♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

lunes, 29 de marzo de 2010

Siempre y cuando te lo merezcas


Recuerdo aquel día que por primera vez me cogiste de la mano, y lo recuerdo con nostalgia porque no sientes lo mismo ahora, porque todo cambió: cambiaste tú, pero también cambié yo. Tú ya no eres ese chico del que un día me enamoré, y yo ya no soy aquella niña inocente que un día conociste. Y es que en verdad, el tiempo pasa para todos y va quemando todo lo que encuentra a su paso. Pasan los días, los meses, cada día se hace más largo, más extraño, vamos madurando, dándonos cuenta de cosas que antes eran insignificantes, vamos perdiendo la ingenuidad con la que un día crecimos, vamos abriendo los ojos al mundo, pero también caemos y tenemos la fuerza necesaria para volver a levantarnos y la valentía de afrontar el presente sin temor de volver a fallar. Para ganar hay que jugar, y para jugar primero tenemos que arriesgar. Una cosa importante es que no debes arriesgar más de la cuenta, sólo en la justa medida, hazte valer, que no se crean que tienen poder sobre ti. Tú eres la reina de ese lugar, eres la princesa que un día soñaste y no hace falta que nadie te lo diga, tú lo sabes, es tu vida, tú eres la que cada día decide que hacer, que quieres ponerte, con quien quieres salir, qué quieres hacer, no dejes que nunca nadie te manipule, no te dejes convencer, sé tu misma. Quiero estar piel con piel para que nunca te vayas, y continuar nuestra historia, encontrarte en mi presente. No puedo negar que sentí que el mundo se paró el mismo día que decidiste separar nuestros caminos, y si una hora es nuestra, no dejes que nada ni nadie lo estropee, es nuestro pequeño momento, no pido nada más, solo pido que nuestro tiempo sea por siempre nuestro, que nada del alrededor importe, porque lo que en realidad me importa eres tú. En estos instantes puedo decir que te amé con ese amor que sólo puede amar una niña, y si me pides una estrella te traigo un espejo porque no hay cosa más bonita en todo el firmamento que tu reflejo. Quizás me equivoqué, quizás me ilusioné, quiz,as mi error fue quererte, pero si me detengo a pensar en todo lo que hemos vivido, no me arrepiento de ni un solo segundo a tu lado y es que en tan sólo un segundo fui feliz, y ¿sabes por qué? Porque te tenía junto a mí.
Ama, ama de verdad, da todo y más, pero siempre que se lo merezca. Espera, espera el tiempo necesario, siempre que él vaya a venir a ti. Acaríciale con todo tu cariño, dile las cosas más bonitas que nunca haya imaginado, agárrate a él como si fuera la última vez, o mejor bésale con la misma pasión de aquel primer beso, con la misma ilusión del primer día, con la euforia de un niño en una fiesta, como la niña que un día fui junto a ti.

0 Sueños por cumplir:

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl