♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

miércoles, 27 de abril de 2011

Siempre quedará


Ojalá tuvieras esa certeza de saber como me siento cada vez que te vas, cuando no apareces, cuando no sé nada de ti, cuando no te dejas ver, cuando quiero quererte y me lo impides, cuando quiero tenerte pero no vienes, cuando espero y no llegas...
Si supieras el sentimiento de ahogo que puede llegar a sentir una persona cuando tiene una ilusión por algo y de pronto se destruye, sin más, cuando todo pasa a ser nada, cuando dices "Voy" pero miro a lo lejos y no apareces, cuando te dices a sí misma "Lo sabía". Es en esos momentos cuando llegas al límite, cuando quieres tirar todo por la borda porque hay historias que no llegan a ningún lado. Hay caminos llenos de piedras que es mejor no cruzar pero siempre queda el valiente que decide aceptar la travesía, lo que no sabe es que puede acabar muy dañado. Y llegará un instante en tu vida que abras los ojos y veas en lo que te has convertido a causa de un desengaño, de una decepción, a base de tantos llantos, de desilusiones y te miras al espejo y no te encuentras, ya no ves a esa chica que estaba siempre con una sonrisa para regalarle a los demás. Te miras y simplemente ves a una chica que tiene la mirada triste, aguantando las lágrimas para no romper a llorar, que sonríe porque no le queda más remedio y que sólo le queda una ilusión, esa ilusión que mantiene viva por una mínima esperanza que no acaba de morir, intenta dejarlo atrás pero recuerda, revive, siente, sufre, se ve tan incapaz, tan débil...
Pero se da cuenta de que tiene que ser feliz, tiene que vivir, reír, pensar que lo malo siempre quedará atrás, que lo bueno es lo que perdura y que no tiene que conformarse con un "Hola", ni con un simple sms o una llamada perdida, tiene que luchar por todo, por conseguir lo máximo, que lo mínimo es lo fácil pero lo único que tiene que hacerse ver así misma es que es la misma chica valiente que decidió adentrarse en el camino, y será ella la que salga del mismo, con heridas, pero todo cicatriza, quedará marca... Pero será un recuerdo que le hará más fuerte.
Y así hice, luché hasta que mis ilusiones quedaron esparcidas por el suelo de mi piso, hasta que llegué a conformarme con tan solo un segundo a su lado, con la esperanza de simplemente verlo pasar... Me quedó tu recuerdo al final.


miércoles, 20 de abril de 2011

Soñar con un nosotros


Sólo quiero que un día vengas por detrás y me abraces fuerte por la cintura, que me gires y te mire a los ojos y de repente me beses. Y que dure por siempre... Que me agarres fuerte y que no me sueltes nunca. Y así ver pasar las agujas del reloj sin preocuparnos del tiempo. Que me comas a besos, en cualquier lugar, a cualquier hora. Quiero que me mandes un sms y me digas que me echas de menos, que tienes ganas de mí. Quiero verte. Quiero quererte y que me quieras. Busco la forma en la que entiendas que desde que tú llegaste a mi vida no existe nadie más porque eres tú el que me da la fuerza para luchar y seguir adelante. Porque te quiero, con tus defectos, con tus virtudes, te quiero por todo y por mucho más. Y quiero... quiero dormirme en tus brazos después de una noche de pasión y justamente antes de cerrar los ojos y soñar contigo que me susurres al oído "te quiero mi niña". Quiero que sea yo y no ella...
Sí, todo esto puede que sea imposible pero ¿quién dijo que no fuera bueno soñar?
Soñar, soñar contigo, con un nosotros, con un 18/06/09.

domingo, 17 de abril de 2011

Es todo y a la vez nada

Llega un momento en el que resulta tan complicado explicar lo que palabras lo que sientes por dentro, pero es esa necesidad de gritarlo al viento y no poder hacerlo que comienzas a escribir por inercia. Son estos instantes los que hacen que la vida tenga un poco de sentido. Son estos instantes por los que cada día merece la pena levantarse y luchar por ellos. Momentos que vives, disfrutas, en los que te ilusiones, te encariñas. Momentos en los que quieres, en los que odias. Momentos en los que ríes, eres feliz, eres tú. Son segundos, minutos, horas que pasan fugaces por nuestra vida pero que quedan ahí, por siempre grabados, por el simple hecho de que por ese mínimo tiempo en el que sucedió eres feliz hoy. Puedo decir que contigo viví lo mejor y son momentos que nunca podré compartir con nadie. Me enseñaste que una estrella puede convertirse en nuestra estrella, ¿recuerdas? Tú y yo, un verano perdidos en el medio de la nada, con la brisa... Recuerda por un instante. ¿Y el primer beso? ¿O la primera caricia? ¿Y nuestra primera vez? Nada ni nadie podrá reemplazar todo aquello que compartimos juntos por el mero hecho de que son instantes nuestros construidos a partir de lo que un día fue todo. Y si alguien intenta repetir un momento así, se quedará en el intento porque es imposible que alguien me haga sentir como tú sabes. Porque han pasado dos años y sigues agitando mis nervios con una simple mirada. Porque aunque pase el tiempo y siga pasando sigues siendo el primer y el último pensamiento. Porque a día de hoy aún arriesgaría todo por ti. Porque al estar contigo comprobé que nada es imposible. Porque contigo aprendí a luchar por lo que de verdad quiero. Porque cuando te vas y no vuelves siento una presión en el pecho que me ahoga, que asfixia, es echarte de menos. Y es que fuiste tú quien me regaló una estrella en una noche de verano. Fuiste tú con el que me perdí en medio de la nada. Fuiste tú quien me enseñó cada recodo de tu cuerpo. Fuiste tú el que supo darme lo que nadie me dio. Fuiste tú quien un día me dijo "te quiero". Fuiste tú quien acariciaba mi cuerpo mientras nos miraba la luna... Fuiste tú y sigues siendo la razón por la que día a día te extraño, que desearía poder tenerte entre mis brazos, despertarme con un "buenos días, princesa", pasear de tu mano sin miedo... Simplemente me encantaría que me quisieras como yo te quiero.

lunes, 11 de abril de 2011

Viene y va...

Y ves como pasa el tiempo y las cosas siguen su curso, pero no siguen un curso normal, sino que se desvían, se van pero más tarde regresan para luego volver a marcharse. Y son tantos viajes, tantas idas y tantas vueltas que tu pensamiento queda resumido a esos pequeños intervalos en los que nada sucede...
Viene y va... Y cuando se va, deseas que regrese lo más pronto posible, que en el segundo en el que tus ojos parpadeen lo vuelvas a tener mirándote a los ojos y que en esa milésima de segundo tus ojos hablen por ti y ahí se dice todo con una mirada. Puede que no lo quiera ver, que no quiera entender lo que mi mirada dicta, que quiera esconderla tras un manto de mentiras pero mis sentimientos siguen vivos y cada día que en el calendario muere te quiero más y más, y el sentimiento de esperanza puede renacer en el instante que tus labios besen mi cuello o que caigan por un precipicio tantos sueños bordados en noches de luna llena por una mera ausencia de ese algo que me hace respirar, por la falta de cariño, por la falta de él... Por no tenerte, por desearte cada día, por querer abrazarte cada segundo que marca mi reloj, por amarte en silencio, por llorar a escondidas cuando te vas para no volver, y cuando regresas todo vuelve a empezar. Simplemente es un "vamos a vernos". Es un "que guapo vas". Es un "dame un beso". Es un "no quiero irme". Es un " te echo de menos". Es un te quiero que me gustaría decirte...



miércoles, 6 de abril de 2011

Esta vez ya no

Ahora que no quiero que tu mirada se cruce con la mía, que tu pensamiento lo evado de tal forma por quererte olvidar, por ser libre de este amor que hoy siento por ti. Y deseo ser por una vez fuerte para no tener el sentimiento de añorar todos esos momentos de felicidad que viví contigo, debo de ser fuerte porque hoy me toca a mí reírme. Hoy despertaré y no imaginaré lo que estarás haciendo, no quiero saber lo que ocurre en tu vida, quiero alejarme de todo aquello que lleve tu nombre grabado, quiero echar a correr sin mirar atrás, sabré disimular lo que siento por dentro... Y todo esto sigue doliendo, aquí, en mi interior, sigue la herida quemando a fuego la piel. Quizás fui yo quien revivía la herida con cada atardecer que pasaba a tu lado o fuiste tú que con una simple palabra encantadora en el momento preciso hacías renacer la esperanza. Me eliges, me pides, te vas y no escribes, tampoco me dices adiós. Me quedo esperando de ti algún aviso, solos, yo y el reloj... Pero hoy mis ojos dicen que no lloraran, al menos, no por ti... No más.


 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl