♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

sábado, 27 de noviembre de 2010

Tú, siempre fuiste tú

Un día más en el que vuelvo a escribir, un día más que la razón de mis pensamientos eres, único y exclusivamente, tú. Tu, el que un día me prometió mil primaveras eternas. Tú, con el que soñaba jugar entre la arena. Tú, el que vestiste de mil colores mis inviernos. Tú, la causa de mi eterna sonrisa, tú.
¿Te das cuenta? Siempre fuiste tú el que puso colo a mis alegrías, esa persona que logró pintar en mi rostro una felicidad radiante que cierto día me arrebataron, y ahora me arrebataste tú al irte. Duele pensar que ya no eres para mí, que no volveré a tenerte como aquel verano, ni podré decir que estoy "A tres metros sobre el cielo", ese cielo que un día cualquiera logramos alcanzar. Después de todos los besos, caricias perdidas, abrazos prometidos, promesas incumplidas, noches de pasión, tardes sedientas de amor... Llamadas, mensajes, sonrisas, lágrimas, encuentros inesperados, esperas agotadoras, sol, lluvia, frío, calor, tensión... Dudas, seguridad, verdades, mentiras, un guiño, un "cógeme de la mano", un "abrázame que tengo frío"... Fue todo y tal vez era nada...
Pensaré que valió la pena luchar por mi amor hacia ti, pensaré en todo lo que compartimos y en la felicidad que eso me dio; porque ahora lo único que me quedan son recuerdos...


lunes, 22 de noviembre de 2010

Duele...


Nunca podré encontrar a nadie como tú. Llevo intentando reemplazarte más de un año, llevo buscando alguien que pueda darme lo que tú me das y no... No hay nadie como tú. Porque yo te quiero a ti, quiero a tus tonterías, a tus besos, a tu impuntualidad, a tus enfados, a tus desplantes. Te quiero a ti, a tus abrazos,a tus dulces palabras, a nuestras fotos, a tus mordiscos, a tus mentiras. Te quiero a ti, con tus defectos, porque eres tú el que me enseñó que podía ser feliz, que podía estar a tres metros sobre el cielo. Me enseñaste que puedo ilusionarme en un segundo, pero también puedo ahogarme en un mar de lágrimas si te alejas, si siento que no eres mío , si sé que estás siendo de otra... Y siento que me muero cuando pienso que estarás con ella, que nunca llegaré a ser esa chica a la que deseas, que siempre seré una niña, alguien con quien reír, divertirse... Pero nada más, sí, como un juego, eso es... No quiero ser injusta, sólo realista. Yo te quiero a ti, por todo lo que hemos vivido, por tantas promesas, por tantos sueños, por todo y me duele no ser capaz de ver en otros lo que tú un día me regalaste, intento reemplazarte con otros besos, con caricias de otras manos, pero siempre llego al mismo lugar,a ese lugar en el que tantas veces estuvimos, y allí estamos tú y yo, no otro... Sólo tú. Duele, duele mucho ver que soy incapaz de no ver más allá de otros abrazos que no sean los tuyos, duele que cada vez que me besen tu imagen aparezca sin querer por mi mente y deseo que seas tú quien estuviera rozando mis labios en esos instantes. Pero más duele abrir los ojos y encontrarte con otro, otro que no seas tú, y sin querer me sumergo... Sin pensar, quizás sea mejor así, no pensarte, lo que no sabes es que cada letra que acabo de escribir es porque estaba pensando en ti.



jueves, 18 de noviembre de 2010

Realidad


Y si es por mí lo voy a intentar, voy a intentar dejar de ver lo malo, de ver el pasado que un día me regalaste. Dejaré de recordar esas tardes a la orilla de un sol que quemaba nuestras espaldas, esas noches a la luz de una luna que nos miraba de reojo tras las estrellas que alumbraban nuestros cuerpos desnudos. Dejaré de ver en ti a ese chico que consiguió arrebatarme mi sonrisa, a ese chico que me enamoró y me ilusionó, y aún hoy lo sigue haciendo. Pararé de ver una tras otra foto de tantos y tantos momentos que llegamos a compartir. Debo dejarlo todo, y hoy, lo tengo que hacer por mí. Nada es para siempre, yo no estaré para siempre ni tú tampoco. Aunque la verdad llevo estando a tu lado más de 517 días, pero fue a partir de un 18 de junio dónde verdaderamente todo comenzó, donde tú y yo éramos algo más que amigos, dónde al mirarte veía más allá que una simple mirada. Pero ahora me doy cuenta de que cada vez te alejas más, y cuando intento pasar página vuelves sin decir nada, y yo... A tu lado, siempre a tu merced apenas sin que te des cuenta. Y ya no quiero esto, yo te quiero a ti y te quiero solo para mi, no quiero compartirte con otras, no quiero que otras escuchen las palabras que un día iban dirigidas a mí, no quiero que las seduzcas como lo hiciste conmigo. Sólo con imaginar que tus labios recorren sus cuerpos... No... Ya no... Olvidar, olvidar, olvidar es lo que haré, y si vuelves, y si me sonríes intentaré no caer, intentaré ser la chica fuerte que nunca fui.
Basta de hacerme daño a mi misma creyendo que cierto día serás sólo mío, o creyendo que tengo una mínima esperanza de verte al cruzar cada esquina... Pero antes de irme quiero confesarte algo, te buscaré en cada boca que bese, en cada te quiero que diga... Porque en esos besos, en esos te quieros irá tu esencia. No me olvides.


domingo, 14 de noviembre de 2010

La verdad...


Y no puedo negar que sigues estando dentro de mí, que tus caricias permanecen grabadas a fuego en mi piel, que tus palabras suenan una y otra vez en mi cabeza... Y la verdad, por más que quiera engañarme de que no te quiero, que te he olvidado y que no te necesito, es mentira, sigo queriéndote como el primer día que te besé, me es imposible olvidar a alguien con quien compartí tanto y quien me hizo tan feliz, y te necesito por el mero hecho de que tú eres mi vida. Quizás lo mejor sea dejar todo esto atrás, me lo planteé tantísimas veces, una tuve el valor de decírtelo pero la cobardía de arrepentirme por ello, de darme cuenta de que sin ti, sin saber que no te volveré a ver, no soy yo... Y hoy, hoy sentí la misma cobardía, la impotencia de pensar una acción y hacer otra, la impotencia de pensar "Ya no te necesito" y verte a mi lado y decirme a mí misma "Te echo tanto de menos... ¿Por qué no vuelves como antes?"
Ojalá tuviera la fuerza de voluntad de la que carezco para olvidar, para arrancar los recuerdos que me amarran a ti, para romper las cadenas por las cuáles sigo queriéndote, para simplemente... Empezar algo que no tenga que ver contigo, para ver en otro lo que ví en ti, para dejar de buscar en los labios de otras personas la esencia de tus besos, para ver que como tú no hay dos aunque me recorra el mundo no encontraré a alguien que consiga hacerme la mitad de feliz que me hiciste tú en tan poco tiempo. ¿Mi error? Tuve tantos... Quizás mi mayor error fue amarte demasiado, o creer que esto tendría algún futuro. ¿Lo realmente extraño? Que a día de hoy no me arrepiento de nada de lo que un día vivimos, y sí, sí me lo pidieras volvería atrás a revivir todo, o mejor, a vivir nuevas experiencias. ¿Y si te confieso que recuerdo cada uno de los momentos que compartimos? ¿Sabes por qué? Porque eres capaz de hacer cada momento especial y único, cada uno es diferente al anterior, no sé como lo haces, pero fueron esas pequeñas cosas las que me enamoraron, las que construyeron en mí un mundo de ilusiones, las que hicieron brotar en mí lo que hoy por tí siento... Pero sin duda, mi mayor error hoy, fue buscar en otros a tu persona, querer reemplazarte por otro, y no, no puedo, no necesito a otro que sea como tú, necesito a uno mejor que me haga olvidarte, ¿pero en realidad es lo que quiero? ¿Olvidarte? Olvidarme del tacto de tus manos, del color de tus ojos, de tu media sonrisa, de tus tonterías, de tus abrazos, de tus besos... No... En realidad solamente te quiero a ti, y lo que hago es engañarme tratando de olvidarte buscándote en otros labios.


jueves, 4 de noviembre de 2010

Y ahora...

¿Y qué se supone que debo hacer cuando he perdido todo? Cuándo lo único que me queda son recuerdos, meras palabras vagabundeando por mi mente, besos con sabor a atardeceres, imágenes de papel con las que sólo puedo volver a reconstruir ese momento una y otra vez, pero nunca más volver a vivirlo con esa intensidad. Cuándo nada es lo que te queda, cuando todo es pasado, cuando te das cuenta de que nada volverá a suceder, cuando ves con claridad que ahora es el momento de ser fuerte, de luchar por la vida, por volver a sonreír. Eras lo que daba sentido a cada uno de los latidos de mi corazón, sólo por ti hubiera dado mi vida por estar junto a ti, y es que tú siempre fuiste la razón de mi sonrisa en la mañana, en cada atardecer que vimos a la orilla de una luna que vio consumir lo poco que quedaba.
Y no puedo evitar ver como el paso del tiempo te ha ido alejando y volviendo a mi, un vaivén, y ahora... ahora te vas sin regreso, veo que estás tan lejos de mi que ya ni alcanzo a ver tu silueta en la sombra de un acerado. Hace tanto que al pasear no sonrío al pasar por esos sitios que tantos recuerdos me traen... Meses, meses derramé lágrimas por ver que todo iba mal, que nada mejoraba, y si mejoraba era tal minoría que quizás me hacía entristecer más, pero no me sirve de nada derramar lágrimas por algo que no puedo recuperar. Aprendí que las estrellas al final se apagan, y esto hace mucho que se apagó y cerré mi corazón ante esos sentimientos contrarios a mí, cerré mi mente ante tal evidencia, y ahora, tan sólo me queda olvidar, cerrar este libro que quizás nunca tuvo que abrirse, olvidar... Olvidarte.




 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl