♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

sábado, 31 de diciembre de 2011

31 de diciembre

Sí, lo reconozco yo soy de esas que aún mantienen la esperanza de que el 31 de diciembre las 23:59 les llegue un sms de esa persona y les diga: "Quiero un 2012 contigo". Sí, soy de esas que con ese mínimo hecho sería la más feliz, aunque sé que no llegará ningún sms que diga eso, ni a las 23:59 del 31, ni a las 3:05 del 1 de enero...
Imaginar y ponerme a pensar que hubiera podido ser bonito si hubieras querido. Imaginar tantos planes que nunca llegaran a cumplirse, tantos regalos que nunca compraré para entregarte, tantos "te quiero" que nunca te podré decir mirándote a los ojos mientras se me escapa esa sonrisa de tonta, tantas reconciliaciones después de ese enfado que nunca sucederán, tantas noches en tu cama que jamás llegaran, tantas escapadas a lugares perdidos que nunca haremos...
Tanto, hubiera sido tanto que me cuesta imaginar... ¿Imaginar para qué? ¿Para darme cuenta de lo que nunca tendré? No me importa que otro me ponga el cielo a mis pies, yo, lo quiero a él, ese que es capaz de subirme al cielo en un segundo con una mirada como tan capaz de hundirme en el más profundo infierno con un silencio... Es él, no quiero a otro mejor. Quiero que sea él quien me ayude en mis peores días y que comparta esos días de verano que quedan por venir. Quiero que sea él quien me coja de la mano y me muerda el labio. Quiero que sea él que me diga "peque" porque ninguno podrá ser como él.
Simplemente porque yo me enamoré de él, con sus defectos, con sus virtudes y lo quiero así, con su sonrisa pícara, con esa mirada que consigue volverme loca una vez más, con sus manos traviesas, con sus mordiscos...
Nadie nunca podrá llegar a significar lo que tú eres para mí.
Recuerda... Dije que sería para siempre y, ¿sabes? Nunca es tarde para que juntos volvamos a contar porque yo, nunca lo dejé de hacer.


PD: 949 días desde entonces...

miércoles, 28 de diciembre de 2011

365 días atrás

Es tan sencillo como echar la vista atrás un momento.
Atrás han quedado 365 días, demasiados largos quizás o quizás no, no lo sé.
Atrás se han quedado miles de lágrimas que sin querer se han aprendido el camino desde su nacimiento hasta donde mueren, en la comisura de unos labios frágiles.
Miles de instantes fugaces que quedaran en el recuerdo, algunos por la buena sensación que dejó en nuestro ser, otros, por la amarga despedida que nos dieron.
Otras tantas equivocaciones que ahora quedan atrás, en ese camino que ya hemos recorrido.
Amistades que con el pasar del tiempo se desvanecieron, otras que en cambio se han fortalecido por el día a día.
Besos robados, dados, regalados, apasionados. Besos por el cuello, la espalda, la mano, la mejilla, la frente, la barriga. Besos tuyos, suyos.
Abrazos que faltaron en el momento adecuado.

Atrás de esta historia quedaron las mentiras que algún dá llegué a creerme, junto a esa hipocresía que está tan presente, por desgracia, en nuestra vida.
Una mano que me ayudó sin haberlo imaginado y unas cuantas que nunca lo hubieran hecho.
Dejo en este 2011 ese escondite que en tantos momentos de soledad me salvaba, esa canción que acompañaba el caer de mis lágrimas sobre la almohada.
Ese amor que nunca dejó de latir en mi corazón, pero no dejó mis ganas de seguir, de luchar por él.
Tiro al vacío aquellas personas que me han fallado y que aún así fueron cobardes frente a mí. Con ellas deshecho cada pedazo de desilusión que bordaron a causa de los desengaños y desplantes.




Pero me quedo con esas sonrisas que alegraban cada amanecer. Me quedo con el abrazo de mi hermana que tantas veces logró salvarme aún sin saberlo ella. Me quedo con mis amigas, con esas que sé que siempre estarán a mi lado. Me quedo con las ganas de verte en este 2012 a mi lado. Me quedo con esa noche estrellada que pasé junto a ti. Me quedo con las palabras exactas en el momento adecuado. Me quedo con las lágrimas de felicidad. Me quedo con esa foto que grabó ese momento tan importante. Me quedo con el sabor dulce de tus labios recorriendo mi cuerpo. Me quedo con aquello que no pudimos vivir. Me quedo con tantos sueños que no llegaron a cumplirse.

Me quedo con las nuevas ilusiones, las nuevas metas, las nuevas risas... Pero con lo que realmente quiero empezar este nuevo año es con vosotros, aquellos que siempre estuvieron a mi lado.

Dejo atrás 365 dias y un adiós.

martes, 27 de diciembre de 2011

Una sonrisa es esencial

Nunca dejes caer una lágrima por aquellas personas que no conocen el valor de tu sonrisa.


lunes, 19 de diciembre de 2011

Caminar hacia los sueños


Nunca fui de esas personas que abandonan sus sueños cuando, de repente, nada sale como esperabas. Tampoco soy de aquellas que desean lo mejor, desean el mundo a sus pies. Soy de aquellas otras, de las que saben que si quieres algo de verdad debes luchar hasta el final, que la guerra dura mucho y que por una batalla perdida no hay que rendirse.
Aprendí que si persistes en tu sueño, quizás, lo logres alcanzar. En cambio, si a mitad de camino lo dejas atrás porque crees que es imposible nunca llegarás a cumplir ningún sueño porque siempre lo verás inalcanzable por algún porqué.
Nunca me rendí ante la adversidad, no me importaron los moratones en las rodillas por las caídas sufridas, me importaba el final, la meta, mi sueño... Aquel que al empezar lo ves tan lejos y al cabo del tiempo consigues vislumbrarlo entre la multitud.
Y es que ahí está la virtud, en saber esperar, en saber en qué punto debes parar, porque no puedo negar que si algo hace demasiado daño es mejor dejarlo, pero sino hay que perseguirlo hasta atraparlo con el poder de tus sueños, ese que un día utilizaste para ponerte tus propias metas... Y viajar por ese maravilloso mundo en el que todo es posible y elegir, elegir bien tu destino, ese que un día alcanzaras.
Y al final, ves que está ahí, que lo tocas, que es tuyo y es entonces, cuando todo vuelve a empezar.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Tuyo y mío

Son 930 días los que transcurrieron por nuestras vidas después de aquella primera tarde.
Fue esa misma tarde en la que todo comenzó, una simple sonrisa, un roce de manos, dos besos, tú y yo. Y así fue, que desde aquel instante hemos vivido momentos felices, momentos que olvidar, momentos para recordar, momentos tristes, momentos apasionados, momentos de celos, momentos de querer dejarlo todo, momentos de enfados, momentos de nosotros dos.
Junto a tus brazos aprendí que la luna nos mira de reojo cuando estamos juntos. Contigo me di cuenta de que hay estrellas que brillan con más intensidad, como la nuestra. A tu lado supe lo que era el dolor de amar sin ser amado, de esperar sin agotar esperanzas. Fue contigo con quien aprendí a luchar por lo que de verdad quería y a nunca dejarme ganar.
Hoy fue uno de esos instantes en los que el tiempo estaba ágil y se fue tan rápido como vino, fue apasionado, sencillo, nuestro.
Tuyo y mío.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Y estar así, siempre, atada a ti.


Por ti sería capaz de hacer la locura más grande jamás pensada. Por ti, por estar contigo tan sólo un segundo más de mi vida. No podría explicar mediante palabras la sensación que recorre todo mi cuerpo cuando tus manos rozan tan sólo un milímetro de mi piel, sería como si una ráfaga de aire te envolviese, pero sin hacerte daño, dándote libertad, sintiendo que "alrededor" es sólo una palabra inverosímil, que ahora estás tú y sólo tú pero con una diferencia, que él también estaba conmigo.
Por un momento él me abraza, me agarra de esa forma que sólo el sabe, que me hace olvidar todo, me transmite paz, alegría. Y después están sus manos, suaves, esas que conozco a la perfección, que tantas veces las sujeté deseando no soltarlas jamás pero llega un momento que las debo dejar y es entonces cuando todo parece terminar, aunque en el fondo sé que habrá una vez más, pero siempre existe el miedo de no volver a tenerlo así, como siempre, junto a mi. Las agujas del reloj van aceleradas, o al menos eso me parece a mí, van al ritmo de sus besos, acelerados, apasionados, parece como si el reloj le marcara el ritmo a seguir, y sus manos, dueñas de mi cuerpo... Era suya y él, lo sabía.
Es así, no me importaría gastar el resto de mis días en besarte la mejilla, en acariciar tus frías manos para así darles el calor que a veces anhelan, en hacerte reír, en darte de mí lo mejor haciendo que seas feliz... Con gusto daría todo lo que tengo para que al pasar de los años, al abrir los ojos cada mañana encontrara tu sonrisa a mi lado.
Y estar así, como esta noche, siempre, atada a ti.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Las estrellas brillaban más que nunca esta noche.

Esperar. Un verbo de tan solo 7 letras que aguarda tantos significados. Esperar a alguien. Esperar algo de alguien. Esperar hasta desesperar. Esperar amando. Esperar sufriendo. Esperar llorando. Esperar años. Esperar bajo la lluvia. Esperar bajo el sol caliente de una tarde de agosto. Esperar hasta cansarte.
La espera puede ser el enemigo más cruel del tiempo porque ésta puede ser tan eterna como tú lo desees. Puedes aguardar una semana como tres años, tú solo pones el límite.
Algunas personas son incompatibles con este verbo por lo que nunca perservaran de verdad en nada, se cansarán a mitad de camino; en cambio, aquellas personas que permanezcan con sus mismos pensamientos y deseos, que sean perseverantes lograran sus objetivos, o al menos, sabrán que si fracasan dieron de sí lo mejor.
Yo esperé demasiado tiempo y a día de hoy no puedo afirmar que mis fuerzas se hayan agotado o que mis ilusiones hayan sido desvanecidas por el frío viento de noviembre. Me gustaría levantarme una mañana y ver el mundo con otros ojos, pensando en futuro, en felicidad, en ganas de superarme con cada hazaña aunque quizás esto sea demasiado para mí, ¿o será que no quiero borrar ciertos sentimientos o deseo por algo en concreto?
No puedo admitir que tenga cientos de virtudes, al contrario, creo que tengo muchos defectos, como todos los humanos pero si algo sé es esperar. Esperar un beso. Esperar una llamada. Esperar una caricia. Esperar un mensaje. Esperarte.
Y es que cuando se espera algo con tanta ilusión cuando llega el momento, eres tan feliz que nunca lo hubieras llegado a imaginar. Y llegó el momento, llegó ese mismo instante en el que las estrellas brillaban más que nunca. Ese mismo segundo en el que todo lo extraño quedó reducido a nada. Fue en esta ocasión que los pequeños inconvenientes que surgieron los dejaste al margen, haciendo que todo siguiera así, perfecto. Fue cuando tus labios chocaron con los míos que el mundo se paró de nuevo. Ese instante tan mágico, especial, ese que tan sólo conocemos cuando estamos a solas. Allí fuera hacía frío, demasiado podría afirmar sin ninguna duda, pero entre tus brazos encontré el mejor abrigo que podría buscar y en tus caricias encontré ese calor que tanto tiempo anhelé...
Fue en ti donde hallé el rumbo de mi vida. Fue en ti en quién vertí cada ilusión... Por ti, es por ti por quien quiero seguir amaneciendo cada mañana.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Amarte más allá de los sueños

Aunque hubo mil decepciones de por medio, yo si logré quererte.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Sensaciones


Sólo con unas palabras tuyas, una de esas sonrisas que consiguen quitarme hasta la respiración o con una de las miradas que me hacen perder el sentido puedo llegar a ser la persona más feliz. Siempre dijeron que la felicidad está en los pequeños detalles y yo, más que nadie, lo cumplo al pie de la letra.
Por más que busque en lugares escondidos, en los rincones perdidos de esta inquietud, en los bancos desgastados por el paso de los años, en las farolas que alumbran en las noches más tenues... Por más que busque en los espacios más recónditos nunca encontraré esa sensación que recorre todo mi cuerpo cuando estoy contigo. Son nervios, ganas, ilusiones, medias sonrisas que se convierten en una felicidad repleta de entusiasmo, emoción... Y sin querer dejas en otro plano la inocencia y dando lugar a la pasión, esa pasión a la que tantas veces nos entregamos.
¿Qué te cuente la verdad? Sinceramente la verdad siempre fue que eres tú y únicamente tú el que puede sacarme la más sincera de las sonrisas acompañada de ese brillo de los ojos, ese mismo que tuve esta noche estando contigo.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Hiciste que fuera inolvidable

El tiempo se para y es cuando todo tu mundo vuelve a tener vida. Sonríes, sonríes sin ningún porqué, bueno en realidad sabes realmente porque sonríes. Estás feliz, una sonrisa radiante en tu rostro que hacen que otros la envidien. Y de pronto, mirado al lado y estoy con él, como si el pasado solo hubiera sido un día malo. Un abrazo, una caricia, un beso... Todas las historias comienzan con un "Hola, ¿qué tal?" pero esta vez fue diferente, pusimos el contador a 0 y dejamos las preocupaciones a un lado, los miedos al otro y sólo nos quedamos con todos los segundos que nos quedan por compartir.
Ahora no había ningún reloj que me dijera "márchate", no había nada que me impidiera que estuviera a tu lado hoy, sólo deseaba que cada instante a tu lado fuera inolvidable y ¿sabes? Lo conseguí.
No quiero encontrar a alguien que sea mejor que tú, no quiero ver en nadie lo que ví en ti porque es tu sonrisa la que hace que mis ojos brillen más, porque es tu cara a milímetros de la mía lo que hace que el corazón lata tan rápido que sea imposible de contar sus latidos... Esas risas, esas bromas solo las tengo cuando te tengo de mi mano, es agarrarte y no soltarte hasta que vuelva a irme por esa puerta. Es que me cojas en brazos y ser tu peque. Es "venga, una foto" y hacer tonterías. Es encontrarte las cosquillas donde nadie te las hizo jamás y viceversa. Es acariciarme de arriba abajo y mirarte y decirte con la mirada lo que con palabras no puedo.
Es quererte un poco más...

viernes, 4 de noviembre de 2011

Aún así...


Promesas incumplidas, deseos agotados, sueños rotos, decisiones mal tomadas y caídas al vacío. Un error tras o otro. Y a veces, pienso que soy tonta, porque seguramente recaería en ti. Que eres como un vicio inconfesable, mi perdición, el causante de que mi vida se hundiera. Aún así, después de todo eso, lo peor es que te quiero.


sábado, 29 de octubre de 2011

No dejaré de quererte...

Lo malo de querer a alguien de verdad es que no puedes borrar del todo la huella que te dejó. Te quedará alguna de sus canciones preferidas; sus rincones, donde se perdía; cada uno de esos días especiales. Por mucho que te empeñes en tu mente van a quedar grabadas algunas de sus palabras, gestos y sonrisas...


jueves, 20 de octubre de 2011

Nunca tuve eso que necesitaba


Lo que realmente me duele es que en todo este tiempo nadie comprendió que yo nunca pedí demasiado que, al contrario, me conformaba con un roce de mejilla, con esa mirada que lograba revivirme...
Nunca supisteis ver lo que mi corazón sentía, de lo que sería capaz... Nunca entendisteis el porqué de mis lágrimas o porqué esa sonrisa de repente...
Lo peor, es que ni tú mismo has sabido darte cuenta de que con una mirada ya podía ser feliz, nunca te pedí más de lo que tú me pudieras dar, sólo deseaba un abrazo cuando yo lo necesitara o una sonrisa que me ayudara a no estar triste. Quise que por un momento fueras aquella persona que lograra hacerme feliz pero eso sí era pedir demasiado.
Nunca tuve nada de lo que deseaba...
Pero a pesar de todo, tampoco dejé de quererte.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Nada más...

Se que a veces no me comporto de la forma adecuada con la persona idónea, que no tengo las palabras correctas en ese preciso momento y que puede ser que no sepa dar todo lo que merece alguien. Debo reconocer que no han sabido apreciar todo lo que di o hubiera hecho por estar con alguien, que nunca supieron ver esos pequeños detalles que tuve, esos mensajes, esas sonrisas que jamás le hubiera dedicado a otra persona... Y ahora apareció esa persona que me hizo ver que yo valgo más que un simple recuerdo, que debo reír por ver cada nuevo amanecer y no llorar por todo lo que no he tenido ni tendré. Me ha enseñado que el pasado está ahí y siempre estará pero lo que de verdad importa es el presente, ese que te invita a caminar cada día. Supo darme ese cariño que nunca encontré en otros brazos, ese calor en el otoño más frío...
Hallé todo lo que siempre otorgué a otros y a la vez, perdí esa fuerza, esas ganas de luchar por algo, perdí todo por querer quedarme anclada en un ayer que no tiene ningún futuro. Nunca me rendí, tirar la toalla para mí era demasiado fácil, quería luchar, y luché, al igual que están haciendo ahora por mí; estoy viendo todo lo que cada día daba para no recibir nada a cambio, estoy viendo el dolor que eso produce, las sensaciones que causan en el exterior y yo no deseo eso a nadie. Es negarse a que una persona sufra por ti, es negarse que alguien llore cada madrugada por un desplante, por una mala palabra, por no estar cuando debió estar... Ese vacío, esa sensación de ahogo que, en ocasiones, sentimos por la falta de alguien o por el dolor que nos está causando esa persona, es un sentimiento que hay que intentar que los demás no sufran por nuestra culpa.
Y yo, intento dar lo mejor de mí, lo más que puedo dar en estos momentos. Intento dar ese abrazo que me faltó cuando más lo necesitaba. Intento besar con la misma pasión que yo deseaba. Intento decirle lo que a mi me hubiera gustado que me dijeran. Intento sonreírle con las mismas fuerzas y ganas que hubiera querido que me sonrieran. Intento quererle, como a mí me hubiera gustado que me quisieran...

lunes, 17 de octubre de 2011

Una de esas noches...


Lo he vuelto a hacer. Volví a caer en el frío de tus manos, en tu tierna sonrisa. Volví a caer en la red de tus labios. Quizás fue la luz de las estrellas que iluminaban nuestros cuerpos desnudos, o quizás fueron sus caricias las que hicieron que mi corazón latiera a 100km/h. No puedo describir esa agradable sensación, esa que sólo puede sentirse cuando estás enamorado, cuando sonríes simplemente porque lo tienes a menos de un centímetro de ti, es algo indescriptible. A tu merced, no importaba el alrededor, no había nadie más allá de tu mirada, era solamente tuya. Pasaban los minutos y deseaba que nunca terminara aquel momento, que sus manos y las mías siguieran entrelazadas siempre. Y su sonrisa, esa que hace brotar mil de ellas en mi rostro, esa que me inunda de felicidad. Ha sido una noche como aquellas que ya apenas recordaba, como cuando nos perdíamos en la oscuridad ajenos a todo. Sí, hoy fue una de esas noches. Una noche para recordar.


jueves, 6 de octubre de 2011

No es un hecho, es la realidad

Sí, quizás soy yo la culpable de que hayamos llegado a tal extremo.
Tuve yo la culpa de quererte, de elegir quererte a pesar de todo y aún hoy, seguir amándote. Fui yo la responsable de que te cansaras de mis llamadas, de mis mensajes... Sólo fui yo la culpable de todo.
Si no hubiera estado cuando tú me lo pedías, si hubiera hecho lo mismo que tú, si me hubiera mantenido al margen de todas tus palabras cuando me hablabas y me mirabas como sólo tú sabes hacerlo, sino hubiera sido tan sensible al roce de tu piel ahora mismo te habría olvidado y no estaría echándote de menos a cada segundo. Si hubiera sabido ver desde un principio que lo nuestro no duraría, si hubiera abierto los ojos cuando me decían que no me hacías bien... Si hubiera tenido el mínimo valor de alejarme, de olvidarte en el momento me hubiera ahorrado tantas lágrimas, tantos conflictos con las personas que más quería.
Aprendí que ser cobarde no es un defecto, es tener el coraje suficiente para amar contra viento y marea, para seguir luchando por lo que de verdad quieres... Y si fui cobarde de no haberme detenido a tiempo será porque imaginaba un futuro mejor, unos días menos malos a tu lado y al final lo que conseguí fue ver la vida como un reto, el reto de que asumas que como yo nadie te va a querer. No es un hecho, es la realidad, que te quiero.


lunes, 3 de octubre de 2011

Se fue con el viento...

Pensé que hoy podía ser distinto, podía ser mejor pero me equivoqué como otras tantas veces.
El cielo estaba oscuro, solo se veía la luna a lo lejos... ¿Dónde quedó nuestra estrella? Ya no la veo...


miércoles, 28 de septiembre de 2011

Gracias a él

Caigo rendida a sus pies al simple hecho de imaginar su sonrisa, cuando por un mero roce de mejilla me hace tocar el cielo. Es por su mirada por la cual quiero seguir viendo cada amanecer. Y qué decir de esa forma que tiene de hacerme sentir que soy ella, no otra cualquiera... Tiene esas maneras que hacen que pierda la razón en un instante, que enloquezca en un tic-tac de ese reloj que siempre marcó la distancia entre nosotros...
Sólo con sus caricias cada frío anochecer logra ser el más cálido de todos. Sólo por él es por quien quiero seguir ilusionándome.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Cosas que no debes olvidar

Recuerda que si alguna vez te digo "te quiero" no es por equivocación...


jueves, 22 de septiembre de 2011

Dejarse llevar suena demasiado bien


Ese día ella volvió a tener una razón por la cual sonreír, por la cual seguir luchando por sus sueños, por seguir el camino que un día se marcó.
Regresó ese sentimiento de pasión, de deseo por querer conquistar el mundo que ella quería. Era feliz por una vez. Sentía que el sol brillaba más que ayer, en sus ojos se veía reflejado la ilusión de una niña pequeña aunque ya de pequeña sólo quedaba el rastro de una sonrisa...
Ella había crecido, había dejado atrás sueños de niñez, juegos de escondite, sonrisas tímidas... Se dejó llevar por lo que el viento cada mañana le susurraba al oído. Se dejó llevar por aquello que un día se prometió así misma. Se dejo llevar por el valor que aunque a veces creía perdido, siempre estuvo con ella.
Se dejó llevar una vez más por todo lo que su corazón le decía, y es que el corazón SIEMPRE puede a la razón. Ella lo sabía.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Pequeña sonrisa

Cuando miro el calendario ahora y veo esa fecha señalada en rojo, a unos días después de tanto y tanto tiempo esperándola... Me doy cuenta de que esas ansias ya no existen, que esas ilusiones que antes tenía se esfumaron junto al humo de tu cigarro...
Tantas veces imaginé dormirme contigo, en tu pecho, abrazada a ti... Esos sueños, esas noches que nunca llegarán, están junto a tus promesas incumplidas en el último cajón de mi mesilla por si algún día decides recuperarlo todo.
PD: Mi sonrisa la dejé en una cajita rosa postrada en ese cajón. Búscala cuando eches de menos la risa de "tu peque", a ella también le gustará ver como vuelve a sonreír gracias a ti.

jueves, 15 de septiembre de 2011

No me olvides...


Ahora ya no duele nada, ya no importa lo que pase, ahora el mundo no gira sino que se balancea bruscamente de un lado hacia el otro y si tengo suerte, en uno de esos balanceos yo caeré al vacío... Pero ya empezamos a hablar de "tener suerte" algo que yo nunca tuve y ahora, la poca que creía tener se ha disipado en un segundo dejando un anhelo en el aire.
Justamente ahora cuando el destino podía cambiar hacia algo mejor, sucede... Ahora las ilusiones se han quedado totalmente rotas en trozos tan milimétricos que dudo que pueda reconstruirlas algún día. Ahora cuando sonreía con felicidad... Ahora ha tenido que darse así... Maldito destino. Yo que siempre jugué a "lo que tenga que pasar que pase, pero yo me voy a arriesgar". Arriesgué mi orgullo, mi amor propio, amistades. Arriesgué momentos inolvidables que los cambié por estar contigo, que era lo que de verdad deseaba. Y sí, perdí demasiadas batallas en tu nombre pero nunca perdí las ganas de seguir adelante, de ver todo con una sonrisa, con un halo de positividad.
Nunca perdí las esperanzas y hoy, ya no me queda nada.
- ¿Te puedo pedir un último favor?
Nunca olvides a esta pequeñaja torpe. Te quiero.

PD: Aunque no vuelva a saber donde estás, que tal estás, si eres feliz, si estás con alguien, deseo que tengas todo aquello que no tuviste conmigo y que ojalá, seas muy feliz.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Perdonadme por quererlo demasiado


Nunca nadie comprenderá que si estoy con él la luna es más llena, que las estrellas brillan más que en cada otra madrugada, que sus besos son más dulces si son apasionados. Nunca comprenderán que me perderé entre sus sábanas cada vez que el destino me lo permita, que sus caricias son las cuáles me dan vida. Nunca comprenderán que es su voz la que creo escuchar en las noches más frías mientras imagino que si él estuviera junto a mi no necesitaría nada más.
Ojalá entendieran que son sus manos las que siempre me dibujaban en madrugadas eternas. Simplemente gracias a él mi sonrisa es más viva si noto su aliento en mi cuello, es por él sólo por quien mi corazón consigue alcanzar las 300 pulsaciones por minuto. Perdonadme si pierdo la cordura al ritmo de esta pasión.
Es por él, sólo por él...
- Lo siento si a veces olvido que hay un mundo después de él...
- Lo siento si lo quiero como nadie jamás lo querrá.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Perderme contigo en la luz de la oscuridad


Las mejores noches son aquellas en las que el tiempo pasa y no te das cuenta porque estás con esa persona que te hace perder la cordura en una milésima de segundo. El tic-tac del reloj suena pero es ajeno a todo aquello que sucede en el salón. Allí estábamos, una madrugada más, los dos solos, como otras tantas veces pero esta vez era distinto... En ese instante más que nunca no quería irme de entre tus brazos, sentía que el mundo podía girar las veces que quisiera pero yo te tenía conmigo. Me perdía contigo a cada minuto en la luz de la oscuridad, ante una tenue luz de un televisor que no decía nada más que unas cuantas imágenes a las que no prestaba atención.
Simplemente esta niña pequeña no cambia el sabor de tus besos, el tacto de tus manos, el sonido de tu risa, esa mirada pícara... No cambio cada uno de tus detalles por nada, porque tú eres lo mejor que podría tener.
- Siempre fue el roce de tu piel el que me hizo perder todo menos mi sonrisa.

lunes, 5 de septiembre de 2011

No sabes cuánto me duele, golfo

Duele no poder decir que esa sensación que me recorre cada parte de mi cuerpo al besar tus labios la puedo sentir en otras bocas. Duele saber que nunca podré dar lo que te di a ti. Duele darme cuenta de que quizás el dolor de todo este tiempo lo esté exteriorizando con aquellas personas que de verdad me quieren. Duele ver que a veces esperar no sirve de nada. Duele abrir los ojos cada mañana y pensar que hoy será peor que ayer, que hoy tú tampoco vendrás. Duele verte pasar y que ni siquiera gires la cara para verme. Duele tenerte sin tenerte. Duele cada beso que nos damos al despedirnos, duele porque quizás ese beso sea el último. Duele el paso de las agujas del reloj, ese tic-tac hace daño porque cada segundo que pasa es un tiempo perdido sin ti. Duele ver que por las noches la luna no brilla como en esas madrugadas que me abrazabas. Duele no poder querer a otro porque te quiero demasiado. Duele no poder ver nuestras fotos por miedo a llorar o reír de felicidad al recordar. Duele el mismo recuerdo de tu risa. Duele buscar a alguien idéntico a ti, con todo lo malo y lo bueno que tienes. Duele buscar sin encontrar. Duele refugiarme en unos labios para no pensarte, y aún así es cuando más te tengo presente. Duele querer que seas el único que acaricie mi piel. Duele tantas llamadas sin contestar. Duelen las noches en vela pensando en lo que puso haber sido y no fue. Duele saber que te vas. Duele ver como el final cada vez parece acechar cada paso que doy. Duele soñar con que vengas por detrás y me abraces, me gire y me beses. Duele que ignores que al único que deseo ver entre mis brazos al despertar es a ti, a tus ojos, esos que miran con descaro. Duele necesitarte.
Duele querer rozar cada centímetro de tu piel y que en ese momento tú no estés. Duele.


miércoles, 31 de agosto de 2011

Un pasado para recordar

Ojalá cuando pase el tiempo y me vuelvas a ver pienses que, quizás, sí valió la pena haber vivido todo esto...


domingo, 28 de agosto de 2011

Quizás no queda nada


Ojalá algún día cuando te pares a pensar me eches de menos.
Que al recordar añores una locura a media noche conmigo o un beso de esos que nunca se olvidan... Aunque tú quizás, olvidaste todo...


martes, 23 de agosto de 2011

No es un adiós, es un hasta luego.


Quizás los cambios que suceden a lo largo de la vida sirvan para hacernos madurar, pensar de otra forma, cambiar nuestra manera de actuar... Por eso deberíamos ver los cambios de forma positiva como una nueva oportunidad para ti.
Aunque el día a día no sea igual que antes, aunque eche de menos ciertos aspectos el reloj no parará a esperarte. Así que decidí seguir el camino, queda aún mucho por vivir, mucho que ver, muchos lugares que visitar, tantas risas, tantas lágrimas que no merecerán la pena... Queda tantísimo. El problema es que a veces nos quedamos estancados mirando fijamente a un detalle que se ha grabado en nuestra mente, y el problema de los recuerdos es perpertuarlos más tiempo del que debemos porque podemos acostumbrarnos a algo que hace tiempo murió, a besos que se quedaron en una esquina perdidos... A caricias que ya no nos pertenecen.
Quiero ser capaz de ver ese camino que lleva a algún lugar, si fuera capaz de adentrarme en el sendero, de cambiar de rumbo, de sonreír sin mirar atrás, de guardar bajo llave esos momentos que fueron mi felicidad, pero no es tan sencillo como cerrar un simple libro de Federico Moccia. Aunque ya no vea esos ojos, aunque no me deslumbre tu sonrisa, aunque no pueda besar tus labios, ni acariciarte, te seguiré queriendo, aún sin verte... Dicen que la distancia y el tiempo es el olvido, nunca supe si era cierto, pero me queda poco para descubrirlo. Llegarán otras personas a nuestras vidas, sólo espero que cuando encuentres a esa chica seas feliz como yo deseaba que lo hubieras sido conmigo, pero no todos sentimos lo mismo, no elegimos a quien amar.
Por último, como siempre te pedí, te recuerdo que no me olvides, que aquí tienes a una amiga que te quiere, te quiso y te querrá mucho. Y si alguna vez te sientes solo revive esos momentos nuestros en los que nos perdíamos, recuérdalos y sonríe tal y como yo estoy haciendo ahora al recordar, porque esos instantes fueron mi felicidad que me regalaste.
Te quiero, golfo.

sábado, 20 de agosto de 2011

Como pasa el tiempo

Es difícil despertar cada día y ver que nada es como antes, duele ver que las personas cambiaron de tal forma que ya no parecen las mismas, y mientras tanto estás tú ahí, encima de tu cama medio deshecha, con lágrimas en los ojos, el rímel quitado, sin maquillar, despeinada... Te miras en el espejo con las lágrimas recorriendo tu cada resquicio de tus mejillas y te preguntas dónde quedó aquella niña que reía por cada mínima tontería. Te miras y te preguntas que sucedió para llevarte a estar así, triste, sin ánimos, irascible, afligida, llorona... Te sientes como si tu vida se fuera apagando cada segundo que corre el reloj que miras fijamente en la mesilla, con deseo que se parara, que no diera más vueltas esas manecillas que hacen que cada vez estés peor, y hace que no quieras salir de casa, que te gustaría aferrarte a tu almohada y estar así tranquila sin nadie que te molestara, ni que te preguntará que qué te pasa porque eso haría tener que inventarte una buena excusa... Nadie entiende como me siento. Nadie comprendo esto que tengo en mis adentros. Nadie sabe que intento ser valiente y más fuerte pero de pronto me derrumbo y todo ganado lo pierdo, sí, esa es mi vida: me dedico a ganar para después perderlo...
Quisiera poder ser fuerte siempre, mirar a la vida, a mi presente y a mi futuro con otros ojos, con más esperanza, con más ganas de vivir, pero últimamente cada día que veo salir el sol mis ánimos caen al suelo cada vez más hondo y ya casi no alcanzo a ver en las noches esas estrellas... Mis lágrimas ya no me dejan...



martes, 16 de agosto de 2011

Lo quiero a ÉL.

Yo quiero uno de esos que nadie recomienda. Quiero a un chico que me coja de la mano por la calle. Quiero alguien que me mire a los ojos y me haga reír. Quiero aquel que me encuentre las cosquillas en la parte más rara de mi cuerpo. Quiero que me haga soñar con tan sólo una palabra. Quiero a aquel que sea capaz de llevarme más allá de tres metros sobre el cielo. Quiero a quien me enamore apenas cruzar una mirada. Quiero a alguien que me bese de tal forma que se parara el mundo. Quiero a ese chico que me llene de pasión en mis noches más solitarias. Quiero a aquel que me abrace cuando lo piden mis lágrimas. Quiero que me mande un mensaje diciéndome: Te echo de menos. Quiero a alguien que me quiera tal y como soy. Quiero a ese niño que me empuja a conseguir mis sueños. A ese que no me mienta, que me sea sincero, y que si me miente, sea para no hacerme daño. Quiero unos momentos mágicos donde no exista nada más que su cuerpo y el mío. Quiero al chico que no me deje terminar ver una película porque nos hayamos perdido por la mitad. Quiero a ese que cuando le pregunten los amigos con quién está diga: Con ELLA. Quiero al niño que me abrace por detrás y juntos veamos atardecer. Quiero a alguien que perdone mis errores. Quiero a ese chico que se de cuenta de cuando estoy mal, a aquel que me entienda sin hablar. Quiero a aquél que ponga el coche a 200km/h. Quiero a ese que se de cuenta de lo que haría por su amor. Quiero que plasmemos nuestros mejores momentos en fotografías: graciosas, bonitas... Miles... Para que cuando no lo tenga a mi lado poder observarlas y recordar todo lo vivido. Quiero a aquel que no me abandone, que luche por lo nuestro.
Simplemente, lo quiero a él... ¿Qué importa que no llame, que no responda, que no me quiera? ¿Qué importa que no esté cuando mi corazón lo pide a gritos? ¿Qué importa que esto sea secreto? ¿Qué importa que él y yo no tengamos nada más allá? Yo nunca dejé de jugar ¿y tú? Aún queda mucho por vivir, sólo si tú quieres.
Aprendí que el amor no es amor si en el fondo no duele, y yo me acostumbré a vivir con ese dolor, esa impotencia golpeando mi puerta...


sábado, 13 de agosto de 2011

Una noche inesperada


Hay días en los que quizás no tienes ningún plan, nada que hacer, te asomas por tu ventana y ves a la gente caminando, corriendo, saltando, riendo, siendo felices y tú te miras al espejo y te ves despeinada, aburrida, pensando que estás desperdiciando tu vida entre cuatro paredes. En cambios, hay otros días en los que las 24 horas que lo componen se te hacen cortas y necesitas más porque no hay tiempo real para el cuál llevar a cabo tantos propósitos. Puedes malgastar días y días planeando algo concreto y cuando llega ese momento, algo cambia, ahora nada es lo acordado y te encuentras en el lugar menos pensado, con la persona más deseada y dejando a un lado todo aquello que pudiera molestar.
Simplemente los mejores momentos son esos que nunca imaginaste. Son esos besos en un portal desconocido. Son las caricias perdidas en un sofá sin dueño. Es una bebida sin acabar. Son dos bocas buscándose. Son esas manos furtivas que buscan más allá de la piel. Son miradas que dicen todo. Son sonrisas fogosas. Son las manecillas de un reloj que corren a cada paso. Es la ropa esparcida por un salón que hasta ahora era desconocido. Es un televisor al que ya no miras. Es un cigarro compartido en un segundo. Son los 30ª que hacen fuera de esas cuatro paredes.
Es la pasión que sin haberlo pensado ocupó nuestros cuerpos. Son así los mejores momentos que podremos compartir: los inesperados, pero a la vez tan esperados.

Esta noche aprendí que pasamos toda la vida comprando ropa sin saber que los mejores momentos se viven sin ella...

jueves, 11 de agosto de 2011

Yo nunca dejé de contar...

Por una vez deja de lado todo y mírame como lo hacías antes. Mírame a los ojos y dime qué ves. Sigo siendo aquella niña pequeña, aquella que tenía una mirada inocente, una sonrisa que sólo tú sabías hacerla nacer. ¿Recuerdas cuando todo era perfecto? Fueron momentos inolvidables y ahora, cada día que pasa, es como un día que pierdo sin ti, son besos que resto. Me alejo, te alejas, siento que te pierdes en el camino, que los restos que quedaban del cariño se van deshaciendo al paso de las agujas del reloj. Contigo pasé un verano, un otoño, un invierno, una primavera... Y llegaba otra vez el calor, pero no fue como el anterior verano... Y mucho menos este, todo en esta vida cambia, las personas cambian y junto a ella miles de sentimientos. Quizás tuviste miedo de verme como una mujer y no una niña o quizás necesitabas algo más que unas caricias.
Te di todo y más, por ti dejé las cosas que más quería en mi vida de lado, dejé todo por lo que sentía en mi interior, porque mi corazón empezó a latir más fuerte que nunca al tenerte a mi lado.
Pero ahora, ahora los latidos son entrecortados, la intensidad disminuyó hasta tal punto que es intangible ese latido que me salvaba cada despertar soñando con verte a mi lado. Y yo sigo aquí escribiendo como el primer día pero con más ganas, con más amor porque te quiero sin medida... Si supieras el dolor que puedo sentir en el momento que necesitaría unas palabras, un beso, una caricia tuya, ese algo que me tranquilizara y dijera "Tranquila, estoy aquí", no te pido una historia de amor de película, tampoco te pido que me quieras como te quiero, te pido que estés ahí cuando un día necesite de tu cariño, ese que sólo tú me puedes dar; porque sin saberlo eres la causa de mi llanto...
Permíteme confesarte que te quiero como nunca nadie te querrá porque si me lo pidieras haría hasta lo imposible por tener una oportunidad... Sólo una.
- Yo nunca dejé de contar...


viernes, 5 de agosto de 2011

Sigo siendo esa niña...

El mundo está tan loco que se acabará destruyendo así mismo. Las personas ya no son como era antes, se perdieron toda clase de valores en esta sociedad. Ya no se quiere, ahora sólo se utiliza a la gente. La amistad quedó trasladada a un segundo plano, habiendo así solo amistades por conveniencias. En cambio, yo sigo siendo yo, sigo pensando que quererte es lo mejor que me pudo pasar. Sigo sintiendo los nervios cuando te tengo a un metro de mí, aún más cuando rozas mi piel. Sigo besándote en las noches más calurosas. Ahora que mi alrededor cambió puedo ver la vida de otra forma y puedo decir que no me rindo aunque todo vaya en mi contra, que si necesito de tus besos, algún día los tendré, no importa que no sea en el preciso instante que lo necesite, pero lo tendré tarde o temprano. Sólo con oír tu voz al otro lado del teléfono me saca una sonrisa de la boca, simplemente porque eres tú...
Y yo sigo siendo la misma quinceañera que conociste, aquella pequeña niña que se enamoró perdidamente de ti y que aún hoy, sigue enamorada.


miércoles, 3 de agosto de 2011

Lo demás me sobra



Será lo que nadie quiere en su vida, será aquello que no te recomiendan, será la mentira más grande que jamás te hayas encontrado, será el pecado imperdonable, será el más terrible dolor de cabeza, será la locura de tu mente en las noches más frías, será la ausencia de besos y caricias, será la soledad arropada entre sábanas de algodón, será la canción más triste interpretada por aquel solitario hombre, será mil lágrimas derramadas, será el abismo de sentimientos en un corazón, será el puñal, aquel que te clava y sangras hasta morir, será la mirada que te mata... Podrá ser lo que nunca quisieras para los demás, será aquello que te dicen que te alejes, será ese pecado que nunca debes cometer pero para mí es mucho más.
Es esa caricia que llega y me salva. Es ese abrazo inesperado que me hace tocar el cielo. Es el beso de sus labios el que me despierta de cada pesadilla. Es ese roce de manos que agita cada latido de mi corazón. Es su mirada la única capaz de reenamorarme en cada encuentro. Es sentir que lo puedes querer más y más cada día que pasa en este calendario que va a contratiempo. Es fundirnos en uno sólo y sentir que si el mundo acabara en ese mismo instante, no me importaría porque estaría contigo, con la persona que hace de mis días los mejores. Eres el único que con unas simples palabras rotas por tus labios puede hacerme la niña más feliz o en cambio, romperme en mil pedazos. Si quisieras daría cada latir de mi ser, cada suspiro, cada silencio, todo, daría todo por compartir cada segundo contigo, por compartir tantos y tantos momentos que sueño, y sé que no sucederán, pero en mis sueños estás ahí, a mi lado, puedo sentir tu respiración exhausta en mi cuello mientras tus manos recorren mi cuerpo. Puedo sentirte junto a mí, porque si es a tu lado, lo demás me sobra.
800 días desde aquel primer momento...
Quiero seguir contando, ¿y tú?

lunes, 1 de agosto de 2011

Si tú quisieras...

Podríamos ser todo y nada a la vez. Podríamos ser más y mejor. Podríamos ser un día cualquiera lleno de sorpresas. Podríamos ser un barco de papel que no se hunde en el mar. Podríamos ser una moneda de dos caras que siempre diga que nada va a salirnos mal. Podríamos ser verano en pleno invierno. Podriamos ser un beso de los que calan en los huesos. Podríamos ser muchas noches sin dormir. Podríamos ser un juego de uno jugado por dos. Podríamos ser miradas que se clavan. O palabras que se escriben solas en tu espalda. Podríamos ser un corazón dibujado con tu dedo en mi pecho. O una sábana blanca repleta de pétalos. Rojos, como mis labios en tu cuello. Podríamos ser norte, sur, este, y oeste. Podríamos ser cualquier cosa que sueñes conmigo. Podríamos ser caricias que recorren caminos sin ningún final. O una canción por terminar. Podríamos ser una historia de ciencia ficción, comedia, terror, amor. Podríamos ser fuego sin quemarnos. Podríamos ser silencios llenos de te quieros. Podríamos ser el mejor día de nuestra vida. Podríamos ser vértigo en lo alto de la Torre Eiffel o tu risa rodeándome para que desaparezca el miedo. Podríamos ser uno, y olvidarnos del dos. Podríamos hacer la guerra para después hacer el amor. Podríamos ser tantas cosas, como kilómetros tiene nuestra imaginación. Podríamos ser las ganas que nunca faltan. Podríamos ser hasta lo inimaginable, si tú quisieras.


viernes, 29 de julio de 2011

Cerrar ese baúl y no abrirlo más


Quienes me conocieron de verdad sabrán que nunca fue una cualidad mía el saber olvidar. No soy capaz de borrar y de empezar de nuevo una vida dejando todo aquello atrás que me marcó, con sonrisas y con lágrimas. Si pudiera despertar mañana y ver el nuevo día con otros ojos, con más ilusión, sin miedo ni temores, con esperanzas para seguir con más fuerza.
En el baúl de los recuerdos hay tantas fotos viejas, tantos sueños incumplidos, tantas metas que nunca llegaron a ser, tantas sonrisas de complicidad que quedaron perdidas en el viento, tantas miradas atrevidas convertidas en miradas ajenas que no dicen nada... Decían todo y ahora, casi no queda nada.
En el baúl de los recuerdos quedaron tardes convertidas en anocheceres a la luz de una luna, quedaron besos fundidos en pura pasión junto a cada caricia que conseguía derretir hasta el más cruel hielo. Todos son recuerdos, recuerdos tatuados a fuego en mi piel...
A veces, al abrir ese baúl vuelven a renacer todas esas esperanzas, ilusiones, tantos sueños que quedaron en el ayer... Y miro por la ventana el día de hoy y siento que todo cambió, que el cantar de los pájaros en la mañana ya no suena con la misma sensualidad que antes, es más frío, más distante; que la luz de la mañana ya no es un resplandor que hace que tu día lo vivas con fuerza y energía, ahora sólo te transmite pesadez, calma. Mi alrededor se transformó en un lugar inhabitable, sin sentimiento...
Recuerdo nuestra última despedida, en ella te llevaste todo lo que quedaba de mí, no queda nada... Nada de mí.

miércoles, 27 de julio de 2011

Noche mágica


Y así, entre besos y caricias me convertí en prisionera de tu deseo...


24-07-11

lunes, 25 de julio de 2011

En algún lugar: tú y yo

Cuando parece que nada puede ir peor, llegas tú con tus palabras, tu sonrisas y me alegras de tal manera que no me importa nada más que tú.Llegas y me agarras pareciendo que nunca va a acabar ese momento. Miles de sensaciones haces que recorran mi cuerpo solo con sentir el tibio aliento de tu boca sobre mi piel. Y así, te cojo de la mano y comenzamos a caminar, y llegamos a algún lugar en quién sabe donde, y no hay nada, sólo un cielo que anuncia que pronto anochecerá, agua, agua corriendo sobre las piedras como si fuera un pequeño arroyo, una libélula que incita mis nervios... Y lo más importante, tú y yo. Deseaba que me besaras, que me besaras sin parar, y así fue, un beso, dos, hasta mil, ¿mil? No, mucho más, millones de besos en aquel lugar. Te deseaba. Deseaba tenerte. Besarte. Acariciarte. Quería hacer que tu sonrisa fuera imborrable de ese rostro. Sabes que me gusta captar los momentos y si estás tú conmigo aún más, una fotografía quedó nítida en la pantalla de mi cámara, y te plasmé en un flash, en un segundo, tú y yo, para cuando no pudiera tenerte mirarla y recordar nuestro momento, ese instante único.
Pasaban las horas, el sol se escondía entre los árboles dejándose ver miles de estrellas que fueron testigos de tu cuerpo y el mío. Las manos se entrelazaban, la ropa esparcida por todos sitios. Subía la tensión, la temperatura aumentaba cada vez que tu cuerpo y el mío estaban tan cerca, tu piel contra mi piel, mi cuello repleto de besos, todo tan perfecto... Y simplemente sucedió aquello, pero será un secreto.
Así estaría siempre contigo, atada a ti...
Y como si fuera Cenicienta, la noche acabó y tuve que regresar a casa, y allí, ya no estabas tú...


miércoles, 20 de julio de 2011

Quiero volver a ser tuya

No quiero tener que imaginar que ese día fue nuestro último momento. No quiero tener que pensar que no volveré a probar el dulce sabor de tus labios. No quiero que te olvides que fui yo la que te quiso por encima de cualquier imposición. No quiero tener que empezar un nuevo día sin ti. No quiero refugiarme en otros labios a falta de los tuyos. No quiero borrarte de mi recuerdos. No quiero que regales a otras las caricias con las que se nos pasaban los días y las noches. No quiero... No quiero perderte, golfo.

martes, 19 de julio de 2011

Si te vas, no te vayas


Ese sentimiento de perder todo lo que te importa, un sentimiento de ahogo, de nostalgia. Sientes que todo se viene abajo, que todo lo que de verdad querías se va, se pierde en el tiempo...
Todo por lo que luché, tantas noches llorando, tantas tardes esperándote, quedaron tantos recuerdos que no podré olvidarte. Tu perfume sigue prisionero cautivo en mi piel después de tantos meses, de estos años que compartimos. No, no quiero dejar ahora esos besos, caricias, no quiero dejar la felicidad que lograbas darme con apenas una sonrisa. Miro por la ventana y solo veo coches veloces que van sin rumbo, así me siento yo, sin rumbo si no vas de mi mano.
Recuérdame como tu niña, tu peque. la que siempre tenía verguenza, la que se moría por verte 5 minutos al día, la que te llamaba y te llamaba, la que no le importaba pasarse 1h y media hablando por teléfono si era contigo. La que simplemente te quería como nadie. Si te vas... Dime como volver a encontrarte.
Sigue vivo en mí aquel 26.05.09 como tan inolvidable 18.06.09.
Dije para siempre golfo, y será PARA SIEMPRE.

domingo, 17 de julio de 2011

Quizás no te debí amar

Quizás se piense que siempre estaré ahí, a su lado, para cuando le apetezca tenerme pero me di cuenta de que no será así eternamente. Todo en esta vida se acaba, y la paciencia y el amor también. Puedo esperar todo el tiempo que me diga si me lo pidiera, podría estar a su lado más allá de todos los tiempos pero ninguna de las dos opciones elegirá. Y yo estoy agotando el poco tiempo que me queda a su lado, que las agujas de nuestro tiempo están cansadas de girar y de girar y cada vez se debilitan más. No le veo, ya no le veo, y lo busco en cada calle, cada esquina, cada lugar que visito y nunca está él. Puede haber mil personas pero no veo esos ojos por los que sonreír...
Será demasiado tarde para decir esto pero es ahora cuando de verdad pienso que nuestro último día ya lo vivimos, que ya no habrá más... Adiós a nuestros encuentros a escondidas, adiós a nuestros besos furtivos, adiós a nuestras miradas, adiós a cada llamada. Allí a lo lejos se ve todo lo que hemos compartido y me imagino todo lo que habríamos podido ser y no fuimos, imaginar, todo este tiempo se resumió a eso, a imaginar instantes, promesas, caricias, que nunca sucedieron. Palabras que se quedaban en eso, en palabras nunca se hacían realidad, y yo lo sabía pero aún así creía que se convertiría en verdad.
No niego que durante estos dos años he sido una cobarde porque no te dije lo que sentía, esa rabia, dolor, cuando decías que vendrías y no venías, y yo esperaba y esperaba y nunca llegabas, y siento que nunca olvidaré todos esos momentos y no te guardo rencor, simplemente los dos nos equivocamos en empezar esta aventura. Siempre me dijeron que tuviera cuidado al elegir con quien empezar un nuevo camino y creí que sería él quien me besara cuando se lo pidiera; quien me abrazara cuando me hiciera falta; quien me dijera "te quiero" para apreciar que alguien me tenía afecto...
Fui yo la culpable de todo, fui yo quien esperaba más de lo que me podía dar y a la vez sabía que lo que podía tener de él eran momentos esporádicos de felicidad a su lado...
Yo lo sabía, juro que lo sabía...

Dulce error.


Y si me he equivocado contigo, quiero equivocarme otras mil veces más...


lunes, 11 de julio de 2011

A contrarreloj


Y con el pasar de los días voy dándome cuenta de que quizás lo nuestro nunca tuvo que seguir más allá de unos cuantos besos en algún lugar escondido del pueblo. Pero dejamos que fuera mucho más lejos, dejamos al tiempo actuar por si solo y hoy... Sólo espero de ti un beso furtivo en cualquier esquina. Lo peor de todo esto que siento es que me da rabia mirar a la luna porque fue testigo de tantos momentos: besos en la noche, caricias en un atardecer, el sonido de tu voz a través de cualquier teléfono, sentirte mío, abrazarte tan fuerte que sintiera el latir de tu corazón, jugar en el agua, desnudarte al son de alguna canción. La luna fue testigo de amarte más y más...
Mis esperanzas nunca murieron, y aún siguen ahí. Es extraño que una persona que no te trata como quisieras, de la que nunca recibes esa muestra de aprecio, de cariño, te haga seguir luchando por mantenerte a su lado de alguna forma. Y es el miedo, es el temor a no poder volverte a ver, de no besar tus labios más lo que me hace vivir a contrarreloj... Es esa pesadilla que nunca quisiéramos que nos sucediera. Te confieso que cada despedida es tan efímera. Me despido como si en ella me fuera la vida, como si fuera el último beso, el último abrazo, la última vez que volviera a ver tu sonrisa dedicada a mí, esos ojos...
Puede que este no sea el cuento con el que soñé. Puede ser que los príncipes no existan y tú no seas el príncipe perfecto, pero todo eso no importa porque te quiero, te quiero como nunca llegué a querer a nadie y nunca se me dieron bien las matemáticas pero cada fecha, cada día lo tengo grabado a fuego en mi piel, porque son 771 días desde que te conocí y porque un beso tuyo no se olvida tan fácil.
Y a ti, a ti no te olvido por nada del mundo, golfo.
Porque eres tú y no hay otro.

lunes, 4 de julio de 2011

Me equivoqué al amar...


Nunca pensé que una ilusión, un sueño, quemaría tanto por dentro hasta tal extremo de hacerte daño a ti misma sin querer. Si hubiera previsto lo que ocurriría habría podido echar a correr tan lejos donde no me alcanzara nada pero no fue así... Me mantuve en el medio, jugando, divirtiéndome a la vez que lloraba, estuve luchando y de nada sirvió. Mentí a quien de verdad me quería, engañé a mi corazón a base de migajas de ilusiones que iba dejando en mí. Deseé a aquel que me hacía daño, rechacé al que me entregaba el cielo envuelto en sonrisas verdaderas. Creí alejarme de quien no quería por miedo a que sufriera, me negaba que sintiera la mitad del dolor que sentí cada vez que me despreciaba.
Pero sí, me equivoqué. Besé sus labios, cada vez lo deseaba más, lo quería tantísimo que no me daba cuenta que a medida que pasaba el tiempo se hacía mas difícil el trayecto, que a cada paso era una herida nueva que se intentaba curar con besos y caricias algún día perdido.
Contigo aprendí que puede acabarse el mundo en un segundo y no darme cuenta de ello por el hecho de estar perdida en el resquicio de tus labios. Contigo un día de lluvia puede convertirse en el más bello si juntos vemos caer la lluvia sobre los cristales empañados.
Y así pasaban las hojas del calendario, enredándome entre sábanas que hacían que un segundo fuera eterno, a la vez que me escondía del mundo para no caer en el error de ser suya de aquel que sí me quería...

martes, 28 de junio de 2011

Mi felicidad eres TÚ


Felicidad. La palabra felicidad es tan abstracta pero a la vez tan llena de significado.
La felicidad para mí es una sonrisa a 20 metros de mí. Es verte y que me sonrías a lo lejos. Felicidad es que abras la puerta y estés ahí. Felicidad es cuando me agarras por la cintura acercándome a ti. Felicidad es que me beses sin esperarlo. Felicidad es cogerte de las manos pensando que quizás pronto te vuelva a tener. Felicidad es mirar mi móvil y encontrarme con una llamada o un sms tuyo. Felicidad son mil noches a tu lado. Felicidad es no dejar de contar los días que hemos pasado juntos.
Felicidad es ver tantas fotos de los momentos mágicos que compartimos. Felicidad es tener esperanzas cada día por verte. Felicidad es sentir que eres mío por un momento. Felicidad es notar como tus manos acarician mi cuerpo. Felicidad es perdernos en medio de la nada sin pensar en nada más. Felicidad es jugar en el agua hasta cansarnos. Felicidad es que te busque y te encuentre. Felicidad es cuando con tus tibias manos desnudas mi cuerpo. Felicidad es quererte cada día un poco más.
Felicidad es tu nombre en mis labios. Felicidad es perderme contigo entre las sábanas. Felicidad es cuando oigo tu voz a través de mi móvil. Felicidad es que me beses una y otra vez. Felicidad cuando me acuerdo de ti y se escapa una sonrisa de mi boca. Felicidad es que me cambies por tus amigos. Felicidad es que me necesites de vez en cuando. Felicidad es que pienses en mí, aunque sea por error.
Felicidad... Mi felicidad se resume a ti, golfo.

lunes, 27 de junio de 2011

Hasta que el tiempo nos lo permita...



Siempre vuelve y me sorprende. Vuelve cuando pienso que ya no lo volveré a tener frente a mi con esa sonrisa que me enamora. Vuelve y me besa como en una de esas películas que terminan felices. Vuelve y parece que todo es perfecto, que entre él y yo no hubiera ningún problema. Simplemente hace único cada momento que vivimos, y sí, con él viví mucho más de lo que hubiera soñado.
Porque no es otro, es ÉL quien me enseñó que un instante puede ser eterno. Fue ÉL quien me enseñó que podemos tocar el cielo. Fue ÉL quien me enseñó lo que es querer. Fue ÉL quien me enseñó mil y un lugares prohibidos. Con él y siempre será con él con quien querré compartir los mejores momentos.
Aunque vengan más chicos a mi vida, aunque me pierda en otros labios, entre las sábanas de otro cuarto, en cada beso te buscaré y desearé que fueras tú el que acaricia mi cuerpo. Porque debes saber que nadie logró hacerme sentir la mitad de lo que tú conseguiste, porque me siento incapaz de mirar con los ojos que te miro a cualquier otro...
Contigo iría a cualquier lugar perdido. Contigo estaré a tres metros sobre el cielo. Contigo el tiempo pasa rápido y sin ti pasa tan lento. Contigo haces que todo alrededor no exista. Contigo la inocencia la dejo perdida en algún lugar de tu casa.
Soñar, dicen que los sueños no se hacen realidad pero yo cada instante que vivo contigo es mucho más de lo que podría soñar. Si pudiera pedir un deseo, pediría que a cada anochecer te tuviera a mi lado en la cama y que al amanecer siguieras ahí... Es que no existe nadie más que tú. Es a ti al que espero ver en cualquier lugar, es a ti a quien busco que esté conectado, es a ti con quien deseo hablar... Sí, sólo a ti. Y seguiré contando hasta que el tiempo me lo permita...

sábado, 25 de junio de 2011

El sueño de una noche de verano: TÚ

Una llamada. Una sonrisa a lo lejos. Una caricia a la que se sucede otra. Ese lugar. El cielo lleno de estrellas. Un beso, y otro más. Perdí la cuenta de los roces entre tus labios y los míos. Manos que se entrelazan. Respiración entrecortada. Coches que pasan veloces ajenos a aquel momento. Un abrazo milimétrico. Miradas que dicen más de lo que deberían. Juegos que nunca llegaron a terminar. Besos que se escapan al compás del tiempo. Un flash que captura un momento. Tú y yo, perdidos en algún lugar.

Aprender que a veces los deseos de la Noche de San Juan pueden hacerse realidad.
- El sueño de una noche de verano, contigo.


domingo, 19 de junio de 2011

El roce de tu piel

Será un secreto que tus labios y los míos se volvieron a encontrar una fría noche de junio... A veces los imposibles, se convierten en improbables, pero la improbabilidad es tan inexacta que se puede lograr a convertir en probable, y de pronto, sucedió. Estábamos allí como si nada hubiera pasado, como si los últimos días solo hubieran sido un mal sueño del que despertáramos.
Parecía mentira que tus manos estuvieran acariciando de nuevo mi piel, que el roce de tus labios con los míos no podía ser más real; y ahí estábamos aprovechando cada minuto como si fuera el último.

sábado, 18 de junio de 2011

18.06.09

Hoy podría decir que es un día más, una hoja del calendario que se queda atrás pero no puedo decirlo. Hoy es ese día que tú y yo elegimos hace dos años. Es ese día que podríamos compartir aún. Es un 18 de junio. Fue un 18 de junio del 2009 que nunca olvidaré porque si nada hubiera cambiado hoy tendríamos algo que celebrar. En cambio, yo sigo aquí, recordando ese día, tus palabras frente a las mías, ese beso, esa caricia, esa tarde que vivimos perdidos en algún lugar. Sé que tú y yo no estaremos nunca juntos pero me gusta revivir momentos que me hicieron felices, y este día es para recordar, sin ti, pero te siento a mi lado.
Todo empezó como un juego, quizás siga siendo un juego en el que te toca mover ficha a ti ahora, pero para mí es un sentimiento, algo por lo que luchar, un sueño, es la razón por despertarme cada mañana, es mantener viva esa esperanza que te da fuerzas de seguir adelante, de no rendirme... Y si conocieran la historia dirían que son 730 días perdidos, desperdiciados, malgastados. 730 días en los que mi vida cambió, en los que aprendí a amar a pesar de no ser amada. Aprendí a esperar, a soportar mil cosas, a ser celosa sin querer. Aprendí a guardar mis sentimientos, aún sabiéndolos tú. Me di cuenta que cuando se quiere de verdad nada importa y que si de verdad lo deseas luchas hasta el final, porque si caes, te levantas y te curas la herida y así mil veces. Porque el amor no es amor si en el fondo no duele...
18.06.09. Te quise...
Y hoy, 18.06.11 te quiero. Contigo o sin ti.

jueves, 16 de junio de 2011

Sigo a tu lado...


Ahora que todo parece terminar. Ahora que quizás este cuento llegó a su fin. Ahora que nada es claro quizás sea el momento de decirte lo que siempre callé. Si estuve a tu lado durante todo este tiempo fue porque cuando estaba contigo no existía nada más a mi alrededor, eras tú y solamente tú. Siempre fuiste tú a la persona que quería ver, con quien deseaba hablar... Fuiste y serás tú a quien de verdad quiero. ¿Qué importa lo que piensen? A mí nunca me importó "el que dirán" yo no decidí quererte, lo que si decidí fue afrontar las consecuencias de este hecho y hoy aquí estoy intentando que nada cambie entre tú y yo, que tu mirada y la mía se crucen y se digan mil cosas y no que se esquiven. Quiero seguir rozando tus labios... Siendo tuya.
Ahora no pienso rendirme, después de tantas llamadas, besos, abrazos, esperas, conversaciones, lágrimas, desengaños, mentiras, sueños, verdades, ilusiones, decepciones, por todas esas infinitas ganas de estar a tu lado al menos un segundo, no pienso rendirme, no ahora. Y si te giras aquí me ves, aún sigo a tu lado, esperándote por si decides volver.
- Eres tú quien decide si seguimos contando.

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl