♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

domingo, 20 de febrero de 2011

Mi gran debilidad tiene un nombre


Todo puede significar nada. Una palabra que esconde una mentira. Un beso dado sin sentimiento. Una caricia construida a base de miradas furtivas. Un amor que ya no siente calor. Su ternura que se va con el humo de su cigarro. Y todo se evapora hasta que no queda más que un tenue recuerdo que camina sigiloso por tu mente, pero que nunca desaparece, está ahí, acechando para que no olvides la única razón por la que sonreír. Miro a un lado y a otro y sólo veo un gran vacío, un cielo que ya no brilla al amanecer y unas estrellas que se esconden cada anochecer...
Simplemente es un cruce de palabras tras el que está escrito un claro mensaje, una nota que cuenta que debo irme, que es lo que debí hacer hace mucho... Y mi presencia acentúa cada vez más este dolor que no se apaga si no es con el más cálido de tus besos, esos besos que sólo tú sabes darme.
Y esta agonía que acelera mi latir y se apodera de todo mi ser me hace tan débil ante tu voz, ante tu sonrisa; tan débil que me hace caer en ese abismo abrazada a tu cuerpo... Y eres tú mi gran debilidad. Sólo tú a quien debo olvidar.



sábado, 19 de febrero de 2011

Ahora o nunca


Y darte cuenta de que cada segundo que tu reloj marca es un segundo en el que él se aleja de mí, cada vez hay más distancia entre tu latir y el mío. Ya tu mirada no busca la mía entre las demás, y yo en cambio, la busco en cada calle, tras cada esquina, en cada coche fugaz.... Y busco tanto y no encuentro nada.
Sólo quiero encontrarte sin buscarte, que me busques por inercia, porque notes que te hago falta, que necesitas de mis caricias en esta noche tibia. Y así, sin pensarlo, que me halles en el lugar de siempre; yo con mi sonrisa y tú con esa mirada que tantas veces me cautivó, aún en el intento de escapar de ti.
Sólo pensaré en un tal vez, en un quizás que tal vez no tenga lugar nunca, pero en mi alma sigue viva una tenue esperanza, una luz que me dicta que no me detenga ahora, no, ahora no, después de reír, llorar, disfrutar, ser feliz, esperar, quererte, odiarte... Después de todo lo que hemos compartido, de haber luchado cuando todos me decían que esto estaba perdido desde un principio, ahora no me puedo parar, tengo que luchar, es ahora o nunca...

lunes, 14 de febrero de 2011

Cruel realidad



Me siento extraña. Me noto rara. Tengo una sensación de vacío muy grande. Me siento vacía, me falta algo. No me gusta esta sensación. Tal vez necesite una dosis de risas, de recuerdos pasados, de sensaciones inexplicables, de... de amor. Sí, de amor. Amor. Será eso. Tal vez necesite saber que le importo tanto a alguien como para llegar a quererme. Sólo tal vez....

miércoles, 9 de febrero de 2011

Sólo a ti

En esa noche bajo las estrellas que alumbraban nuestros cuerpos y la luna nos espiaba tras su manto de cristal te di todo el amor que había estado guardando, te regalé las mil sonrisas que permanecieron en una cajita debajo de mi cama dispuestas a entregártelas cuando te volviera a ver, y fue esa noche cuando me di cuenta de que si te lo propones puedes llevarme al cielo con tan solo una sonrisa. Es que la imaginación se queda corta cuando sueño contigo, la realidad no se puede comparar con un beso imaginario, es imposible volver a vivir un momento tan mágico como aquel. ¿Quién me podría afirmar que tú y yo estaríamos cogidos de la mano por aquel lugar? Y que serías tú el que en el mismo instante después de besarme me tomaría de la mano... Ya no quiero pensar en los malos momentos que he podido pasar, ni en las mentiras que un día me llegué a creer, todo eso ya está en el pasado, hoy es hoy y quizás algo sí haya cambiado. Nada permanece, todo cambia. Mi amor por ti ha ido creciendo día a día, y sé que el tuyo no, ni sientes amor, pero cambiaste, en ocasiones para bien en otras no tanto... Pero no pido más que pasar un día a tu lado, conformarme con un beso, una caricia o tan sólo una mirada fugaz puede hacer tanto en mí que es algo impensable para los demás. Son esos pequeños detalles que hacen que siga aquí, luchando día a día para que no te olvides de mí, para que recuerdes todos esos momentos que vivimos, para que digas "esa es mi peque" porque soy tuya y de nadie más. Podré conocer mil chicos, pero de algo estoy segura, ninguno ha logrado sacarte de mi corazón por el mero hecho de que casi dos años amándote no se borran ni olvidan en dos días con otro cualquiera...


Te confieso que no quiero a otro, te quiero a ti, eres quien quiero ver cada mañana al despertar y el que por las noches me llene de besos y pasión. Eres tú y sólo tú con el que quiero pasar este 14 de febrero. No quiero nada más... Sólo te quiero a ti... Por siempre, golfo.

martes, 8 de febrero de 2011

Te quiero después de todo

Te quiero desde un 25 de mayo del 2009.
Te quiero desde el primer beso un 5 de junio 2009.
Te quiero desde que todo comenzó un 18 de junio 2009.
Te quiero aunque todo terminará.
Te quiero un 21 de septiembre de 2009 a mi lado.
Te quiero una Navidad junto a mí.
Te quiero un 14 de febrero los dos perdidos en un lugar lejano.
Te quiero un 20 de febrero de 2010 abrazo a mí, sin que nada importe.
Te quiero ver por la carretera y que tu mirada se fije en mí.
Te quiero ver de fiesta y que me dediques una sonrisa.
Te quiero el mismo día en qué terminé todo contigo.
Te quiero en todos los sms que te mando.
Te quiero desde que el sol aparece hasta que se esconde.
Te quiero aquí, en mi barrio, en los pisos, en Colón, allí, en tu casa, en tu piso. Te quiero en todos los sitios.
Te quiero cuando me besas y me agarras por la cintura.
Te quiero cuando me pongo celosa.
Te quiero a pesar de ese 9.
Te quiero a 3 metros sobre el cielo cogidos de la mano.
Te quiero cariñoso, apasionado.
Te quiero aunque desaparezcas y no sepa nada de ti.
Te quiero cuando me dices "peque".
Te quiero cuando te afirmo: ¿Te digo una mentira? TE QUIERO".
Te quiero después de dos meses sin besarte.
Te quiero cuando no me prestas atención.
Te quiero aunque estés a solo 1km de mí.
Te quiero un 8 de diciembre de 2010.
Te sigo queriendo después de ese día...
Te quiero un 5 de enero de 2011 a la orilla conmigo.
Te quiero un 17 de enero en tu habitación sin preocuparnos por nada.
Te quiero un 5 de febrero besándome en la puerta de tu casa y sintiéndome tuya en aquel parque.
Te quiero a pesar de todo lo que ha pasado...


domingo, 6 de febrero de 2011

Tú, y solamente tú.



A lo largo de estos más de 17 años que he vivido he aprendido que los mejores momentos que puedes compartir son los inesperados, esos instantes que llegan sin avisar, sin llamar, que sorprenden y hacen de ti la persona más feliz de todo el Universo. Así, así me sentí hoy al tenerte entre mis brazos... Siempre pedí tan poco y me negaron tanto. Soñé cosas prohibidas que se hicieron realidad. Compartí amor, cariño, pasión con personas que jamás hubiera creído. Lloré por aquellas que me mintieron. Ahora puedo decir que tantas circunstancias se quedan pequeñas al lado de 5 minutos a tu lado, o que esos minutos se conviertan en horas sin preocuparnos por las agujas del reloj... Esa sensación de sentir tu mano agarrada a la mía, o ese escalofrío al notar el calor de tus manos recorriendo mi cuerpo; esos besos que me llevan a otro lugar tan lejos de este mundo... Me llevan a un mundo en el que no hace falta esconderse de la gente, un mundo donde puedes ir tranquilamente por la calle sin miedo a que te critiquen ni te señalen, un mundo ideal. Quizás volví a lo pasado, a lo que dejes atrás hace ya 3 años, o quizás no, no, esto es diferente, es especial, es único, es nuestro. Esta es nuestra pequeña historia, una de esas con la que no te dormirías, si no con la que te quedarías despierto toda la noche para escucharla entera, para ver el final, pero con la distinción de que esta aún no tuvo su final.
Sé que entre tú y yo sucedieron muchos momentos tensos, desagradables que es mejor no recordar, pero compartimos miles de instantes que perdurarán por siempre en nuestras memorias y son por esos momentos por los que me siento capaz de arriesgar todo por estar junto a ti aunque sean 5 milésimas de segundo, si es contigo nada importa porque tú eres mi vida y es por ti que hoy puedo decir que soy feliz. Me haces olvidar todo aquello que un día me dañó y en un segundo me haces alcanzar el cielo con una simple sonrisa o una mirada, me resulta imposible de describir esa sensación... Y confesarte a la luz de las estrellas que tú eres lo que quiero, golfo.

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl