♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

viernes, 31 de diciembre de 2010

En este año...

Ahora que todo termina pero algo nuevo vuelve a empezar. Ahora que todo lo malo y lo bueno se va a quedar en un recuerdo. Este año en el que tanto reí, pero a la vez también derramé muchas lágrimas; me ha dado tiempo de ilusionarme de nuevo y volver a desilusionarme en un minuto, a falta de una palabra, de una caricia, de una mirada... He podido estar enamorada, he querido y sigo queriendo. He podido ver como él no me quería como yo. Me di cuenta de mil verdades que trataban de ocultarme, pero a la vez me di cuenta de otras mil mentiras que me decían para no herirme. He besado a quien amaba, pero también a quienes no he amado. He mirado con dulzura, con amor, con odio, con celos. Mentí para no hacer sufrir, oculté mis sentimientos para que no se alejara. Intenté olvidar pero no lo he conseguido. Intenté verte con otros ojos, intenté odiarte y lo único que he logrado es quererte cada día más. Conocí a nuevos amigos. Estuve con ellas. Fui decepcionada por amistades que creía sinceras. Estuvo presenta la hipocresía en el día a día. Me sacaron una sonrisa en mis peores momentos y yo ayudé a que siempre fueran felices. En este año tuve miedo, inseguridad, rabia, dolor, me sentí sola... A la vez, me sentía arropada por aquellas personas que en ningún momento me abandonaron. Pretendí ser la dueña de tus pensamientos, y lo que conseguí fue alejarme poco a poco de ti. Aprendí que la distancia no es motivo de perder una amistad, la distancia es el motivo por el cuál una amistad se hace más fuerte día a día. Aprendí que los pequeños detalles forman una parte importante en mi vida. Aprendí a quererte aun sin verte. Me acostumbré a no escuchar tu voz. Me acostumbré a esperar. Vi hacer un sueño realidad, a que los versos se pueden plasmar en un papel que existirán por siempre. Llegué tarde a mil sitios, hasta tu corazón. Me enseñaron que el tiempo no es amigo de los sentimientos. Aprendí que si me caigo podré levantarme y si no, tendré a esas personas que están a mi lado cada día. Intenté hacer comprender a mis amigas que los sentimientos no los controla la razón. Escuché canciones que hablaban de él. Lloré cuando terminé con todo. Me mentí a mi misma haciéndome creer que ya no lo quería. Tuve el suficiente valor de decirle mirando a los ojos que no lo volvería a ver y fui tan cobarde de arrepentirme y volver a sus brazos una y otra vez. Engañé a esas personas que sólo quieren lo mejor para mí... Y mil veces cerré los ojos ante lo evidente, pero hoy pido que en este nuevo año que entra, todo cambie, quiero ser fuerte, poder mirarle a los ojos y no sentir dolor por dentro, quiero que esas personas que me mintieron sean valientes de sincerarse conmigo, quiero que por una vez la suerte esté a mi lado... Sólo quiero unos ratitos de felicidad en los que él no esté presente.
Este 2011 voy a pensar un poco en mí.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Hoy...


Llega un momento en el que no entiendes nada, que todo está confuso; no sabes que camino escoger, a quien regalarle una mirada o un beso... Y es entonces cuando no haces más que pensar y pensar, y sin querer una lágrima resbala por tu mejilla sin saber porqué. Crees que tal vez sea de rabia, de impotencia, pero claro, sólo es lo que tú crees.
La verdad es que me resulta imposible el hecho de poder olvidar cada una de tus caricias, o esos momentos que compartimos, momentos que se han ido reduciendo a no quedar apenas ninguno. Y sabes, que si por mi fuera estaría en todo momento contigo porque te has convertido en lo más vital de mi vida, en las ganas de despertar cada día con una mínima esperanza de hablar contigo, de verte aunque sea un segundo a cien metros de mí... o aunque sea recibir una llamada perdida tuya, y es que cuando se quiere de verdad te llegas a conformar con tan poco; pero no me importa, no me importa que me des poco si se que te volveré a ver otro día, dentro de un mes o de los que quieras.
Y duele, duele ver como soy incapaz de olvidar todo, de olvidarte a ti, a tus besos, tus abrazos, tus tonterías... De olvidar cada instante que pudimos compartir. Sigo buscándote en otros labios, en otras manos, pero nadie logró hacerme sentir como tú. Sólo tú tienes el poder de sacarme mi mejor sonrisa, de hacerme reír por cualquier tontería. Sólo contigo puedo estar a tres metros sobre el cielo, siempre serás tú, aunque conozca a mil chicos, aunque puedan ser aparentemente mejor que tú no llegaran a ser realmente nada para mí porque intento encontrar en otro lo que un día me regalaste tú, y por mucho que busque no hallo ni la milésima parte de ti... Sé que algún día todo esto serán meros recuerdos, pero hoy, hoy eres lo que más quiero...

lunes, 20 de diciembre de 2010

Felicidad...

Será que el tiempo va pasando tan rápido sin que te des cuenta. Será que ya no importa que sea lunes o sábado, se ha convertido en un día más que gastar. Llega un momento en el cual lo que pase, lo que pasará o lo que nunca pasará deja de importarte porque sabes que pase lo que pase las cosas no saldrán como tú quieres, que siempre habrá quien destruya tus sueños...
Y es ahí cuando ya no crees en nada. Es en ese instante en el que recuerdas todas aquellas personas que pasaron por tu vida y te hicieron daño, esas hipócritas amistades, amores que nunca llegaron a serlo, mentiras al borde de un abismo que te hacen perder la calma, sueños que nunca llegaron a cumplirse. Todos estos desengaños que recuerdas hacen de ti una persona desconfiada, insegura, que le da miedo el mundo, que ya ha dejado de creer... Y tal vez, me de por pensar en lo negativo, en aquello que nunca deseamos para nosotros, y quiero que me pase a mi, porque ya no importa nada, ¿qué más da lo que me pase? Ya nada importa...
Un día te da por pensar en las personas de tu alrededor, en todo lo que tienen, en lo que tú nunca tendrás... Y ves que son felices, que su única preocupación es que nada en sus vidas cambie, todo es perfecto. Y no, no soy envidiosa, ni egoísta, sólo quiero lo que me merezco, o no, sólo quiero una mínima parte de lo que he conseguido ganarme a partir de todos estos años, todo aquello que el tiempo me ha ido arrebatando hasta dejarme sin nada a lo que aferrarme. Entonces en momentos como este te das cuenta que las amigas de verdad se cuentan con menos de una mano, que los amores de verdad no existe ni existirán, que las mentiras construyen el día a día de las personas, que si abres los ojos puedes ver más allá de una falsa sonrisa de alguien, que una mirada, un beso, una caricia puede estar construida a partir de engaños que a veces, sin más, te crees, ¿por qué? Aún no encontré una verdadera respuesta a esta pregunta pero sin embargo, creo que será porque tenemos miedo a sufrir más, y es simplemente que una mentira te puede hacer feliz aún sabiendo que nada es real...

martes, 14 de diciembre de 2010

...

No, esta vida no es la que imaginé tener cuando era niña, no imaginaba que cada día terminaría entre lágrimas. No imaginé que tus amigas te traicionarían y lo negarían. Nunca pude pensar en el dolor que podría causar tan sólo una espina en el corazón... Ese dolor que cada vez se hace más grande hasta quedarte sin fuerzas, sólo ante este mundo que nadie pudo ver en sus más nítidos sueños. ¿Y esto es lo que quiero? Yo quiero despertar con una sonrisa, poder pensar que yo soy la que estoy aquí, que soy yo la que debe vivir mi vida no nadie, que solo TÚ puedes saber lo que quieres y como lo quieres, y sobretodo... saber que NADIE es más dueño de tu vida que tú.
Porque el pasar de los años te va haciendo madurar aunque sea poco pero vas aprendiendo, te vas convirtiendo en una persona con más fuerza pero a la vez con más crueldad, y todo porque la vida te ha hecho daño, tú pediste tan poco y no te daba nada más que las sobras... Y yo sólo pedía un momento de felicidad, esa felicidad que sólo la vida sabía como concedérmela, y cada vez me la quitaba más, cada minuto que pasaba me iba robando un trocito de mi sonrisa, de mi vitalidad... Ahora cambié de deseo, no, no quiero ser feliz, no quiero todo aquello que una vez le pedí a la vida que me concediera, ahora sólo deseo que me devuelva la felicidad que antes de todo... tenía...


sábado, 11 de diciembre de 2010

Riesgo


Será que en este cuento que me tocó vivir el color rosa se evaporó al pasar de los años. Será que nunca hubo una eterna sonrisa en mi cara, que las ilusiones por ser mayor y vivir y ser feliz se quedaron en eso, en ilusiones atrás, cuando aún creía en los finales felices...
Ya no es la sencillez de abrir los ojos, mirar al cielo y pensar que mañana todo estará olvidado, será un nuevo amanecer. La vida se complica y con ello todo, ya no es pensar en el mañana, es pensar en las consecuencias que tus actos tendrán el día de mañana, en las horas de llanto que malgastarás abrazada a una almohada, o si tienes suerte, gastaras esas horas en reir, en ser feliz....
Y de nuevo me tocó perder esta partida en la que sólo jugaban dos, era una apuesta de alto riesgo...


 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl