera desvanecida por mis besos tranquilizadores.
Supo hacer callar cada tic-tac marcado por el reloj, esos tic-tac que le marcaban la distancia entre su corazón y el mío. Silencios, penumbras, lágrimas. Aprendió a ser fuerte a mi lado, a luchar cuando de verdad se desea algo.
Él es como yo, luchó hasta el final, la única diferencia es que mi lucha, el tiempo que invertí en ella, mis años de adolescencia, las sonrisas que sólo se regalan una vez, los momentos especiales fueron todos vertidos en un gran abismo... Me derrumbaron, perdí la batalla, la guerra por la que había dado todo me venció, a mí, una pobre niña que no le quedaba ya nada... Pero sí, miré a mi lado y estaba él, mi luchador, quien siempre estuvo y estará.
De él aprendí que los sueños si pueden hacerse realidad, que merecen la pena unas lágrimas por una eternidad de sonrisas juntos.
A veces se gana, otras se pierde... Y yo, perdiéndote gané, lo gané a él.

jueves, 2 de febrero de 2012

Princesa

Princesa de todo y de nada, princesa sin corona. Princesa que sabe lo que quiere. Princesa que lucha y pierde todo lo que sueña. Princesa con miedo, inseguridad. Esa loca, extrovertida, alegre, con la mirada perdida cuando la hieren. Es ella, esa princesa que llora cuando le hace falta algo o alguien, cuando él le hace falta. Aquella que sufre en silencio y llora al compás de una canción que ya no dice nada. Princesa de todo lo que sola construyó a lo largo de años, princesa de la destrucción en un segundo del mundo. Princesa que odia, ama, guarda rencor, rabia en su interior. Princesa que pisa fuerte con los tacones, su vestido, quizás demasiado corto y un pintalabios que dice que esta noche es de ella. Princesa destrozada, hundida. Aquella que no olvida, que no perdona, que vive con ello. Princesa capaz de recordar palabras que chocan en el pecho creando un estado de ansiedad. Ella, es ella la que al anochecer no puede conciliar el sueño entre llantos. Aquella que nunca tuvo todo pero sentía que era suficiente con soñarlo. Aquella que quiso y no quisieron, aquella a la que amaron y no amó, aquella que acarició sin querer y acarició con tal deseo de que nunca finalizara ese momento. Princesa que daña, que duele a cada palabra que rompe con su boca. Princesa maliciosa que jugó a tener una corona que perdió y que alguno intentó encontrar. Es esa que no vio en aquel que la quiere todo lo que ella necesitaba y quiere a alguien que nunca le hizo falta en su vida. Aquel que si hubiera querido le hubiera dado más de lo que ella nunca imaginó pero no podía o eso quería creer ella. Una princesa que nunca fue la princesa feliz que todos deseaban. Valiente, decidida. Es ella. Capaz de sonreír y llorar a la vez. De sufrir y amar. De pelear contra la adversidad. De reír ante su sonrisa maliciosa. De hacer el amor con alguien que nunca pensó. De probar de todo y a la vez nada. De hacer locuras. Así es ella. Espontánea, a veces no piensa, otras piensa demasiado. Es la única capaz de amar sobre todas las cosas. Esa princesa que miente por amor, la que engaña. Aquella que le enseñaron que una promesa viene de la mano de una mentira. Aquella que aprendió que un "ya te llamo luego" es un "ni sueñes que te voy a llamar, pero con eso eres feliz". Es esa princesa que aprendió a callar todo lo evidente, todo lo que con el tiempo había aprendido, aquello de lo que se dio cuenta y no quería admitir. Aquella a la que le decías "no, hoy no salgo, estoy enfermo" y te veía por ahí sin quererlo. Princesa con la que jugaste al "te tengo cuando quiero". Esa que siempre sabía hacerse la tonta. La princesa que conoció a alguien que supo aceptarla y quererla con sus defectos. Esa a la que quieren por lo que es. Aquella dulce princesa que escuchó un "te quiero" sincero de unos labios que deseaban que fueran los tuyos. Esa que te dibujaba en otro cuerpo, en otras manos... Princesa que vio en los ojos de otro lo que ella sufrió por ti. Esa pequeña princesa que sintió la necesidad de abrazar como tú nunca hiciste con ella cuando le dañabas. Princesa por la que no merecía la pena llorar quizás. Princesa triste, con la sonrisa cansada. Pero ya ves, aquí sigue, fuerte, con menos miedos que nunca, con una sonrisa en el rostro, con unas amigas que saben hacerle reír como nunca, por ellas que sé que nunca le faltaran y por quien día a día le devuelve la vida, la hace sentir que si merece la pena vivir el instante. Esas personas le enseñaron que quizás tú, querido, nunca supiste valorar todo lo que podía hacer por ti, por tanto y tan poco te escribe.
Por esta princesa destronada, sin corona pero con más ganas de luchar que nunca, porque en esta guerra le has ganado, pero queda toda una vida para la revancha.
Esa princesa, esa niña que reía en cada atardecer, yo, la peque.

Aquella que no va a dejar que nada la destruya, ni siquiera tú. Aquí estoy, no lo olvides; yo no te olvido.

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl