♥ ѕєgυι∂σяєѕ ♥

viernes, 31 de diciembre de 2010

En este año...

Ahora que todo termina pero algo nuevo vuelve a empezar. Ahora que todo lo malo y lo bueno se va a quedar en un recuerdo. Este año en el que tanto reí, pero a la vez también derramé muchas lágrimas; me ha dado tiempo de ilusionarme de nuevo y volver a desilusionarme en un minuto, a falta de una palabra, de una caricia, de una mirada... He podido estar enamorada, he querido y sigo queriendo. He podido ver como él no me quería como yo. Me di cuenta de mil verdades que trataban de ocultarme, pero a la vez me di cuenta de otras mil mentiras que me decían para no herirme. He besado a quien amaba, pero también a quienes no he amado. He mirado con dulzura, con amor, con odio, con celos. Mentí para no hacer sufrir, oculté mis sentimientos para que no se alejara. Intenté olvidar pero no lo he conseguido. Intenté verte con otros ojos, intenté odiarte y lo único que he logrado es quererte cada día más. Conocí a nuevos amigos. Estuve con ellas. Fui decepcionada por amistades que creía sinceras. Estuvo presenta la hipocresía en el día a día. Me sacaron una sonrisa en mis peores momentos y yo ayudé a que siempre fueran felices. En este año tuve miedo, inseguridad, rabia, dolor, me sentí sola... A la vez, me sentía arropada por aquellas personas que en ningún momento me abandonaron. Pretendí ser la dueña de tus pensamientos, y lo que conseguí fue alejarme poco a poco de ti. Aprendí que la distancia no es motivo de perder una amistad, la distancia es el motivo por el cuál una amistad se hace más fuerte día a día. Aprendí que los pequeños detalles forman una parte importante en mi vida. Aprendí a quererte aun sin verte. Me acostumbré a no escuchar tu voz. Me acostumbré a esperar. Vi hacer un sueño realidad, a que los versos se pueden plasmar en un papel que existirán por siempre. Llegué tarde a mil sitios, hasta tu corazón. Me enseñaron que el tiempo no es amigo de los sentimientos. Aprendí que si me caigo podré levantarme y si no, tendré a esas personas que están a mi lado cada día. Intenté hacer comprender a mis amigas que los sentimientos no los controla la razón. Escuché canciones que hablaban de él. Lloré cuando terminé con todo. Me mentí a mi misma haciéndome creer que ya no lo quería. Tuve el suficiente valor de decirle mirando a los ojos que no lo volvería a ver y fui tan cobarde de arrepentirme y volver a sus brazos una y otra vez. Engañé a esas personas que sólo quieren lo mejor para mí... Y mil veces cerré los ojos ante lo evidente, pero hoy pido que en este nuevo año que entra, todo cambie, quiero ser fuerte, poder mirarle a los ojos y no sentir dolor por dentro, quiero que esas personas que me mintieron sean valientes de sincerarse conmigo, quiero que por una vez la suerte esté a mi lado... Sólo quiero unos ratitos de felicidad en los que él no esté presente.
Este 2011 voy a pensar un poco en mí.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Hoy...


Llega un momento en el que no entiendes nada, que todo está confuso; no sabes que camino escoger, a quien regalarle una mirada o un beso... Y es entonces cuando no haces más que pensar y pensar, y sin querer una lágrima resbala por tu mejilla sin saber porqué. Crees que tal vez sea de rabia, de impotencia, pero claro, sólo es lo que tú crees.
La verdad es que me resulta imposible el hecho de poder olvidar cada una de tus caricias, o esos momentos que compartimos, momentos que se han ido reduciendo a no quedar apenas ninguno. Y sabes, que si por mi fuera estaría en todo momento contigo porque te has convertido en lo más vital de mi vida, en las ganas de despertar cada día con una mínima esperanza de hablar contigo, de verte aunque sea un segundo a cien metros de mí... o aunque sea recibir una llamada perdida tuya, y es que cuando se quiere de verdad te llegas a conformar con tan poco; pero no me importa, no me importa que me des poco si se que te volveré a ver otro día, dentro de un mes o de los que quieras.
Y duele, duele ver como soy incapaz de olvidar todo, de olvidarte a ti, a tus besos, tus abrazos, tus tonterías... De olvidar cada instante que pudimos compartir. Sigo buscándote en otros labios, en otras manos, pero nadie logró hacerme sentir como tú. Sólo tú tienes el poder de sacarme mi mejor sonrisa, de hacerme reír por cualquier tontería. Sólo contigo puedo estar a tres metros sobre el cielo, siempre serás tú, aunque conozca a mil chicos, aunque puedan ser aparentemente mejor que tú no llegaran a ser realmente nada para mí porque intento encontrar en otro lo que un día me regalaste tú, y por mucho que busque no hallo ni la milésima parte de ti... Sé que algún día todo esto serán meros recuerdos, pero hoy, hoy eres lo que más quiero...

lunes, 20 de diciembre de 2010

Felicidad...

Será que el tiempo va pasando tan rápido sin que te des cuenta. Será que ya no importa que sea lunes o sábado, se ha convertido en un día más que gastar. Llega un momento en el cual lo que pase, lo que pasará o lo que nunca pasará deja de importarte porque sabes que pase lo que pase las cosas no saldrán como tú quieres, que siempre habrá quien destruya tus sueños...
Y es ahí cuando ya no crees en nada. Es en ese instante en el que recuerdas todas aquellas personas que pasaron por tu vida y te hicieron daño, esas hipócritas amistades, amores que nunca llegaron a serlo, mentiras al borde de un abismo que te hacen perder la calma, sueños que nunca llegaron a cumplirse. Todos estos desengaños que recuerdas hacen de ti una persona desconfiada, insegura, que le da miedo el mundo, que ya ha dejado de creer... Y tal vez, me de por pensar en lo negativo, en aquello que nunca deseamos para nosotros, y quiero que me pase a mi, porque ya no importa nada, ¿qué más da lo que me pase? Ya nada importa...
Un día te da por pensar en las personas de tu alrededor, en todo lo que tienen, en lo que tú nunca tendrás... Y ves que son felices, que su única preocupación es que nada en sus vidas cambie, todo es perfecto. Y no, no soy envidiosa, ni egoísta, sólo quiero lo que me merezco, o no, sólo quiero una mínima parte de lo que he conseguido ganarme a partir de todos estos años, todo aquello que el tiempo me ha ido arrebatando hasta dejarme sin nada a lo que aferrarme. Entonces en momentos como este te das cuenta que las amigas de verdad se cuentan con menos de una mano, que los amores de verdad no existe ni existirán, que las mentiras construyen el día a día de las personas, que si abres los ojos puedes ver más allá de una falsa sonrisa de alguien, que una mirada, un beso, una caricia puede estar construida a partir de engaños que a veces, sin más, te crees, ¿por qué? Aún no encontré una verdadera respuesta a esta pregunta pero sin embargo, creo que será porque tenemos miedo a sufrir más, y es simplemente que una mentira te puede hacer feliz aún sabiendo que nada es real...

martes, 14 de diciembre de 2010

...

No, esta vida no es la que imaginé tener cuando era niña, no imaginaba que cada día terminaría entre lágrimas. No imaginé que tus amigas te traicionarían y lo negarían. Nunca pude pensar en el dolor que podría causar tan sólo una espina en el corazón... Ese dolor que cada vez se hace más grande hasta quedarte sin fuerzas, sólo ante este mundo que nadie pudo ver en sus más nítidos sueños. ¿Y esto es lo que quiero? Yo quiero despertar con una sonrisa, poder pensar que yo soy la que estoy aquí, que soy yo la que debe vivir mi vida no nadie, que solo TÚ puedes saber lo que quieres y como lo quieres, y sobretodo... saber que NADIE es más dueño de tu vida que tú.
Porque el pasar de los años te va haciendo madurar aunque sea poco pero vas aprendiendo, te vas convirtiendo en una persona con más fuerza pero a la vez con más crueldad, y todo porque la vida te ha hecho daño, tú pediste tan poco y no te daba nada más que las sobras... Y yo sólo pedía un momento de felicidad, esa felicidad que sólo la vida sabía como concedérmela, y cada vez me la quitaba más, cada minuto que pasaba me iba robando un trocito de mi sonrisa, de mi vitalidad... Ahora cambié de deseo, no, no quiero ser feliz, no quiero todo aquello que una vez le pedí a la vida que me concediera, ahora sólo deseo que me devuelva la felicidad que antes de todo... tenía...


sábado, 11 de diciembre de 2010

Riesgo


Será que en este cuento que me tocó vivir el color rosa se evaporó al pasar de los años. Será que nunca hubo una eterna sonrisa en mi cara, que las ilusiones por ser mayor y vivir y ser feliz se quedaron en eso, en ilusiones atrás, cuando aún creía en los finales felices...
Ya no es la sencillez de abrir los ojos, mirar al cielo y pensar que mañana todo estará olvidado, será un nuevo amanecer. La vida se complica y con ello todo, ya no es pensar en el mañana, es pensar en las consecuencias que tus actos tendrán el día de mañana, en las horas de llanto que malgastarás abrazada a una almohada, o si tienes suerte, gastaras esas horas en reir, en ser feliz....
Y de nuevo me tocó perder esta partida en la que sólo jugaban dos, era una apuesta de alto riesgo...


sábado, 27 de noviembre de 2010

Tú, siempre fuiste tú

Un día más en el que vuelvo a escribir, un día más que la razón de mis pensamientos eres, único y exclusivamente, tú. Tu, el que un día me prometió mil primaveras eternas. Tú, con el que soñaba jugar entre la arena. Tú, el que vestiste de mil colores mis inviernos. Tú, la causa de mi eterna sonrisa, tú.
¿Te das cuenta? Siempre fuiste tú el que puso colo a mis alegrías, esa persona que logró pintar en mi rostro una felicidad radiante que cierto día me arrebataron, y ahora me arrebataste tú al irte. Duele pensar que ya no eres para mí, que no volveré a tenerte como aquel verano, ni podré decir que estoy "A tres metros sobre el cielo", ese cielo que un día cualquiera logramos alcanzar. Después de todos los besos, caricias perdidas, abrazos prometidos, promesas incumplidas, noches de pasión, tardes sedientas de amor... Llamadas, mensajes, sonrisas, lágrimas, encuentros inesperados, esperas agotadoras, sol, lluvia, frío, calor, tensión... Dudas, seguridad, verdades, mentiras, un guiño, un "cógeme de la mano", un "abrázame que tengo frío"... Fue todo y tal vez era nada...
Pensaré que valió la pena luchar por mi amor hacia ti, pensaré en todo lo que compartimos y en la felicidad que eso me dio; porque ahora lo único que me quedan son recuerdos...


lunes, 22 de noviembre de 2010

Duele...


Nunca podré encontrar a nadie como tú. Llevo intentando reemplazarte más de un año, llevo buscando alguien que pueda darme lo que tú me das y no... No hay nadie como tú. Porque yo te quiero a ti, quiero a tus tonterías, a tus besos, a tu impuntualidad, a tus enfados, a tus desplantes. Te quiero a ti, a tus abrazos,a tus dulces palabras, a nuestras fotos, a tus mordiscos, a tus mentiras. Te quiero a ti, con tus defectos, porque eres tú el que me enseñó que podía ser feliz, que podía estar a tres metros sobre el cielo. Me enseñaste que puedo ilusionarme en un segundo, pero también puedo ahogarme en un mar de lágrimas si te alejas, si siento que no eres mío , si sé que estás siendo de otra... Y siento que me muero cuando pienso que estarás con ella, que nunca llegaré a ser esa chica a la que deseas, que siempre seré una niña, alguien con quien reír, divertirse... Pero nada más, sí, como un juego, eso es... No quiero ser injusta, sólo realista. Yo te quiero a ti, por todo lo que hemos vivido, por tantas promesas, por tantos sueños, por todo y me duele no ser capaz de ver en otros lo que tú un día me regalaste, intento reemplazarte con otros besos, con caricias de otras manos, pero siempre llego al mismo lugar,a ese lugar en el que tantas veces estuvimos, y allí estamos tú y yo, no otro... Sólo tú. Duele, duele mucho ver que soy incapaz de no ver más allá de otros abrazos que no sean los tuyos, duele que cada vez que me besen tu imagen aparezca sin querer por mi mente y deseo que seas tú quien estuviera rozando mis labios en esos instantes. Pero más duele abrir los ojos y encontrarte con otro, otro que no seas tú, y sin querer me sumergo... Sin pensar, quizás sea mejor así, no pensarte, lo que no sabes es que cada letra que acabo de escribir es porque estaba pensando en ti.



jueves, 18 de noviembre de 2010

Realidad


Y si es por mí lo voy a intentar, voy a intentar dejar de ver lo malo, de ver el pasado que un día me regalaste. Dejaré de recordar esas tardes a la orilla de un sol que quemaba nuestras espaldas, esas noches a la luz de una luna que nos miraba de reojo tras las estrellas que alumbraban nuestros cuerpos desnudos. Dejaré de ver en ti a ese chico que consiguió arrebatarme mi sonrisa, a ese chico que me enamoró y me ilusionó, y aún hoy lo sigue haciendo. Pararé de ver una tras otra foto de tantos y tantos momentos que llegamos a compartir. Debo dejarlo todo, y hoy, lo tengo que hacer por mí. Nada es para siempre, yo no estaré para siempre ni tú tampoco. Aunque la verdad llevo estando a tu lado más de 517 días, pero fue a partir de un 18 de junio dónde verdaderamente todo comenzó, donde tú y yo éramos algo más que amigos, dónde al mirarte veía más allá que una simple mirada. Pero ahora me doy cuenta de que cada vez te alejas más, y cuando intento pasar página vuelves sin decir nada, y yo... A tu lado, siempre a tu merced apenas sin que te des cuenta. Y ya no quiero esto, yo te quiero a ti y te quiero solo para mi, no quiero compartirte con otras, no quiero que otras escuchen las palabras que un día iban dirigidas a mí, no quiero que las seduzcas como lo hiciste conmigo. Sólo con imaginar que tus labios recorren sus cuerpos... No... Ya no... Olvidar, olvidar, olvidar es lo que haré, y si vuelves, y si me sonríes intentaré no caer, intentaré ser la chica fuerte que nunca fui.
Basta de hacerme daño a mi misma creyendo que cierto día serás sólo mío, o creyendo que tengo una mínima esperanza de verte al cruzar cada esquina... Pero antes de irme quiero confesarte algo, te buscaré en cada boca que bese, en cada te quiero que diga... Porque en esos besos, en esos te quieros irá tu esencia. No me olvides.


domingo, 14 de noviembre de 2010

La verdad...


Y no puedo negar que sigues estando dentro de mí, que tus caricias permanecen grabadas a fuego en mi piel, que tus palabras suenan una y otra vez en mi cabeza... Y la verdad, por más que quiera engañarme de que no te quiero, que te he olvidado y que no te necesito, es mentira, sigo queriéndote como el primer día que te besé, me es imposible olvidar a alguien con quien compartí tanto y quien me hizo tan feliz, y te necesito por el mero hecho de que tú eres mi vida. Quizás lo mejor sea dejar todo esto atrás, me lo planteé tantísimas veces, una tuve el valor de decírtelo pero la cobardía de arrepentirme por ello, de darme cuenta de que sin ti, sin saber que no te volveré a ver, no soy yo... Y hoy, hoy sentí la misma cobardía, la impotencia de pensar una acción y hacer otra, la impotencia de pensar "Ya no te necesito" y verte a mi lado y decirme a mí misma "Te echo tanto de menos... ¿Por qué no vuelves como antes?"
Ojalá tuviera la fuerza de voluntad de la que carezco para olvidar, para arrancar los recuerdos que me amarran a ti, para romper las cadenas por las cuáles sigo queriéndote, para simplemente... Empezar algo que no tenga que ver contigo, para ver en otro lo que ví en ti, para dejar de buscar en los labios de otras personas la esencia de tus besos, para ver que como tú no hay dos aunque me recorra el mundo no encontraré a alguien que consiga hacerme la mitad de feliz que me hiciste tú en tan poco tiempo. ¿Mi error? Tuve tantos... Quizás mi mayor error fue amarte demasiado, o creer que esto tendría algún futuro. ¿Lo realmente extraño? Que a día de hoy no me arrepiento de nada de lo que un día vivimos, y sí, sí me lo pidieras volvería atrás a revivir todo, o mejor, a vivir nuevas experiencias. ¿Y si te confieso que recuerdo cada uno de los momentos que compartimos? ¿Sabes por qué? Porque eres capaz de hacer cada momento especial y único, cada uno es diferente al anterior, no sé como lo haces, pero fueron esas pequeñas cosas las que me enamoraron, las que construyeron en mí un mundo de ilusiones, las que hicieron brotar en mí lo que hoy por tí siento... Pero sin duda, mi mayor error hoy, fue buscar en otros a tu persona, querer reemplazarte por otro, y no, no puedo, no necesito a otro que sea como tú, necesito a uno mejor que me haga olvidarte, ¿pero en realidad es lo que quiero? ¿Olvidarte? Olvidarme del tacto de tus manos, del color de tus ojos, de tu media sonrisa, de tus tonterías, de tus abrazos, de tus besos... No... En realidad solamente te quiero a ti, y lo que hago es engañarme tratando de olvidarte buscándote en otros labios.


jueves, 4 de noviembre de 2010

Y ahora...

¿Y qué se supone que debo hacer cuando he perdido todo? Cuándo lo único que me queda son recuerdos, meras palabras vagabundeando por mi mente, besos con sabor a atardeceres, imágenes de papel con las que sólo puedo volver a reconstruir ese momento una y otra vez, pero nunca más volver a vivirlo con esa intensidad. Cuándo nada es lo que te queda, cuando todo es pasado, cuando te das cuenta de que nada volverá a suceder, cuando ves con claridad que ahora es el momento de ser fuerte, de luchar por la vida, por volver a sonreír. Eras lo que daba sentido a cada uno de los latidos de mi corazón, sólo por ti hubiera dado mi vida por estar junto a ti, y es que tú siempre fuiste la razón de mi sonrisa en la mañana, en cada atardecer que vimos a la orilla de una luna que vio consumir lo poco que quedaba.
Y no puedo evitar ver como el paso del tiempo te ha ido alejando y volviendo a mi, un vaivén, y ahora... ahora te vas sin regreso, veo que estás tan lejos de mi que ya ni alcanzo a ver tu silueta en la sombra de un acerado. Hace tanto que al pasear no sonrío al pasar por esos sitios que tantos recuerdos me traen... Meses, meses derramé lágrimas por ver que todo iba mal, que nada mejoraba, y si mejoraba era tal minoría que quizás me hacía entristecer más, pero no me sirve de nada derramar lágrimas por algo que no puedo recuperar. Aprendí que las estrellas al final se apagan, y esto hace mucho que se apagó y cerré mi corazón ante esos sentimientos contrarios a mí, cerré mi mente ante tal evidencia, y ahora, tan sólo me queda olvidar, cerrar este libro que quizás nunca tuvo que abrirse, olvidar... Olvidarte.




lunes, 25 de octubre de 2010

Todo se escapa


Y sentir que no puedes con nada, que todo te viene grande. Aceptar que siempre vas a acabar igual, perdiendo y sola. Aceptar que nada es como aparenta ser, que todo tiene un trasfondo y un porqué. Darse cuenta de las mentiras y aceptarlas aunque te duelan... Sentirse tan débil como un pétalo marchito en otoño, sentir como una lágrima resbala por tu mejilla y tú no haces nada para detenerla.
Y ves pasar el tiempo, ves que se escapan esos momentos compartidos que ya nunca regresaran, se fueron... Se marcharon lejos donde tu vista no alcanza a ver, pero te inclinas un poco más, y nada... No ves nada, sólo recuerdos en tu mente. Deseos de querer amarrarte tan fuerte a una cuerda y no soltarte simplemente para no volver a caer, porque la vida es así, aprender a no caer, y yo... me cansé de levantarme...


domingo, 24 de octubre de 2010

Quédate


¡Espera! No te vayas, si este es nuestro final quiero pedirte una cosa.
Quiero que sepas que desde el primer día en que quedamos me encantaste. Que siempre esperaba que me dijeras "peque" porque me lo podrían decir más personas, pero nadie como tú. Que en el fondo nunca soporté este juego del te tengo pero no te tengo, que yo quería tenerte para mí y no para otras, algo que era imposible. Que no soporté tu impuntualidad y tus desplantes pero confesarte que me hacía mucha ilusión después de esperar 10 minutos verte aparecer tras la esquina.

Sólo te quiero pedir una cosa más, que hagamos el amor durante toda la noche y que por última vez finjas que todo es perfecto en mi país de las mil maravillas, ya que mañana sólo te quedará de mí el recuerdo de alguien que te enseñó a convertir tus sueños realidad y a poder volar. Quédate conmigo esta noche.

jueves, 21 de octubre de 2010

Hoy...

Hoy mi alma me pide que escriba, que dicte lo que mi corazón dice, que lo grabe en el papel más duro que exista, en donde no se borre cada letra de cada palabra que compone cada frase. Hoy me pide que hable con sinceridad. Detenerme frente al espejo y ver mi reflejo de niña, una cara que ya no transmite serenidad, sino angustia; una mirada perdida buscando a alguien; una sonrisa cansada de sonreír sin ganas; una lágrima caída en la estela de un mar sin calma. Y bajo la mirada, no me gusta lo que veo reflejado. Poco a poco se extinguió en mí esa llama de felicidad, esa alegría por la que sonreía por cada mínima tontería, esa ilusión por ver un nuevo amanecer, y sobretodo esas ganas de sentirte tan mio, tan cerca de mi... Ya no queda ni la milésima de lo que un día llegué a ser por ti. Y lo siento pero me resulta imposible olvidar todo lo que un día compartimos, y me duele ver que hoy ya no quieres saber nada mí, y me duele abrir los ojos ante esta realidad, realidad que aunque no lo creyeras, siempre la tuve presente. Y quizás sea hora de darse cuenta de que nunca hubo algo más que una simple amistad entre nosotros, que lo que yo siento por ti es amor, y tú... ¿Qué sientes? ¿Amistad, cariño como mucho? No importa, ya nada importa, entre los dos acabamos con lo poco que quedaba de esto que un día fue todo. Lo que un día me llevó a querer dar todo por tenerte un segundo a mi lado, lo que me llevó a amarte sin pensar en el mañana, lo que me llevó a querer despertar cada día con una nueva sonrisa sólo para regalártela. Besos... besos de otros labios, caricias de otras manos... ¿Qué me importa quién me bese o me acaricie si no eres tú? Si los labios que podré besar no serán los tuyos, si no podré acariciarte. ¿Qué me importan si no eres tú? Porque te busco en los besos de otras personas y no te encuentro.
Aunque creas que te he olvidado, sigues presente en cada resquicio de mi corazón.
18-06-09 ¿Recuerdas?


sábado, 9 de octubre de 2010

Si te tengo a ti me sobra lo demás.


¿Alguna vez te has parado a pensar en tu futuro? ¿En qué será de ti en unos años? Yo sí, y hoy me paré detenidamente, y llegué a una conclusión, y simplemente es que no me veo futuro porque miro atrás, mis pasos, tantos tropiezos, tantos fallos y errores que aún sigo cometiendo. Y si tanto tiempo perdí, no creo que ahora me vaya a ir mejor porque si hacemos una escala en el tiempo, a medida del paso de los años he ido empeorando hasta tal punto de creer de que yo nunca seré feliz completamente, nunca lo fui solo lo fui en determinados momentos, y me da coraje pensar que esos momentos son aquellos que pasé contigo, y me da coraje que el único que me pueda hacer feliz seas tú... Coraje que el pensar no verte, no tener una palabra o una mirada tuya me haga temblar. Coraje por no tenerte. Coraje por querer besarte. Coraje por lo que fue y no será. Coraje por quererte aún a sabiendas que tú nunca lo harás. Coraje porque me hago daño cada segundo al recordarte. Coraje al caer una lágrima por tu ausencia. Es ese sentimiento de cobardía que siento, de miedo, de no querer más allá de lo poco que tengo. Sentir la conformidad por lo poco que puede ofrecerte la vida. Y ese rechazo ante lo que otras personas me pueden dar, y cierro los ojos, porque yo lo único que quiero es a ti, y me da igual que pueda tener a otros sino te puedo tener a ti. Porque yo en ti vi lo que nunca imaginé, y yo, no necesito nada más.


jueves, 23 de septiembre de 2010

Recuerdos...


Mis recuerdos, los dejé todos esparcidos por ahí, en cajas de zapatos gastados y cansados de merodear por vidas ajenas. ¿De qué me sirve vivir de momentos caducados? De errores teñidos con ganas de equivocarse otra vez. De sueños del futuro que se acabaran disipando hasta acabar deshechos. Puedes dejar tus cosas aquí, entre el tiempo que te busqué y en el que no te pienso seguir encontrando de nuevo. Te diré que tengo toda una vida para llenarme de sueños nuevos, besos renovados, días sinceros sin miedo al fracaso. Te diré que me he limpiado por dentro, dejando atrás todo lo que me hizo daño. He cambiado de perfume, así te lo pondré un poquito más fácil, pero en realidad, es porque me apetecía. Mi habitación ya no huele ha cerrado y está llena de luz. He dejado correr el aire y ahora la vida me parece que tiene otro color.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Echar de menos.



¿A qué se le llama echar de menos a alguien? Una pregunta tan común, como el dolor de que no estés. Pero en realidad, ¿Por qué te echo de menos? Si los besos, las caricias, los abrazos…son universales, si puede otro cuerpo compartir conmigo su esencia. Si puede otros ojos mirar fijamente a los míos, si puede otras manos acariciarme, tocarme y abrazarme. Puede otra risa ser mi humilde melodía. Y el hueco de mi cama ya está hecho a cualquier piel, si tu aroma se lo pueden vender a cualquiera y al olerla recordarme a ti. Si las noches pueden ocultar otros rostros y pensar que eres tú. Podría seguir haciendo una infinita lista de mentiras. Pero lo cierto, es que llegamos a conocernos y a quererte tanto... Es lo que hace que mi alma se complemente con la tuya hasta el punto que no hay otra que me haga sentir esa sensación que me hace ser capaz de querer verdaderamente, siendo la debilidad que me muerde si no estás presente y siendo la fuerza que me hace depender de esa energía si te tengo, creo que ese alguien que me puede entender eres tú.

martes, 31 de agosto de 2010

Años

Respóndeme a una cosa: ¿para qué crees que sirven los años?
Algunos piensan que es la excusa perfecta para la libertad. Otros que es la unidad de medida de la madurez. Y yo, pienso que son una tontería. Una estupidez de la vida, pues no sirven, no viven ni mueren, solo están para estorbarnos.
Nos fastidian toda la fantasía que nuestras cabezas son capaces de imaginar.
Siempre he tenido una regla, "La única razón que nos da la vida, es la del amor." Puede que en el juego del amor, pierdas, pero para eso, necesitas haber ganado antes. ¿No es cierto? Que más da, si te dicen que algo está mal, haz lo que tú quieras, con quien tú quieras. Para eso es tu "razón". Es la persona que más quieres, es con la que más deseas pasar el resto de tu vida, con la que quieres pasar los mejores momentos. No puedes pedir más, si esa persona, sea quien sea, ¿para qué queremos mas? Es lo mejor que te puede pasar: Disfrutar a su lado.


martes, 17 de agosto de 2010

Nuestra estrella...

Hoy me he levantado con ganas de escribir algo, lo que sea, con ganas de coger boli y papel y plasmar lo que salga. Sólo se necesita un boli para hacer ver que el dolor es necesario aunque a veces sea cruel gracias a él, las lágrimas quedan marcadas en papel. Y aquí estoy, frente a una pantalla, escribiendo, relatando mil historias. Pienso y me detengo. Sé lo que quiero escribir, no sé si debo. Reflexionar es algo que todas las personas hacemos cada día, nos detenemos aunque sea un segundo a pensar en algo. Y hoy, hoy me toca a mi. Ahora pienso, pienso en... Como una persona puede dar todo para recibir nada, como una persona puede querer a otra sin pensar en nada más, en sólo mirar por ella, en querer verla, tenerla a su lado, hablarle y poder mirarla a los ojos, sólo desea eso cuando se quiere a alguien... Pero muy pocas veces es posible, y menos que la otra persona te corresponda.
¿Y cuando besas a una persona sabiendo que nunca va a querer nada contigo? Pensado que cada beso que tú sientes, cada beso que le das con todo tu cariño, para la otra persona, quizás no sea nada, sea un beso cualquiera, un roce de labios más...
¿Habéis tenido la sensación de querer dejar todo por estar con esa persona? Aunque él no quisiera estar con vosotras... Es dar todo esperando nada o esperando muy poco. Y yo... A estas alturas sólo quiero un segundo al lado de ese chico, un beso robado, un abrazo, una mirada traviesa... La vida me enseñó que todo no se puede tener, debemos de tener miles de sueños, esperanzas, ilusiones, alguna ilusión por la que luchar día a día y mi ilusión, mi sueño, eres tú y lo eres desde hace mucho... Aquí estoy, luchando porque esto no termine, porque no llegue la última página de este cuento... ¿Recuerdas? Un día me dijiste que lo bueno era seguir escribiendo, y en esta fecha, aún, seguimos escribiendo. Te quiero, te quiero a ti aunque sé que no puedo tenerte como en mis sueños... Mira al cielo, a lo lejos, está ella... Nuestra estrella.


miércoles, 11 de agosto de 2010

Siempre


Un beso, una caricia, un susurro, un abrazo, una noche, una estrella, la luna, tú y yo. No necesitamos nada más si te tengo a mi lado. Mira al cielo, allí a lo lejos hay una estrella que brilla más, que está más cerca que las demás dijiste, y es verdad, y esa estrella es nuestra, sólo tuya y mía. Siempre que vayamos a ese lugar o a cualquier otro la veremos, será como nuestro amuleto, que siempre estará con nosotros, siempre y cuando tú estés a mi lado.
¿Sabes? Me he dado cuenta de que te prefiero a ti ante cualquier cosa, que si te tengo a ti todo me da igual, no me importa nada más que tú, tienes el poder de hacerme reír pero también de hacerme llorar, tienes esa magia que me cautivó, y siento decírtelo cariño pero no, no eres un chico más, eres al chico al que quiero... Y te prometo que siempre será así... Porque dije para siempre y será para siempre, pequeño =)

viernes, 30 de julio de 2010

Todo era perfecto...


Espera… Espera un momento. Detén el tiempo un instante y rebobina. Vuelve atrás. Sin miedo, sin pensar en nada más. Míranos, a nosotros dos. Tú y yo. Todo era perfecto. Una sonrisa, una mirada, una caricia, un beso por aquí, que si me coges, que te si beso… No te suelto… No, eres mío, ahora y aquí eres mío, no te vas a ir de mi lado, no te voy a dejar. Un atardecer, una despedida, no quiero irme, pero me tengo que ir… ¿Mañana? No creo… ¿Otro día? Seguro, el siguiente día será distinto y puede, que mejor. Llego a casa con una sonrisa resplandeciente. ¿Qué me pasa? Estoy enamorada… Si… Enamorada de ti. Las horas pasan y te sigo sintiendo a mi lado, aún tu aroma está grabado en mi piel. Cada día te esperaba, te soñaba, te pensaba, quería tenerte, tenerte a mi lado, mirarte a los ojos, regalarte cada amanecer pero sin que lo nuestro viera un atardecer, no quería que esto tuviera final, no podría seguir sin ti. Había construido mi mundo a partir de ti… Todo giraba en torno a ti. Primero estabas tú y luego el mundo, aún lo sigues estando. Ahora… Esas tardes quizás ya no vuelvan, ya no podré esperarte hasta enloquecer, ni besarte hasta agotarnos, ni hacernos mil fotos para recordar. Y pienso, ¿qué será de mí? Vale, quizás me equivoqué al decirte esas palabras, pero no aguantaba más, pensaba que sin ti estaría mejor… Pero al contrario, ahora no sé como levantarme de esta caída. ¿Por qué te lo dije? Si nunca había tenido el valor, me hubiera gustado ser cobarde, cerrar la boca, mirarte y besarte y decirte “No pasa nada” y seguir todo esto, sin que nada hubiera cambiado… Es increíble como mi vida ha girado 360º en un instante, como hace unos días no dejaba de mirar nuestras fotos, sonreír, imaginar mil momentos y en este preciso instante no soy capaz de ver las fotos, no puedo, hay algo que me lo impide, sé que si abro esa carpeta, que si veo cualquier foto romperé a llorar, soy demasiado débil, no quiero recordar, quiero vivir más momentos, borrar esa tarde, borrar esas palabras… Borrar y hacer como si nada hubiera pasado, pero es demasiado tarde. Que pase el tiempo, que pase tan rápido que no sienta nada, que pase y que vuelvas a mí, como ayer, como ayer te tenía abrazado a mí… Vuelve… Te estaré esperando…
PD: No olvides que te sigo queriendo como el primer día que mis labios rozaron los tuyos

martes, 27 de julio de 2010

No lo olvides

Si hice eso es porque es lo mejor para ambos, porque creo que lo nuestro no llevaba a ningún sitio, es más, no sé si existía un "nosotros". No, no me arrepiento de haberte dicho eso, pero eso no significa que no te quiera, que no recuerde cada momento, que no recuerde tu voz, ni tampoco tus besos, y cuando jugábamos como niños pequeños, ¿recuerdas? Y todas esas fotos que nos hacíamos y no las borraré, quiero tener algún instante grabado en foto, mirarlo y poder decir "Éramos felices ahí" y es que lo recuerdo todo, y lo haré por mucho tiempo, no lo dudes. Pero estaba cansada de tantos desplantes, de muchas cosas, todas las cosas que quería decirte, algunas buenas y otras no tanto, simplemente lo que pensaba, pero me faltó el valor porque sabía que si hablaba... Rompería a llorar, porque no, no soy fuerte, lo reconozco... ¿Sabes? Cuando te dije adiós, lloré, tú no me viste, yo estaba de espaldas... Adiós, un simple adiós después de todo es lo que ha quedado, parece muy triste, ¿no? Para mí todo este tiempo, todo lo que nos ha pasado ha sido especial, único, inolvidable porque nadie ha podido darme lo que tú me das, y sí, cada día echaré de menos tu sonrisa, que no me cojas el móvil, dedicarte cada frase, cada palabra, cada estado,hasta esperarte voy a echarlo de menos... Espero que algún día pueda mirarte a los ojos y pueda volver a sonreírte sin temor a que una lágrima caiga... Te quiero... No lo olvides a pesar de todo...

jueves, 22 de julio de 2010

Un error de tu vida


No pretendo que me regales una historia de amor, ni siquiera un verano inolvidable, bueno quizás esto último si. Quiero divertirme en tus brazos, devorar tus labios, tocarte, sentirte, quiero que lo pasemos bien, quiero, por lo menos, ser un error en tu vida, que me recuerdes, y digas... ¿Cómo pude ser tan tonto? Mientras mi dulce sonrisa, vuelve, irrevocablemente a tu cabeza.

lunes, 12 de julio de 2010

Todo...


Y sí, no niego que lo quiera, que casi todo el tiempo que pasa estoy deseando verlo y dedicarle la mejor de mis sonrisas, que no pueda evitar escribir nuestros nombres juntos en los márgenes de las libretas y luego tacharlos para que nadie descubra lo tanto que lo amo, de que la mejor parte de día es cuando nuestras caras se encuentran, de que un simple rozamiento de manos haga estremecer todo mi cuerpo, de que tenerlo tan cerca y no dirigirnos la palabra me den ganas de llorar, que cuando nos miramos fijamente a los ojos me entren ganas de besarlo, de que oír su voz aunque sea de lejos haga que mi estomago de vueltas… Lo quiero tanto que me encantaría gritar todo lo que siento a los cuatro vientos, de que él me dijera que el a mí también me ama, de sentirlo tan cerca que haga que me cueste respirar, de sentir sus labios con los míos, de que no me hable como solo amigos, pero sin duda sigo pensando que soy una simple niña caprichosa que tal vez se halla enamorado de la persona equivocada, de esa persona que no siente lo mismo que ella, pero soy incapaz de parar de dibujar incontables corazones por todo un folio, incapaz de no intentarlo aunque solo fuese una vez e incapaz de evitar decir que él es mi Todo, la única estrella que se ve desde la ventana de mi habitación, la razón por la que cada mañana me levanto con una sonrisa con solo pensar en volver a ver sus ojos y la razón por la que mi vida tiene sentido…

viernes, 2 de julio de 2010

Días... y días...

Hay días que no te quieres ni levantar de la cama, días en los que piensas que es mejor no haberte despertado. En cambio hay otros, que deseas que no se terminaran nunca, que duraran eternamente. Esos días en los que te levantas con una radiante sonrisa, que todo es positivo, que quieres salir, divertirte, olvidarte de todo lo malo. Un día en el que estás a mi lado, en el que me miras, me sonríes, hablamos, nos reímos, jugamos, tonteamos, escuchamos música, tal vez sin sentido, pero aún así la escuchamos... Esos días en los que me abrazas y no hay nadie alrededor. Esos días en los que sólo estamos tú y yo. Esos días que pasan fugaces, en los que el reloj marca cada paso, cada beso, cada instante congelado por una foto, un flash. El tiempo... no es mi amigo, ojalá pudiera parar el tiempo en el mismo instante en que tús labios rozan los mios, ese instante en que te muerdo el cuello... o tú a mi. Instantes que a lo mejor no damos importancia, pero que con el paso del tiempo perduran en nuestra mente, ¿por qué? Porque son únicos, quizás irrepetibles, porque puede haber ratitos en los que tú y yo estemos juntos y sean parecidos, pero nunca llegaran a ser completamente idénticos. Cada instante que paso junto a ti es mágico por una razón u otra por eso los grabo en mi mente, porque no quiero olvidar cada palabra que sale de tu boca, cada sonrisa que derrite mi alma, cada mirada que me enamora, no quiero olvidar nada que tenga que ver contigo... Porque es que tú eres mi mundo... Eres... Simplemente eres tú, y como tú no hay otro.


viernes, 11 de junio de 2010

Esta noche... Nuestro abrazo


¿Sabes? Siento unas ganas inmensas de volver a abrazarte, de sentir que se me va a acabar el mundo después de esta noche porque sé que mañana ya no te veré y quien sabe si hablaré contigo, pero me da igual, porque aunque mañana no pueda verte, ni abrazarte podré hacerlo otro día, y espero que hoy te haya abrazado tan fuerte que aún mañana me queden restos de ese abrazo. También tengo ganas de que se me quede tu olor impregnado en mi ropa otra vez. y de pasarme toda la noche echada en la cama con ella puesta, con la misma ropa que tendré cuando te abracé, cuando te presione muy fuerte contra mi cuerpo para sentir así que no te irás nunca, y oliéndola cada vez más hasta dejarla sin aroma, recordaré esos momentos que me has hecho pasar… Esos que se hacen más especiales con el paso del tiempo… Porque sé que te acabo d ver, te acabo de tener entre mis brazos, te pude besar, y es que aún tengo el sabor de tu boca en mis labios, aún tengo el chicle que me diste, ¿por qué? Porque parece que sigues junto a mi, acariciándome. Y es que tienes el don de hacer que cada día sea distinto al otro, tienes esa magia en la mirada que me hace mirarte y sonreír sin más porque estoy contigo, es nuestro momento y nada más me importa, tan sólo tú. Cada día, me lo planteo, pienso como empezó todo. He de confesar que para mí tan solo era como un juego, no veía nada con futuro, no sentía nada, no creía ni en mi misma, pero después, con el paso de los días me dí cuenta de todo… De que aquello que para mí empezó como una historia más sin importancia, se iba convirtiendo en mi día a día, en mi vida. Y recuerdo que después no conseguía entender porqué ya no podía controlar mis impulsos, esos que hacían que cada conversación fuera más extensa, y sobretodo más importante. Y ahora lo que de verdad me inquieta, hasta llegar a volverme loca es pensar, si este será otro cuento más de esos que tienen final, si será otro de los sueños encantados del que otra vez volveré a despertar, o si simplemente será otra historia con argumento, con personajes y sin final determinado. Ojalá alguien pudiese darme alguna respuesta. Pero yo, mientras tanto seguiré pensando en esta noche, en tu cara, en tus besos..en ese abrazo... Nuestro abrazo.

sábado, 29 de mayo de 2010

365 días. 26-05-2010


Hace 365 días, 48 semanas, 8.760 horas ,525.600 minutos y 31.536.000 segundos que te esperaba por primera vez, que vi llegar tu coche a lo lejos, que te tuve frente a frente mirándote a los ojos. Fue la primera vez que me hiciste temblar pero también me hiciste sacar una de mi mejores sonrisas en un día de primavera, a esa hora, en ese lugar... En 365 días da tiempo de muchas cosas, de conocerse, de reír, de esperar hasta cansarse, de llorar, de vivir momentos inolvidables, de querer que todo acabe en un segundo, pero también da tiempo de ilusionarse, de enamorarse, de vivir cada instante, de llorar de felicidad, de entregarte y amar. Es tanto y tan poco a la vez que no sé como explicarlo mediante palabras que no sirven de nada, tal vez sólo para calmar este mar de angustia que llena mi interior, angustia y felicidad, extraña sensación.
Te he visto ser feliz entre mis brazos, he visto como construí una sonrisa en tu cara, como nace de tus labios esa sonrisa que me hace enloquecer cada minuto que te tengo a mi lado. He visto como tus manos se acercaban lentamente a mi cuerpo acariciándolo. He vivido junto a ti atardeceres que quedarán nítidos en la memoria, a la orilla de un río, con el sol medio oculto dejando paso a la luna, esa luna que vio desnudar nuestros cuerpos escondidos bajo una máscara que poco a poco se fue desvaneciendo. La confianza ha ido creciendo, ya nada es como el primer día, es aún mejor, ahora nos conocemos de tal manera que deseo estar siempre contigo, que sueño con escuchar tu voz, con volverte a ver. Pequeños detalles que hacen que todo sea tan mágico. Canciones que al escucharlas me hacen recordar momentos, canciones con las que hemos construido instantes que vivirán por siempre intactos en nuestra memoria. Fotos que graban un momento concreto, un momento que recordar cuando no lo puedas tener... Y hoy, aquí, después de quedar, de reír, de llorar, de esperar, de vivir, de ilusionarme, de quererte, de tenerte, de abrazarte, de pensarte, de soñarte, sigo siendo la misma niña con la que quedaste una tarde, un 26 de mayo del 2009, sigo siendo la misma niña que un día besaste, sigo siendo la misma niña pequeña que sabe muy bien lo que quiere, sigo siendo esa niña a la que ilusionas cada segundo que te tiene al lado, y es que después de tantas esperas, sólo quedan esos buenos momentos compartidos, esos besos robados, esas miradas que acarician el alma, esas canciones que acompañaban cada beso apasionado... Sigo siendo la misma niña que te quiere con cada trozo de su alma.
- ¿Seguimos contando? =P


lunes, 10 de mayo de 2010

Nostalgia

Es increíble como en un instante del día unas simples palabras pueden hacer que te desahogues, que te sientas mejor e incluso, pueden llegar a sacarte una sonrisa. Hay días en los que la nostalgia te invade, pero te llena de una forma sorprendente, que ni tú misma puedes llegar a creer y entender. Y empiezas a pensar y recordar, y recuerdas todo lo que has tenido y ya no tienes. Piensas en esos momentos en los que fuiste feliz, esas tardes de risas con amigas, que pueden que ya no estén, o si están, están lejos, tardes que no vuelven a tu vida por cuestiones que no quieres saber, aunque a veces, no niegas que te invade la duda de ese porqué... 
Fallos que cometiste en el pasado y te arrepientes, mentiras a amigas por conseguir algo, porque el daño sufrido cambia a las personas, de tal modo, que pueden llegar a mentir a una verdadera amiga, porque alguna vez te falló, porque ahora quieres ser feliz, porque esta es tu oportunidad, y no te importa cómo puedas llegar a alcanzar ese estado que tanto anhelas, y le mientes, sin pensar en las consecuencias, sólo miras por ti y al cabo del tiempo, todo sale bien, pero luego, te paras a pensar, en qué hubiera pasado si no le hubieras mentido, si la hubieras animado, si le hubieras dicho "Sí, adelante, no hay nada que perder" pero no, fui tan cobarde que le dije "No, mejor no, yo no lo haría" ¡Mentira! Deseaba hacerlo, con todas mis ganas, y lo hice, a sus espaldas, me dolía verla mal, me dolía en el corazón, y aún me duele recordar ese tiempo, pero ella puede tener más que yo, tan sólo pedí tenerlo, sólo quería una oportunidad. Yo, que nunca pedía nada y daba todo, era la primera vez que sentía algo con lo que era capaz de traicionar, de mentir... 

Por algo que nunca funcionaría, al fin. Tantos sentimientos hacia alguien que poco a poco se han ido desvaneciendo con el paso del tiempo, o sentimientos de esa persona que hace poco existían, que eran tan fuertes como el choque de una ola contra una roca en pleno julio, como el estruendo de un trueno que hace asustar a los más pequeños, era tan fuerte capaz de cambiar el rumbo del universo, y miras ahora a tu presente, y ves, que no tienes nada de lo que un día fue. 
Abres los ojos y te das cuenta de que en una tarde puedes llegar a enamorarte, puedes encadenarte a una sonrisa de por vida, a una simple mirada, o a una caricia de sus manos mientras roza tus labios, y como en un segundo, puedes desilusionarte, puede hacer que tu mundo se rompa en mil pedazos. 
Es increíble como sólo una simple palabra puede cambiar de parecer sea dicha de un modo u otro, o una mirada en un determinado instante puede llegarte a reenamorarte e ilusionarte. Y no niego que aún me sorprenda, que no me de cuenta de ciertas cosas, pero no puedo, no tengo el suficiente valor de decir lo que siento, lo que pienso, no tengo fuerzas ni ganas para seguir adelante con esto, quiero terminar con todo y a la vez con nada. Quiero tenerte, pero a la vez quiero que desaparezcas... 

Sin embargo, lo que me da fuerza para seguir adelante, para no pensar en todo, para no preocuparme por cada mínimo detalle son esos amigos que tengo, amigos nuevos, amigos de hace años, esos que nunca se irán y siempre te apoyaran, esos que tienen el poder de hacerte sonreír en el momento más crucial de tu vida, a esos que les prometes "No volveré a llorar" y no lo vuelves a hacer, puedes estar con las lágrimas de rabia, dolor, debilidad, en el abismo de tus ojos y no dejarlas caer, es esa fuerza las que las mantiene ahí, las que hacen que no resbalen por el rosado de tus mejillas. 

Nostalgia... Nostalgia por todo lo que ha habido y ya no hay. Por un futuro que se quedó en el pasado. Por promesas incumplidas que nunca se volverán realidad. Por esa luna que trajiste a mi vida en un anochecer, y que ya no brilla en mis noches de soledad. Por tantos te quieros que duelen al estrellar contra el corazón. Mentiras que delatan falsedad ante los ojos de los demás. Mentiras que ocultas ante ellos, fingiendo desconocerlas, por el vano hecho de no empeorar la situación, porque existen ocasiones que puede que la mejor solución sea mentirte a ti misma, o cerrar los ojos ante lo más evidente, ante lo que todo el mundo ve, pero tú niegas ver. Es mejor.... En ocasiones...


viernes, 7 de mayo de 2010

TE QUIERO

Hoy miro al pasado y recuerdo todos los besos que nos dimos, todas las palabras que dijimos o no dijimos, todos los abrazos, todas esas promesas incumplidas, tantos sueños que quedaron en el aire... Recuerdo tantas cosas lindas y que añoro. Pero no importa porque aún nos quedan tantas cosas que vivir, tantas nuevas historias que escribir en las páginas de nuestro cuento que empezamos hace casi un año. Quizás no todo haya sido un camino de rosas, quizás no todo haya sido perfecto, pero ningún cuento es siempre perfecto, pero te debo admitir que cuando siento tu aliento a mi lado, cuando siento que respiramos a la vez, cuando noto tu mano acercándose a mi piel y mi corazón se acelera, cuando nuestros labios se besan apasionadamente, cuando nos miramos sin decir palabras, en el momento en el que nada más existe, sólos tú y yo, no importa nada, en ese momento es cuando TODO alcanza la PERFECCIÓN. Y desearía pasar más tiempo contigo, más tardes como tantas hemos compartido, jugando y riendo. Acércate una vez más y vivamos nuestro momento, no hay nada que perder... Te has convertido en alguien muy importante para mí, y no quiero que todo acabe aquí.

martes, 27 de abril de 2010

Me gusta...


Me gusta ese instante nervioso de espera mientras llego a tu punto de encuentro, y mientras dudo si besarte en los labios tú ya lo has hecho como un impulso, un pestañeo, un abrir y cerrar de ojos.
Me gusta cuando me miras, con ese mirar tuyo que me intimida, que me pone nerviosa y me quedo sin palabras, o por el contrario las amontona todas y desean salir a la vez con mucha prisa pero claro, al final lo único que me sale es un balbuceo tonto mezclado con mi risita "de deja de mirarme de ese modo pero nunca dejes de hacerlo".
Me gusta el sabor de tus labios a caramelo, a puros, a misterio... no me cansaré nunca de besarlos.
Me gusta la incertidumbre que dejas a cada paso, los puntos suspensivos de tu universo, las cosas que no me cuentas con palabras, los mensajes que dejas en blanco; tus hermosos silencios.
Me gusta cómo me haces sentir. Me gusta tu facilidad para sacar mi lado dulce y mi lado salvaje: de fiera indomable y de niña buena.
Me gusta el ambiente que creamos juntos porque es único porque se alimenta de nuestra esencia y no necesita ninguna sustancia más para que sea perfecto.
Hace meses quise contarte que es lo que más me gusta de ti... pero no pude decírtelo con palabras y te dije que algún día te lo diría ahora necesito decírtelo...

miércoles, 21 de abril de 2010

Error

Sigo a la espera de que suene ese teléfono con un mensaje tuyo que diga ''lo tengo claro, te quiero a ti y solo a ti, lo haré por siempre''. Nunca suena y lo peor de todo es que sé que no lo hará. Pero aquí sigo yo, con mis ideas claras, con mis sentimientos más presentes que nunca, con tu mirada clavada en mi recuerdo. Sigo con la esperanza de que seas mío un solo día, no quiero atarte a mi, no quiero que me digas que me quieres cuando es mentira, solo quiero que me abraces, que me tengas junto a ti un día, que me dejes gritarte que me encantas, que detendría ese momento el resto de mis días y no lo puedo hacer. 
Ahora, solo cuento días esperando a que llegué ese día en que nos volvamos a cruzar, y quizás, por error, llegue.

lunes, 29 de marzo de 2010

Siempre y cuando te lo merezcas


Recuerdo aquel día que por primera vez me cogiste de la mano, y lo recuerdo con nostalgia porque no sientes lo mismo ahora, porque todo cambió: cambiaste tú, pero también cambié yo. Tú ya no eres ese chico del que un día me enamoré, y yo ya no soy aquella niña inocente que un día conociste. Y es que en verdad, el tiempo pasa para todos y va quemando todo lo que encuentra a su paso. Pasan los días, los meses, cada día se hace más largo, más extraño, vamos madurando, dándonos cuenta de cosas que antes eran insignificantes, vamos perdiendo la ingenuidad con la que un día crecimos, vamos abriendo los ojos al mundo, pero también caemos y tenemos la fuerza necesaria para volver a levantarnos y la valentía de afrontar el presente sin temor de volver a fallar. Para ganar hay que jugar, y para jugar primero tenemos que arriesgar. Una cosa importante es que no debes arriesgar más de la cuenta, sólo en la justa medida, hazte valer, que no se crean que tienen poder sobre ti. Tú eres la reina de ese lugar, eres la princesa que un día soñaste y no hace falta que nadie te lo diga, tú lo sabes, es tu vida, tú eres la que cada día decide que hacer, que quieres ponerte, con quien quieres salir, qué quieres hacer, no dejes que nunca nadie te manipule, no te dejes convencer, sé tu misma. Quiero estar piel con piel para que nunca te vayas, y continuar nuestra historia, encontrarte en mi presente. No puedo negar que sentí que el mundo se paró el mismo día que decidiste separar nuestros caminos, y si una hora es nuestra, no dejes que nada ni nadie lo estropee, es nuestro pequeño momento, no pido nada más, solo pido que nuestro tiempo sea por siempre nuestro, que nada del alrededor importe, porque lo que en realidad me importa eres tú. En estos instantes puedo decir que te amé con ese amor que sólo puede amar una niña, y si me pides una estrella te traigo un espejo porque no hay cosa más bonita en todo el firmamento que tu reflejo. Quizás me equivoqué, quizás me ilusioné, quiz,as mi error fue quererte, pero si me detengo a pensar en todo lo que hemos vivido, no me arrepiento de ni un solo segundo a tu lado y es que en tan sólo un segundo fui feliz, y ¿sabes por qué? Porque te tenía junto a mí.
Ama, ama de verdad, da todo y más, pero siempre que se lo merezca. Espera, espera el tiempo necesario, siempre que él vaya a venir a ti. Acaríciale con todo tu cariño, dile las cosas más bonitas que nunca haya imaginado, agárrate a él como si fuera la última vez, o mejor bésale con la misma pasión de aquel primer beso, con la misma ilusión del primer día, con la euforia de un niño en una fiesta, como la niña que un día fui junto a ti.

viernes, 26 de marzo de 2010

Un paso

Que más da todo lo que pueda pasar, lo que ha pasado, o lo que está pasando. Cuando sientes algo por alguien, no te das cuenta hasta que pasa un tiempo, hasta que ya es normal soñar despierta o imaginarte su sonrisa, cuando es inevitable mirarle cada vez que le ves. Cuando te pones nerviosa cuando tus ojos y los suyos se encuentran. No existen razones para explicar eso, ya que a veces el destino las esconde, esconde la respuesta a como se puede llegar a querer a alguien que sólo sabe tu nombre. 
                                    
Hay veces en la vida en que piensas que estas feliz, porque olvidaste a quien antes te hacia llorar, y ahora es mas fácil sonreír, pero entonces ocurre que aparece otra persona que te hace volver a sentir lo que ya sentiste, a creer que todo es un bonito cuento, lleno de sueños, ilusiones y posibles momentos. Imaginas como sería tu vida junto a él, le miras, pero él no se da cuenta, le has vuelto a mirar, pero él no lo sabe, ni siquiera sabe que al pensar en el sonríes sin querer. Hay miedo, mucho miedo, de decir la verdad, y que salga todo mal, que vuelvan las ganas de llorar, de no tener ganas de nada, y de dejar de soñar, pero y ¿si todo saliera bien? ¿Y si diera igual todo lo demás? Lo que diga la gente, las probabilidades de salir perdiendo, o simplemente que nada vuelva a ser como antes. Sólo hay que dar un paso hacia delante, y así nunca volverás a tener miedo, porque será cuando hallas dicho con el corazón un simple te quiero.

martes, 16 de marzo de 2010

Te puedo decir una mentira?TE QUIERO

Porque si ahora estuvieras a mi lado te abrazaría para nunca más soltarte, y es que hemos vivido tantas cosas que me cuesta creer que todo esto sea real, por eso no quiero despertar de este sueño. Ese verano que pasé a tu lado, juro que es inolvidable, porque momentos así con nadie los he vivido ni creo que los viva. Cuando estoy junto a ti me haces sentir de tal forma que puedo tocar a tres metros sobre el cielo, eres especial, eres único. No sé que tienes pero tienes ese algo que te hace ser distinto a los demás. Cada día doy gracias al cielo por haberte conocido, por haber quedado contigo, por cada te quiero que algún día nos dijimos y quizás todo eso haya quedado en el pasado, pero nunca está de más recordarlo, porque el pasado es el presente hecho realidad. Soñar, antes de conocerte soñaba, soñaba con un príncipe, sí, ya sé que suena de niña pequeña, pero para qué mentir si es verdad? Sí, ese príncipe, perfecto, guapo, atractivo, alto, inteligente...ESPERA! Eso no existe, existe la imperfección, pero cuando conoces a alguien imperfecto hayas la perfección. Es cuando quieres realmente a una persona es para ti perfecto. Es cuando cada mañana te levantas pensando si hoy lo verás y lo podrás abrazar de nuevo y cuando te acuestas pensando en todos los instantes que has tenido a su lado, y anhelándolos. Daría todo porque las cosas no cambiaran, porque siguieran bien. Bajaría la luna para decirte que sin ti no puedo vivir, y es que para mí desde hace meses eres TODO: mis ganas de vivir, de luchar, de seguir adelante, de sonreir, pero no niego que a veces de llorar, y es que en este camino no todo son rosas, porque esas rosas también tienen espinas que a veces olvidé, y te hacen daño, pero el tiempo todo lo cura, y se puede rectificar, y ahora todo es tal como un dia soñé, como un día llegó a ser todo esto. A lo mejor fue el destino que quiso que sucediera todo esto, o pura casualidad encontrarte, sea lo que fuera ha sido un golpe de suerte en mi vida, la has cambiado tanto, me has cambiado tanto. No me importa lo que digan, no me importa nada ni nadie, la verdad, es que sólo me importas tú, tú y tus pensamientos, tú y tus sentimientos... Me podría estar horas y horas escribiendo, relatando nuestro primer beso, ¿lo recuerdas? Para mí es inolvidable. Nuestros abrazos, las fotos, los minutos esperándote, las llamadas que a veces, me pasaba pero sabes porqué era, y todo eso es el pasado, y sólo nos vamos a quedar con lo bueno. ¿Te cuento un secreto? Quiero que sepas que tus besos siempre me han sabido a rico helado de fresa y nata. Esos días calurosos que pasábamos son tan importantes en mi vida que dudo que los pueda olvidar, y haré lo posible para que tú, tampoco los olvides. Pero es hora de escribir, de reescribir y de seguir escribiendo páginas de este cuento. ¿Cómo las anteriores? No, mejores, únicas, intensas, llenas de intriga, de pasión, de besos, miradas, palabras, caricias. Porque esto no es cosa mía, es cosa de los dos, si tú caes yo contigo, pero lo que te pido, es que nunca te vayas de mi lado, no dejes de ser mi amigo, no importa el tiempo que pasé, recuerda todo y dime si merece la pena seguir estando así, yo creo que sí. Ahora dime tú, ¿qué piensas?
-¿Te puedo decir una mentira? TE QUIERO.

domingo, 28 de febrero de 2010

Cambiar


A veces las cosas cambian, cambian las personas, los sentimientos hacia ellas, cambian las amistades, la forma de ser, cambias tu estilo. Otras veces crees que han cambiado las cosas pero sólo es la visión que tienes sobre ello que te hace ver la realidad distorsionada, debido a cosas del pasado que no te hacen ser tan crédula o te hacen imaginar cosas que quizás ni siquiera hayan pasado. Pero tu corazón y tu mente han creado un mecanismo porque no quiere volver a pasar por lo mismo, tu corazón está cansado... Podría ser que todo cambiara, a mejor, que nada fuera como ahora, que todo fuera como tú quisieras, o mejor, cambiar el pasado, esos errores que un día cometiste, esos errores por los que lloraste cada madrugada abrazada a tu almohada, esos errores que tus amigas te advirtieron, pero tú, pobre ilusa, no creiste, y fuiste valiente de enfrentarte a aquello en lo que podías dañarte. Pero hoy, tengo una forma algo distinta de ver la percepción del mundo, creo que a veces es mejor pensar las cosas dos veces, mirar lo positivo y negativo, porque no todas las personas quizás merezcan que des todo por ellos, y quizás quien menos te lo esperes, es quien más te merece. Reflexionar durante un instante puede cambiar el rumbo de las cosas. Podrás sentirte como una estúpida en ocasiones pero no te culpes, tú no eres responsable de tus sentimientos, y es que probablemente el corazón prevalece a la razón.

martes, 16 de febrero de 2010

Amor.


Amor. Tu segundo nombre. Dicen que no se puede hablar de amor, sino sólo vivirlo. Es cierto. Yo también lo creo así. Si conozco el amor, es únicamente porque tú me lo has hecho vivir y respirar. Lo he aprendido contigo. Aunque después he entendido que, en realidad, no se aprende nada. Se vive y basta, juntos, cercanos y cómplices. El amor eres tú. El amor soy yo cuando estoy contigo. Feliz. Cualquier noche, incluso la más sencilla resulta especial contigo. No hace falta nada. Poco importa donde estemos. A medida que pasa el tiempo me enamoro más y más de ti. Te quiero cuando sonríes. Te quiero cuando te conmueves. Te quiero siempre...

jueves, 14 de enero de 2010

Tengo ganas de ti


Y otra vez... otra vez tú. Pero no teniamos que volver a vernos... Y siento mi dolor. Lo que no sé, lo que no he vivido, lo que ahora me falta. Para siempre. ¿Cuántos brazos te han estrechado para convertirte en lo que eres? Cuánta razón tienes. Qué cierto es. Qué importa. Al fin y al cabo, no me lo dirá, por desgracia. Por eso me quedo en silencio. Y le miro. Pero no le encuentro. Entonces voy a buscar esa película en blanco y negro que ha durado años. Toda una vida. Esas noches pasadas en el sofá. Lejos. Sin conseguir darme una explicación. Arañándome las mejillas, pidiendo ayuda a las estrellas. Fuera, en el balcón, fumando un cigarrillo. Siguiendo después el humo hacia el cielo, arriba, más arriba, más aún... Allí, donde precisamente habíamos estado nosotros: a tres metros sobre el cielo...La primera estrella a la derecha y después todo recto,hasta la mañana.Y más estrellas.Y a todas les preguntaba:"¿Le habeis visto? Por favor... He perdido mi estrella. ¿Dónde estará ahora?¿Qué estará haciendo?¿Con quién?" Y a mi alrededor, ese silencio de esas estrellas entrometidas. El ruido molesto de mis lágrimas agotadas. Y yo, estúpida, buscando y esperando encontrar una respuesta. Dadme un porqué, un simple porqué, cualquier porqué. Pero qué idiota. Ya se sabe. Cuando un amor se acaba, se puede encontrar todo, excepto un porqué...

 
ρσѕα∂α ѕιи ѕυєñσѕ © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl